CERRAR
MENÚCERRAR

El maquillaje de los personajes en Euphoria (HBO) y su significado oculto

Cara y Cuerpo
Foto: HBO

Los personajes de Euphoria, la serie del verano de HBO, nos están dando lecciones sobre el sexo, las drogas, la ansiedad y, ahora también, sobre maquillaje. ¿Qué significa el look de Rue, Jules, Maddy o Kat?

Si no has visto Euphoria, te estás perdiendo una de las series de HBO del año. Más allá de las escenas de sexo o de la manera en que representa la ansiedad (la mejor de toda la televisión actual), la ficción protagonizada por Rue (Zendaya), una chica de 17 años adicta a las drogas y con problemas de salud mental, y sus compañeros de instituto, es un producto visual cuidado hasta el extremo. Tanto, que hasta el maquillaje de los personajes tiene significados ocultos que dicen mucho sobre lo que son, lo que quieren ser y lo que les está ocurriendo.

La serie tiene una estética increíblemente definida que va más allá de las opciones de iluminación y edición, e incluye el maquillaje. Cada uno de los aspectos específicos de cada personaje nos ayuda a mostrarnos quiénes son y cómo se sienten a medida que se desarrollan sus historias individuales a lo largo de la serie. Algunas, como Jules (interpretada por la debutante Hunter Schafer) llevan sombras neón y pastel para ir a clase pero también para encontrarse con hombres mayores en los moteles, mientras que otras, como Rue (Zendaya) se pintan lágrimas de purpurina mientras se embarcan en viajes alucinógenos. ¿Pero qué significa todo esto?

"El maquillaje de cada personaje tiene una paleta intencional y un estilo destinado a impulsar sus historias hacia adelante", dice Doniella Davy, jefa del departamento de maquillaje de Euphoria. "Además, todos y cada uno de los estilos de maquillaje tienen un significado emocional consciente detrás de ellos. Brillo y pedrería no siempre significan 'diversión'".



El maquillaje es una de las formas más grandes de autoexpresión que tenemos, tal vez especialmente durante nuestra adolescencia, cuando no siempre podemos experimentar con muchas otras cosas. En el caso de Euphoria es especialmente significativo para revelar lo que los personajes están sintiendo y experimentando en un momento dado.

Davy extrajo la mayor parte de su inspiración de la generación Z y el maquillaje editorial experimental que encontró en Instagram, pero también de los íconos de finales de los 60, como Twiggy y Nina Simone, y el glam rock de los 70. Aquellos momentos históricos representan una época salvaje, cambiante y tumultuosa, lo que los hace especialmente relevantes para los tiempos turbulentos y políticamente cargados de la actualidad.

Jules, sombras neón contra los estereotipos de género

Muchos de los looks de belleza más memorables son los de Jules (Hunter Schafer), una adolescente trans que es nueva en la ciudad, que establece una estrecha relación con Rue y es víctima de los juegos mentales de Nate (Jacob Elordi). Jules casi siempre tiene un look especial, y experimenta con neones y pasteles, líneas gráficas e inspiración abstracta en general. Davy rara vez quiere sus looks muy pulidos, porque, aunque Jules es una chica trans, su objetivo es trascender los estereotipos y las normas de género. Sin embargo, hay una gran excepción: Jules intenta lucir ultra-femenina cuando se encuentra con hombres mayores que viven públicamente como heterosexuales, como un medio para complacerlos.

A medida que la temporada avanza, el maquillaje de Jules, una vez colorido y esperanzado, comienza a cambiar en una dirección más oscura, acorde con la lucha interior que está experimentando su personaje.

Foto: HBO

Maddie, una armadura de pedrería y pestañas postizas

Davy describe a otro personaje, Maddy (Alexa Demie), una ex reina de concursos de belleza infantil que está enamorada de Nate, un novio maltratador, como una persona que usa el maquillaje como una armadura y como un medio para sobrevivir cada día. La rebeldía de Maddy, que está enfadada con su madre por aplastar sus sueños de reina de la belleza por unas "noticias sobre un entrenador pervertido", se retrata con la fiereza de su make up. A menudo carga las tintas en los ojos con varias capas de sombras relucientes, eyeliners, pestañas falsas y pedrería, como un recuerdo de sus días de desfile. Pero hay una vulnerabilidad tras toda esta fiereza, dice Davy: "Hay una tragedia detrás de la armadura de Maddy, por eso creo que su armadura está tan jodidamente elaborada".

