CERRAR
MENÚCERRAR

Los errores asquerosos de tu entrenamiento que no sabes que estás cometiendo

Vida Sana

Estos fallos de higiene en tu entrenamiento son muy comunes... ¡pero se pueden cambiar!

Hacer ejercicio es genial... Pero también puede ser un poco asqueroso, y ni siquiera estamos hablando de las ganas de correr para ir al baño más cercano. Desde el equipo de gimnasio hasta la higiene posterior al entrenamiento, hay muchas maneras en que nos hacemos propensos al acné y quedamos expuestos a los virus sin darnos cuenta. Éstos son algunos de los principales errores que cometemos al hacer ejercicio, y formas fáciles de mantener su equipo y su auto limpieza, incluso cuando hace mucho calor afuera.

Error # 1: botellas de agua sin lavar

La botella de agua reutilizable que guardas en la bolsa del gimnasio solo lleva agua, por lo que no es necesario lavarla regularmente, ¿verdad? Desafortunadamente, ése no es el caso. Un estudio demostró que el promedio de la botella de agua reutilizable puede albergar más de 300,000 unidades formadoras de colonias por centímetro cuadrado (¡100 veces más que el promedio de juguetes para mascotas!) Y aunque no todas las bacterias son malas, el 60 por ciento de los gérmenes encontrados tenían potencial para enfermarte.

Afortunadamente, aquí hay una solución bastante simple: lava tus botellas después de cada uso con agua caliente y jabonosa, y asegúrate de que estás limpiando todos los rincones y grietas (más resistentes con las botellas de agua de ciclismo con la parte superior pequeña). Vale la pena buscar botellas aptas para el lavavajillas al comprar otras nuevas, por lo que la limpieza es una tarea más simple.

Error # 2 Acumulación incontrolable de champú.

Si no estás sudando, el champú en seco puede ser un salvavidas. Y si vas al gimnasio en la hora del almuerzo, es una excelente manera de regresar a la oficina y estar listo para tu próxima reunión en cuestión de minutos. Pero ten cuidado si lo estás usando después de cada rutina de ejercicio y luego no le das a tu pelo un buen lavado con enjuague al menos cada dos días. El champú en seco y el sudor se acumularán en las raíces de tu pelo... Y, como resultado, si eres propenso a los brotes y la piel grasa, es probable que termines con acné en la raya del pelo. Por lo que rocía el champú en seco después del entrenamiento, pero métete en la ducha y enjuaga por la noche antes de acostarte.

Error # 3 Olor a sudor y manchas que no saldrán de tu equipación

¿La solución? Agrega dos tazas de vinagre blanco a ocho tazas de agua tibia y empapa tu equipo manchado de sudor antes de pasarlo por la lavadora. Esto ayuda a romper el olor del sudor y las manchas. Y la próxima vez que sudes en un entrenamiento, lava tu ropa antes para que las manchas no se sequen. Si no tienes la capacidad de hacer una lavadora diaria o cada dos días, simplemente báñate con la ropa de entrenamiento para dar un enjuague rápido a las prendas; así se eliminarás la mayor parte del sudor.

Error # 4 Bebidas deportivas y alimentos caducados.

Ya eres Marie Kondo en tu armario, pero ¿y tu despensa? Es posible que no pienses que la proteína en polvo, la mezcla de bebida deportiva o los suplementos caduquen, pero todos tienen una fecha de vencimiento, y esto es aún más importante si se abre el paquete. También vale la pena echar un vistazo crítico a los suplementos y los alimentos procesados de recuperación / entrenamiento que estás comiendo. Si está tomando una docena de suplementos diferentes sin consultar con tu médico, un nutricionista o un naturópata, podría valer la pena reducir la cantidad de vitaminas, minerales y adaptógenos que agregas a tu batido todos los días. Es posible que un par de ellos te hagan sentir bien y eviten que tengas una deficiencia, mientras que otros son solo complementos costosos que tienes la costumbre de tomar, pero que no son necesarios.

Error # 5 Pasar del spinning al brunch

Esos pantalones cortos ciclistas pueden estar bien caminando por las pistas, pero la combinación de sudor, bacterias y microlágrimas en tu piel por frotarse contra la silla de la bicicleta de spinning puede tener consecuencias graves y dolorosas. Desde las infecciones urinarias hasta las llagas (piensa en los granos dolorosos ahí abajo), hay muchas cosas retorcidas que pueden suceder cuando te sientas sobre esos pantalones cortos sudorosos. ¿No hay tiempo para una ducha? Al menos usa una toallita o una toalla húmeda para hacer un barrido rápido, tómate un minuto para secarte al aire, y luego lánzate a por tu segundo par de calzoncillos del día... O, si eres mujer, dale a tu zona íntima más espacio para respirar yendo en plan comando con un vestido largo.

Error # 6 Entrenar con compresa

Hacer tu entrenamiento llevando una compresa no sólo es incómodo, sino que también crea un entorno óptimo para que las bacterias se reproduzcan. Incluso cuando no estás montando una bicicleta, la combinación de una compresa húmeda y cálida, más rozaduras o mini cortes de tu afeitadora, puede provocar infecciones en la piel y brotes de granitos. Sin mencionar que, una vez que estés empapada de sudor durante un entrenamiento duro, una compresa no será ultra efectiva. En su lugar, opta por una copa menstrual o un tampón... O si estás teniendo un día ligero de tu periodo, sólo ponte medias negras y listo. De la misma manera, si estás usando pantalones cortos para bicicletas, sáltese la ropa interior. La ropa interior de algodón tiene los mismos problemas de frotamiento que tiene una compresa (y los pantalones cortos para bicicletas están diseñados para ser usados sin bragas).

Error # 7 No desinfectar después del gimnasio

No te asustes, pero los gimnasios son lugares bastante asquerosos. Según un estudio realizado por FitRated.com, los pesos libres típicos tienen 362 veces más gérmenes que un asiento de inodoro. Y cuanto menos digamos acerca de cómo de limpias están las alfombrillas en la mayoría de las clase de Bikram Yoga, mejor. Seamos contundentes: el pie de atleta nunca es una infección fúngica divertida de tratar. Lleva tu propia esterilla de yoga cuando te sea posible, y siempre báñate lo antes posible después de sudar durante toda una clase o entrenamiento. Incluso tal vez terminando con un chorro rápido de Purell, especialmente si notas que alguien en la clase estornuda o tose constantemente.

Error # 8 Entrenar con maquillaje que obstruye los poros

Primero, diré esto: si quieres usar maquillaje para ejercitarte, ése es tu derecho y es cosa tuya. Pero dicho esto, si estás usando una base cubriente, espera que tu piel sufra algunas consecuencias bastante complicadas. Tu mejor plan de acción: cambia tu base habitual por algo formulado especialmente para entrenar; que sea más transpirable y sin aceite, como Clinique Fit, que también ofrece protección solar. Después de tu entrenamiento, lávate la cara y vuelve a aplicar la base, en lugar de secarte solamente el sudor con un papel y regresar a la oficina. Tu piel te dirá: GRACIAS.




Es decir, bajo el lema "menos es más": menos productos y más efectividad (sin maltratar tu bolsillo).
Porque se puede cuidar la piel de una manera óptima gastando menos de 30€, somos fans del método Marie Kondo también en belleza.

Todo lo que necesitas saber para acabar con ese dichoso grano... Y nunca te contaron (o sí, pero no lo hacías)
Qué puedes hacer para prevenir, tratar o curar el acné


Contenido publicado originalmente por Molly Hurford en NYLON US.

Traducción: Lucía Pardavila.