CERRAR
MENÚCERRAR

SANDRA DELAPORTE. La diva más natural de la música electrónica


Sentarse a charlar con Sandra Delaporte de forma distendida es un auténtico placer. "Estas son las entrevistas que me gustan", dice halagándonos tras apenas cinco minutos de conversación en la que está totalmente "focus" en lo que está pasando entre nosotras.

Así que, para entrar de lleno en el mood, nos saltamos toda esa parte de presentaciones y de preguntas manidas sobre el pasado de Delaporte como duo y vamos directas al presente de Sandra... y la moda. Comenzamos por hablar de su estilo porque, la última vez que nos vimos, durante nuestro shooting de portada, que no deja de ser un editorial, deslocalizamos bastante su personaje. "Me pusisteis cosas que yo jamás hubiera pensado", dice riendo mientras enseña su look 100% sporty de hoy.

Para Sandra la estética y la moda forman parte esencial de Delaporte como proyecto. "Si eres artista, tienes que defender siempre un personaje", afirma. "Yo no soy tan diva en la vida real como en el escenario, por supuesto. Pero defiendo a muerte construir y mantener un personaje como artista... con una coherencia", aclara.

Hablamos sobre cómo algunos elementos estéticos muy característicos ayudan a forjar esos personajes y cómo algunos iconos de la música (como Lady Gaga o Prince) son totalmente reconocibles por utilizar esos elementos que acaban impregnando su estilo diario. Y eso es algo que ella trata de hacer también, si se trata de elementos que suman... "No si son taconazos altos con los que me sienta disfrazada e incómoda, que sólo los usos en ocasiones muy concretas. Si lo impone el protocolo".

Sandra defiende la femineidad más allá de estereotipos voluptuosos y se siente "muy femenina y muy diva" con sus sneakers y su "rollo tomboy" porque "la moda es una expresión de ti".

Por eso, cuando le pregunto por la evolución de su estilo, se remite a su último disco: Como anoche. Una historia "cerrada", que empieza con luces y termina termina con sombras... Como cualquier relación que se acaba. Cuenta cómo ahora, con su último single (No te vas a olvidar) están en una fase "muy luminosa" del disco. "Como cuando te gusta alguien y es recíproco" y se alegra de que no hayan seguido ese orden cronológico que tiene el disco en la presentación de sus temas. Empezaron en invierno, "con vinilos, gabardinas y mucho clubbing", para llegar ahora al verano con "luz pura y color" en piezas de diseñadores españoles como Célia Valverde o ManéMané.

Sandra lleva bañador y jersey de SELF-PORTRAIT.

Hablando de elementos icónicos del vestuario, Sandra se detiene en las Pussy Riot y sus pasamontañas. Y la conversación vira inevitablemente a la defensa de valores y los apoyos a colectivos que, si bien Delaporte es un grupo de electrónica fresquita y que entra muy fácil en el público, sí que están presentes en su discurso público como duo. "Sergio y yo nos implicamos y vamos juntos a todas las manifestaciones. Nos lo tomamos en serio. Nos tomamos muy en serio las injusticias y tenemos muy claro que hay que luchar por acabar con ellas cada día", dice. Nos cuenta cómo defiende sin ningún género de duda que "todas las personas deberían ser feministas". Y que si no lo son, es porque están ignorando cosas tan palpables como los techos de cristal, la brecha salarial o lo imposible de la conciliación familiar de las mujeres.

Además de con su discurso público, Sandra defiende el feminismo con su música "desde el momento en el que cuento que la mujer es la fuerte en la relación (heterosexual) que narra Como anoche o que 'no es no' en 'Ni un beso'". Dice que las relaciones se superan y que una mujer no necesita un hombre para sentirse completa; aunque eso no sea incompatible con enamorarse y ser feliz... siempre desde una perspectiva no tóxica ni co-depenediente de las relaciones.

Donde sí dependen el uno del otro es en el duo Delaporte. Una formación 50/50 en la que ambos componen cada tema juntos ("y con el gato" como puede verse en sus Stories). Por eso a Sandra, reivindicando el feminismo en su día a día, le molesta tanto que den por hecho que ella solo canta.

“Es muy común que me digan 'qué bien cantas, Sandra. Pero qué música tan bonita compone Sergio... y eso me enfada muchísimo”

Sandra lleva pantalón, chaqueta y mitones de lentejuelas de EMPORIO ARMANI, camiseta de DSQUARED2 y zapatos de CLERGERIE.

Para Sandra, las cosas que se dan por hecho son las más peligrosas... Porque se normalizan situaciones de injusticia. Y no le gustaría que dentro de 20 años se siguiera pensando que en la música las mujeres son sólo intérpretes. Porque las mujeres luchan, producen y sacan adelante proyectos que triunfan "con su ilusión por hacer cosas; sin ser más despiadadas por ser más poderosas".

Sandra cree que la unión de los colectivos hace más fuerte las causas que defiende y se siente muy orgullosa de tener el apoyo que tiene de la comunidad LGTBIQ+. Para Delaporte, este apoyo surgió de forma muy natural porque en su día a día hay mucha diversidad y ninguna forma de discriminación... Salvo una: "No soy tolerante con los intolerantes", dice. Y, aunque no le gusta pronunciarse políticamente, opina que está muy clara su tendencia cuando respeta la inmigración, el aborto, el feminismo o el apoyo LGTBIQ+.

