CERRAR
MENÚCERRAR

7 excusas comunes para evitar VOLVER A ENTRENAR y cómo superarlas

Vida Sana
Mr Lee / Unsplash

La vuelta al cole significa para muchos la vuelta al gym. Pero, no nos engañemos, el acto de volver a entrenar después del verano suele estar rodeado de excusas... Incluso cuando es nuestra intención. Si éste es tu caso, ya te adelantamos que: NO HAY EXCUSA QUE VALGA... si de verdad quieres volver a entrenar, puedes. Y aquí te lo demostramos a través de la experiencia de una entrenadora personal.

Si eres un corredor de toda la vida, un CrossFitter casual o alguien que ha parado y comienza nuevas rutinas de entrenamiento de manera regular, probablemente te hayas dado alguna excusa para salir de una sesión de entrenamiento en algún momento. Aquí hay algunas excusas para evitar entrenar que he escuchado como entrenador (o yo mismo me dije) y los consejos para superarlas y volver a entrenar.

"No tengo tiempo."

¡Esta es una grande! Claro, todos conocemos el dicho: "Todos tienen las mismas 24 horas que Beyoncé", pero también sabemos que eso no es exactamente cierto. Aún así, vale la pena dedicar un poco de tiempo, incluso de 20 a 30 minutos. También se ha demostrado que el ejercicio aumenta la productividad y la cognición. Por lo que cualquier tiempo que pases haciendo movimientos se recuperará con su nueva eficiencia. Puede doler al principio, despertarse 20 minutos antes o perder la mitad de la hora de la comida para escabullirte corriendo, pero te adaptarás rápidamente a la nueva rutina. Siempre se puede, palabra.



"No estoy flexible / en forma / no tengo el tipo de cuerpo correcto".

El estribillo más común que escucho de los nuevos estudiantes de yoga que vienen a clase es: "No soy flexible". ¡Pero esas son exactamente las personas que deberían estar en clases de yoga! En realidad, ser un principiante es la mejor parte de comenzar cualquier tipo de rutina de ejercicios o entrenamiento. Es el momento en que ve "progresos en aumento". Lo que significa que para cada clase de yoga o sesión de carrera o fuerza que realices, seguramente mejorarás. Es mucho más emocionante que un año después, cuando es mucho más difícil de conseguir.

"No tengo equipación".

Es posible que no tengas el equipo para hacer el entrenamiento exacto que tienes en mente. Pero puedes hacer que lo que sí tienes funcione para ti. ¿Esa jarra de agua de 2 litros? Eso es un peso de 2Kg, que es perfecto para cosas como prensas aéreas, filas e incluso sentadillas. Si te gusta más el ejercicio cardiovascular en casa pero no tienes espacio para una cinta de correr, puedes obtener un pequeño aparato "paso a paso" que casi no ocupa espacio por 50 € (aprox).

"El gimnasio está muy lejos".

A la mierda el gimnasio. De hecho, ésta es probablemente la excusa más común con la menor cantidad de razón detrás de ella. Ve a la excusa anterior sobre cómo hacer ejercicio en casa... O también puedes hacer que ir al gimnasio sea parte de tu entrenamiento al ir corriendo o caminar. Y si el gimnasio realmente está demasiado lejos, probablemente sea hora de cancelar tu membresía y descubrir algo que se adapte con tu situación actual, como una suscripción a clases de yoga en casa, o si necesitas la intensidad de una clase de spinning, puedes considerar invertir en una bicicleta para casa con programas virtuales... al final ahorrarás en tarifas de gimnasio.

"Estoy demasiado adolorido / enfermo / cansado hoy".

A veces, esta es una excusa absolutamente válida. Pero, con mayor frecuencia, un entrenamiento de baja intensidad como una caminata o pedalear casualmente en bicicleta por unos pocas kilómetros realmente mejorará la situación. Salir a la naturaleza puede mejorar tu estado de ánimo y energía, mientras que una caminata fácil puede ayudarte a estirar suavemente los músculos doloridos. Si no comienzas a sentirse mejor después de 10 minutos, da media vuelta y dirígete a casa.

"Necesito hacer caca cuando corro".

Como dicen "shit happens"... Y durante tu carrera, desafortunadamente, a veces eso es bastante literal. Si te has encontrado asintiendo con la cabeza cuando has leído esta excusa este, aún puedes ser un/a corredor/a... Tal vez solo necesites planear un poco más inteligente tu entrenamiento. A mediodía o al final de la tarde, al menos tres o cuatro horas después de una comida, será su punto ideal. Esas carreras de la mañana podrían no ser para ti. También puedes planificar tu ruta de una manera inteligente, ya sea retrocediendo más allá de su lugar después de un par de kilómetros de calentamiento o simplemente asegurándote de que tu ruta tenga baños públicos.

"No puedo sudar en mi hora de comer".

Justa. La mayoría de nosotros no tenemos la capacidad de escabullirnos durante el almuerzo en el trabajo o entre el trabajo y la reunión de amigos / ir a una cita / spluriempleo. Pero si tienes tiempo entre tus cosas, hay opciones de bajo coste y bajo impacto que no te harán sudar. ¿Lo más simple? Caminar. Si tienes tiempo para estar en casa, puedes hacer una pequeña clase de yoga más fácil (hay miles de opciones gratuitas en línea), o puedes dar una clase de yoga... ¡solo tienes que evitar el bikram!

"No tengo con quién entrenar".

Si eres más extrovertido/a, o alguien que confía en tener un partner in crime, pero no tienes a nadie en forma en tu vida, puede ser difícil motivarte. Pero hay docenas de formas de encontrar responsabilidad fuera de tu círculo de influencia inmediato. Inscríbete previamente para un mes de clases, únete a un desafío online en una aplicación de hacer deporte, visita tu tienda local de corredores para ver si organizan carreras grupales... las posibilidades son infinitas si estás dispuesto/a a salir un poco fuera de tu zona de confort.

"El clima es muy caluroso / frío / lluvioso".

Esto puede sonar como la excusa más débil de todas, pero también es la más legítima. Es posible que no tengas el equipo adecuado para correr a -15 grados durante una tormenta de nieve... O en realidad puede hacer demasiado calor para entrenar un CrossFit WOD, o puedes vivir en un lugar donde andar en bicicleta bajo la lluvia es completamente peligroso.



Contenido publicado originalmente por en NYLON US.

Traducción: Lucía Pardavila.




A medida que aumenta la temperatura, mantenerse adecuadamente hidratado durante tu entrenamiento es cada vez más importante. Hablamos con una fisióloga del ejercicio y nutricionista para que nos dé algunos consejos sobre cómo hidratarte correctamente cuando haces ejercicio... incluso en los días más calurosos.