Foto HBO

Kat, la fiereza que pasa de lo sutil y preciosita

Kat (Barbie Ferreira) utiliza la dominación sexual como inyección de autoestima y tiene una de las transformaciones visuales más sorprendentes de toda la serie. Davy explica que pasa de ser una "virgen autoconsciente que escribe fan fictions -no hay nada malo en eso, de hecho, eso es asombroso- a una versión sexualizada de ella mucho más segura, pero quizá sobre-compensada en este aspecto, sin querer ver el sexo como negativo ni nada por el estilo".

El nuevo look de Kat es duro, sin pulir y muy fiero. Ya sea jugando con los ahumados o con colores llamativos en los párpardos, labios rojos o en morado opaco y mate, incluso cruces invertidas bajo los ojos en su disfraz de monja para Halloween. La inspiración de Kat, explica Davy, fue la Thora Birch de Ghost World, y su look pretende ser un "que le jodan a todo lo preciosista y sutil".

Foto: HBO

Rue, cuando las lágrimas se convierten en purpurina

Y luego, por supuesto, está Rue, nuestra protagonista. Una tomboy drogadicta que lidia con su salud mental, su personaje no es alguien a quien te imaginas muy arreglado para una fiesta o una salida nocturna. Sin embargo, sí que lo hace, a veces. Davy mantuvo el carácter de Rue confuso y desordenado. Si alguna vez se pone maquillaje, es sombra solo debajo de los ojos. La maquilladora describe la apariencia de Rue como el heroinc-chic de los 90 muy glossy, pero deja claro que es importante no glamourizar ni glorificar el abuso de drogas a través del maquillaje. "A menudo, la forma en que la cámara corta y te deja con las emociones vividas en la escena me hace sentir que el maquillaje realmente ayuda a cautivar a la audiencia", explica, "llevándolos a sentir la experiencia de Rue de una manera única y agradable a la vista, mientras que también se siente el dolor y la ansiedad que conlleva el abuso de drogas ".

En el icónico episodio del carnaval (el número 4), Davy maquilló a Rue con triángulos dorados e invertidos bajo los ojos, una estética que recuerda a un payaso triste y refleja el grado en que Rue se sentía fuera de control.

La generación Z y la redefinición del maquillaje

El aspecto brillante y vibrante de los maquillajes de todos estos personajes contrasta con la oscuridad en sus vidas. "Toda la pedrería y el brillo de Euphoria me rompe el corazón por la mitad", dice la responsable de make up. "Creo que simbolizan algo tan inocente, fantástico y esperanzador, y al ver lo que están pasando estas chicas mientras lo llevan, tanto ellas como versiones más jóvenes de sí mismas (en el caso de Maddie y Cassie), me hace pensar en cuán mágico, doloroso, decepcionante y alegre puede ser crecer".

Davy señala que gracias a las redes sociales, los adolescentes de hoy se expresan a través del maquillaje utilizando plataformas con más alcance que cualquier otra generación haya tenido. "La generación Z está redefiniendo por completo lo que el maquillaje puede y debe ser. Abrazando la libertad total en la expresión y desafiando las normas de belleza", asegura. "Mientras hago scroll [a través de Instagram] me encuentro tantos matices, tanto sutiles como ruidosos, que las personas expresan a través de su maquillaje. Veo ironía, alegría, rebeldía, audacia, desorden, vulnerabilidad, queriendo ser amados, queriendo no ser amados, delirio, angustia, confusión, renacimiento, surrealismo, maravilla, ansiedad y euforia, por supuesto ".

La maquilladora enfatiza: "El maquillaje, después de todo, es emocionalmente evocador. Ese es el punto central de esto. Hace que el espectador sientan algo más de lo que una cara desnuda puede transmitir".

El mensaje subyacente, cuenta Davy, es que el maquillaje debe ser adoptado como una forma de expresión creativa, especialmente para aquellos que están entrando en la edad adulta, para descubrir quiénes son y quiénes quieren ser. Davy dice que este tipo de libertad es la que intentó transmitir en Euphoria y que, con el apoyo del creador de la serie, Sam Levinson, trabajó "para superar las normas de maquillaje existentes e introducir un nuevo lenguaje; trascender arquetipos y estereotipos tradicionales y abrazar la fluidez en la autoexpresión". Y añade: "En otras palabras, quiero que corra la voz de que todos debemos sentirnos libres de usar maquillaje como nos dé la real gana".

Contenido publicado originalmente por Jenna Igneri en NYLON US