CERRAR
MENÚCERRAR

BEA MILLER: "Cuando las mujeres se enfrentan y los hombres lo ven, piensan que está bien hacer lo mismo"

Música
Foto: CHARLOTTE RUTHERFORD

Bea Miller se enfrenta a su primera gira en solitario, nice to meet u, y nos cuenta cómo ha crecido desde 'The X Factor', la necesidad de tener mujeres jóvenes a las que admirar y cómo manejar el 'slut shaming'

Según la NASA, un agujero negro se forma a partir de una estrella moribunda. La gravedad comprimida impide que salga luz alguna, acumulando suficiente energía para provocar una supernova cuando lo que una vez fue sol explota. Es algo aterrador, pero morbosamente hermoso. Sin embargo, sé lo que estás pensando: ¿Qué tiene esto que ver con Bea Miller?

Al igual que el nacimiento de cualquier erupción cósmica, incluso metafórica, la carrera de Bea Miller en la industria de la música se originó gracias a la interacción de elementos más pequeños. Pequeñas pero importantes victorias que se encontraron y divergieron hasta encender las llamas de una futura estrella del pop. Todo empezó a principios de 2012 cuando Miller participó en la segunda temporada de The X Factor cuando tenía 13 años. Con su pelo rosa, la cantante demostró, y a una edad más temprana que la mayoría de las estrellas, que estaba hecha para algo grande (recordemos su conmovedora e íntima versión del Titanium de Sia).

Con una voz extraterrestre, sus avanzadas habilidades vocales le consiguieron un noveno puesto y una salida sorprendentemente temprana del concurso. Tiene cierta gracia este arco narrativo: una vez más, el favorito de los fans en un talent musical no gana. Pero para Miller, esta no era solo una narrativa como la de una estrella debilitada, esta era su vida, y era frustrante que no se le permitiera brillar.

"No se me permitió elegir mis propias canciones", nos cuenta Miller. "Y tampoco elegir mi vestuario. Tenía muchos muros alrededor en ese momento, y no sentía que tuviera ninguna libertad". Sin embargo, ella declara que caerse de la competición no la rompió. Le ayudó, y le preparó para un futuro como artista que podría crear música y enviar el mensaje que más quería lanzar al Universo.


NOTD, Bea Miller - I Wanna Know www.youtube.com


El debut de Bea Miller: 'Not an apology'

Avanzamos hasta 2015, cuando Miller presentó su primer álbum, Not an apology. Sus temas transpiraban cada gramo de su pasión, con 11 canciones que alcanzaron más de 100 millones de transmisiones totales en Spotify. Este disco me ayudó a salir del armario, aunque, por supuesto, Miller no podía saberlo; pero fue una revelación para mí recién cumplidos los 20 años. Con este álbum sentí por primera vez que un artista realmente me escuchaba y luego me respondía. Es una magia rara, que creo que a pocos se les concede y pocos la manifiestan de la manera en que lo hace Miller. Con éxitos icónicos instantáneos como Fire N Gold y Young Blood, el sonido de Miller electrizó los oídos de todos los fans, pero a pesar del éxito, Miller reconoce que el álbum aún le recuerda ese momento de su vida en el que era adolescente y trataba de descifrar cómo serlo.

"Creo que creces mucho como ser humano entre los 13 y los 18 años", me contaba Miller, resumiendo su transición entre The X Factor y su primer álbum. "Pero creo que, en ese momento, sabía lo que quería ser y básicamente mandar a todos, ya sabes, a la mierda. Pero creo que no me di cuenta de quién era 'yo' en su totalidad". Era joven, tratando de descubrir quién se suponía que debía ser en el mundo y en la esfera de la música, luchando por descubrir de quién quería rodearse, qué quería decir y hacia dónde quería ir.

Miller admite además que no solo escribió muchas de las canciones de Not an apology, sino que también eligió cantar solo las que le decían algo, las que reflejaban elementos de su personalidad que resultan evidentes después de hablar con ella un ratito: ella es genuina , honesta, y no pide disculpas por ser ambas cosas.

Y llegó la 'aurora'

Ese primer álbum, cuenta, contenía "lo más verdad que podía ofrecer en ese momento". Pero había más por venir cuando Miller exploró los espacios más oscuros que había explorado creativamente, lo que resultó en su segundo álbum de 2018, aurora. Este trabajo destaca por S.L.U.T., una respuesta de un comentario de Instagram en que le hacían slut shame, y se multiplica por la crudeza de canciones como i can't breathe y like that. Este álbum le permitió a Miller disfrutar completamente de entrar en el estudio. Componiendo y cantando sus propias letras, supuso la primera vez que la artista tenía el control completo.

"Se trataba de con quién quería escribir canciones, qué productores me gustaban, qué canciones me gustaban y qué melodías sonaban mejor con mi voz", explica, hablando sobre su experiencia creativa en aurora. "Estaba pensando en las letras y realmente solo decía lo que pensaba. Empecé a descubrir más sobre mí misma como persona y más sobre mis capacidades en el estudio".

