CERRAR
MENÚCERRAR

Todo lo que tienes que saber si quieres llevar las cejas decoloradas

Cara y Cuerpo
JP YIM/GETTY IMAGES

Las cejas decoloradas son nuestra nueva obsesión. Un look que no deja indiferente y que no es tan difícil de lucir si sigues estos consejos

No hay duda de que apostar por unas cejas decoloradas es todo un look, uno que solo los más osados se atreven a lucir. Pero tras habernos entusiasmado con las cejas del desfile de la colección de otoño 2019 de Alexander Wang, donde todas sus chicas -incluida Kaia Gerber- las lucían platino, de repente estamos deseando probarlo en nosotras mismas.

Pero, como ocurre cuando te tiñes el pelo, hay un montón de cosas que tener en cuenta antes de lanzarte a las cejas platino. Como, por ejemplo, cada cuánto necesitan retoques, los riesgos de intentar hacerlo por ti misma y también lo sencillo que es arreglarlo todo si decides que no te gusta.

Charlamos con las coloristas y expertas en decoloración Hannah Edelman (también conocida como Hannah The Painter) del Brush In Hand Hair Studio y Julia Elena de Hairstory para saberlo todo antes de atrevernos a dar el salto.

Todo el mundo puede llevar las cejas decoloradas si lo hace bien (y las luce con confianza)

Edelman divide la decoloración de cejas en tres categorías principales según la intensidad. La primera, y menos intensa, es un aclaramiento sutil (suele ser un tono más claro) ideal para alguien que se tiñe el cabello uno o dos tonos por debajo de su color natural. Lo siguiente es una categoría media, lo que ella describe como “decolorar y dar tono", que es un proceso que implica utilizar decolorante y un tinte semipermanente. Y el tercer tipo, el más intenso y extremo, es la decoloración completa, que es el arriesgado look que vimos en Alexander Wang.

Dicho esto, todos los niveles de intensidad funcionan sea cual sea tu tono de piel o de cabello, ya que las cejas pueden colorearse de modo que combinen con los colores secundarios. “Como regla general, tus cejas deben combinar con el tono base de tu cabello, o lo que es lo mismo, con la nota más oscura", explica Edelman. “Si tu color natural es mucho más oscuro que tu tono base, teñir tus cejas más claras creará un look con más cohesión, más convincente". Pero si lo que estás buscando es una decoloración completa, puedes tirar todas estas reglas por la ventana: “A la persona que se atreva con esto no le importan las reglas. Va diciendo 'in your face' con su aspecto y tiene confianza en sí misma".

Ten en cuenta que vas a llamar la atención con este look

Todos estamos de acuerdo en que se trata de un look que puede resultar divertido probar, pero Elena recuerda que también conlleva un poco de vulnerabilidad: “Estás apostando por un aspecto no normativo, así que tienes que tener esto en cuenta si decides ir a por ello".

Puedes conseguir el look en solo una sesión

A menos que intentes decolorar tus cejas partiendo de un color chocolate (lo que requeriría varias sesiones espaciadas en el tiempo), puedes lograr este maravilloso aspecto alienígena en solo una sesión, explica Elena. “Normalmente decoloro las cejas en una sesión, y a veces necesito retocar un poco según el tono natural del vello". Está chupado.

Ten esto en cuenta: las cejas crecen rápido

Después de decolorarte, Elena advierte de que las raíces aparecerán en tan solo una semana, y verás que tu color natural regresa en quince días. Necesitarán mucho más mantenimiento que una melena teñida.

Acude a una profesional

Ante la tentación de decolorarte las cejas en casa, Edelman sugiere ir a un profesional, especialmente si quieres la versión platino. “Hacerte las cejas en casa me parece posible, pero para cualquier otra cosa recomiendo acudir a un sitio especializado", explica Edelman. “Te voy a dar un consejo de madre judía: ¡los peligros existen! La piel puede sufrir efectos adversos como ampollas, sangrado o magulladuras. Se te podría colar de manera accidental parte de decolorante en los ojos. Cualquier sesión casera de decoloración puede causar daños importantes en el cabello".

Elena coincide y apunta a que la cosa puede ser aún peor: “En casos extremos puedes perder las cejas si te dejas demasiado tiempo el decolorante". Nadie quiere unas cejas chamuscadas o una frente llena de ampollas, así que haz caso de este consejo y busca a alguien que sepa cómo hacerlo.

De todos modos, si realmente confías en ti lo suficiente como para marcarte un DIY (y no quieres más que aclararte uno o dos tonos), asegúrate de cuidar tu piel. "Aplica vaselina alrededor de tus cejas para proteger la frente y los párpados", aconseja Edelman. “Coloca trocitos de papel de plata sobre ellas mientras el tinte hace efecto. Además, intenta utilizar un decolorante que contenga aceite de coco, como Pravana, para que proteja y calme la piel".

No te preocupes si resulta que el look no te gusta

Si te lanzas y luego resulta que no te gusta, no tengas miedo, tiene fácil arreglo. "Hay varias opciones", cuenta Edelman. “Después de una story de Instagram un poco humillante, unos minutos con una coloración semipermanente conseguirá convertir tus cejas en lo que eran. Pórtate bien y aplícales un poquito de acondicionador también".

Elena bromea con que si no te gustan siempre te las puedes afeitar. Hablando en serio, asegura que es fácil volver al color de partida o incluso probar con otro si tienes ganas de aventura. “Recuerda, siempre puedes recuperar tus cejas si el look decolorado no es lo tuyo".

Así que si resulta que tienes curiosidad por ver qué tal sería eso de lucir cejas decoloradas puedes darle una oportunidad.

Contenido publicado originalmente por Jenna Igneri en NYLON US
Traducción: Laura Caso