La experiencia de Miller con el slut shaming en Instagram fortaleció su creencia de que las mujeres deben apoyarse mutuamente, porque "cuando las mujeres van contra otras mujeres y los hombres lo ven, les hace pensar que está bien hacer lo mismo". Ese pensamiento se ve claro en canciones como yes girl o brand new eyes, himnos esperanzadores que exigen libertad. Ambos empoderan, como suelen hacer sus canciones. Pero hay algunas canciones que funcionan como confesiones, señales de su humanidad y de que está bien ser vulnerable. Esta es el tipo de música que una desearía haber podido escuchar más mientras estaba creciendo.

La experiencia de Miller con el slut shaming en Instagram fortaleció su creencia de que las mujeres deben apoyarse mutuamente

"Hubo algunos días en los que pensé: '¿Sabes qué? Nada de lo que estoy escuchando en la radio en este momento me dice nada'", explica. "Estoy pasando un mal rato, estoy teniendo un día difícil, y esto que siento me hace sentir aislada porque todo lo que escucho es sobre lo contrario. Durante mucho tiempo esto me frustró, y busqué a una mujer joven a la que admirar, que me dijera: 'Ey, a veces tengo un gran día, y otras, estoy teniendo un día terrible. Ey, no necesitas un hombre, no necesitas esto o aquello, puedes ser una mujer independiente o lo que sea. De lo que fuera que estuviera sintiendo, quería más representación de mujeres jóvenes. Y sí que había gente haciendo eso, pero me parecía que no era suficiente ".

Para Miller, su arte tiene que ver con la emoción y con mantenerse fiel a lo que es como mujer, cantante, compositora, amiga y persona para que sus admiradores puedan tomarla como referencia. "Quiero cubrir el mayor número de emociones", explica la cantante y compositora. "No quiero hablar solo sobre las cosas buenas que me pasan, o solo sobre las cosas malas. Quiero hablar sobre todas las experiencias que estoy teniendo a diario". Últimamente ha estado girando con 'Bea Miller's experience', y más recientemente ha colaborado con NOTD en I wanna know en marzo de 2018. Las más de 160 millones de reproducciones del single aún le sorprenden, incluso cuando la canción se ha convertido en un hit instantáneo para toda la gente que conoce... y millones de desconocidos.

Bea Miller, 6LACK - it's not u it's me www.youtube.com

Probablemente hayas leído hasta aquí esperando un boom, el tipo de estruendo que se produce cuando un agujero negro se repliega tras su brillo inicial. En cierto modo, tienes razón. Como un rayo ultravioleta, el ascenso de Miller a 2019 no puede ser eclipsado. Al lanzar it's not u it's me, un láser de rosas, púrpuras y mentas proyectado a través del vídeo que acompaña el single, la revolución de Miller se está convirtiendo en realidad. Ella lo captura todo en sus letras: "Y quiero recostarme bajo las estrellas / Y escuchar el océano mientras estoy hablando tonterías", y: "Sus distracciones eran exactamente lo que necesitaba / ahora veo la verdad". Es como una nave espacial melódica de la que no puedes escapar. ¿Y para qué querrías esperar? Incluso su nuevo cabello rosado es la estética futurista que no sabía que quería, el renacimiento que todos anhelábamos.

"[Fue] una decisión realmente pensada", dijo Miller, destacando su razón para elegir el rosa. "El tema general de mi proyecto y todo lo que viene gira alrededor de las puestas de sol y el espacio exterior. Esas dos cosas no pueden suceder al mismo tiempo (una puesta de sol siempre desemboca en un cielo estrellado) pero son de las cosas que más me gusta observar en el mundo. Quería que todo estuviera basado en un universo alternativo, donde las cosas que amo puedan existir al mismo tiempo. Y, obviamente, el color principal de una puesta de sol es el rosa... Así que dije: 'vale, voy a ser una puesta de sol andante'".

Mientras Bea se prepara para su primer tour en solitario, un movimiento hacia un lugar de positividad, orgullo e inspiración. Este viaje nacional fue un sueño del que siempre se despertaba, sin creer que podría suceder. Pero, a los tres días de su anuncio, la mayoría de las fechas de la gira se habían agotado. La gira de Miller, titulada muy apropiadamente nice to meet u, es un hito, una señal de que realmente se ha transformado desde que se subió al escenario hace siete años. El momento parece adecuado, ya que hace poco que vimos por primera vez una imagen de un agujero negro. Pero esto trasciende la mera coincidencia y deja en claro que Bea Miller es una fuerza de la naturaleza, una que, esta vez, no se va a ninguna parte.

Contenido publicado originalmente por Wolfang Ruth en NYLON US
Traducción: Laura Caso
True