"Me molesta cuando recibo algún comentario homófobo o racista en redes si aparezco con alguna persona no hetero o no blanca", dice indignada. Ante eso, sólo queda una solución: el bloqueo.

Porque Sandra usa las redes sociales básicamente por trabajo y con responsabilidad. Cuenta cómo en las redes es ella misma (al igual que Sergio) y que, si a la gente le gusta su música o su personaje pero no ella misma, no los quiere en su comunidad digital. Porque al final las redes son un vehículo para humanizar y contar un mensaje unido a su trabajo. Para "estar en contacto con la gente que te escucha y poder transmitirles un mensaje más allá de la música". No para estar enganchada o híper conectada. Por eso es fan de hacer detox digital a diario para "mantener ordenada y sana la cabeza", sin tanta infoxicación que no te permite apreciar plenamente las cosas que te rodean y ser feliz sin ansiedad.

Para Sandra, que estudió psicología antes de dedicarse a la música, la salud mental es un tema que debería tratarse más desde el ámbito público. Afirma que "todos deberíamos tener un psicólogo para tratar esto como un problema real. Porque si lo vemos como un problema, pasa a ser algo que solucionar".

Sandra lleva falda y top metalizados de ANA LOCKING, mallas ciclistas de JUST CAVALLI y anillo de THOMAS SABO.

Sandra lleva mono de lentejuelas de ANA LOCKING.

Comenta cómo el ritmo de vida frenético que llevamos hoy en día nos está pasando factura como sociedad y como individuos. Especialmente cuando nos impide ser felices y vivir con dignidad. No ser feliz es para Sandra "un problema real que puede llevarte a caminos muy oscuros" y los psicólogos son "herramientas muy necesarias en la sociedad porque nos ayudan a ser más felices".

No le gusta que se vulgaricen enfermedades como la ansiedad o la depresión y al mismo tiempo no haya más campañas de concienciación sobre salud mental en nuestro país. Porque todos hemos sufrido situaciones con efectos muy similares a la ansiedad o la depresión que hay que aprender a discernir sin tabúes. Halaga que en nuestra revista tratemos estos temas para que, con el tiempo, "ir al psicólogo se convierta en algo tan normal como hacerte un chequeo en el médico de cabecera".

Sandra lleva vestido de tul bordado de DELPOZO.

Sin embargo, tiene muy claro que las nuevas generaciones aún no tienen superados esos complejos al tratar el tema de la salud mental... En gran medida por el uso abusivo de las nuevas tecnologías que despierta inseguridades en la gente continuamente.

"Es como lo del doble check azul de Whatsapp", dice. Como estamos tan permanentemente conectados, esperamos una respuesta inmediata a la satisfacción que nos produce que la otra persona haya visto nuestro mensaje. "No puede ser que nos llegue una ola de inseguridad si nuestro crush no nos contesta un mensaje al momento... A lo mejor se le ha caído el móvil al agua, o no lo ha visto o está durmiendo... O no le apetece contestar en ese momento. Por lo que sea. Y eso no puede acabar con toda nuestra autoestima".

Por eso alaba a esos personajes públicos que hablan abiertamente de sus problemas en este campo y que ayudan a comunicar que "la cabeza es algo que hay que cuidar tanto como el cuerpo". Porque, según ella, hay muchos más influencers que hablan sobre lo que corren o lo que comen antes de sobre cómo se cuidan mental y emocionalmente.

“El amor propio y la autoestima son cosas que se deberían cuidar y fomentar desde la escuela.”

Mientras hablamos de estos temas tan serios, hay un momento de "distracción" con la música española que suena en el restaurante Doña Luz, donde estamos charlando frente aun picoteo. Y eso nos hace volver de nuevo a la música y a cómo ve Sandra el futuro de Delaporte en ella.

Me dice que quiere pensar que dentro de 15 años sus canciones seguirán sonando y transportarán a la gente a aquel momento de sus vidas donde sonaba su canción "o a aquel festival donde los vimos y nos encantó su concierto".

Sandra cree firmemente que las personas que integran el proyecto de Delaporte (más allá de ella y Sergio) están muy unidas y tienen los mejores cimientos para seguir creciendo juntas...

"Me gusta pensar que envejeceremos juntos. Pero que nuestra música no envejece y que vamos a seguir haciéndola dentro de 15 años. Que no vamos a petarlo un verano y ya está".

Sin embargo, nos da una primicia (porque sale justo el mismo día de nuestra entrevista) al contarme que van a lanzar un nuevo single muy fresquito, junto a John Grvy, enfocado a ser la canción del verano de El Corte Inglés.

Además de eso, hay una gira europea; pero también española. Porque "nos reclaman mucho de algunas ciudades españolas en las que Delaporte lo peta. En Valencia nos quieren mucho y en Cataluña siempre damos los conciertos en los que el público se vuelve más loco.

Y para el próximo año van a continuar sacando temas con nuevos sonidos porque "nos flipa componer y estamos siempre liados produciendo nuevas cosas que nos inspiran y nuevas cosas que contar..."

"Esperamos tener mucho material nuevo para el año que viene. Después de las giras y la promo de Como anoche"

Sonriendo se cita a sí misma y dice que se quieren meter "en otro jardín". Porque cuando se encierran a componer son muy prolíficos (Como anoche lo hicieron en 10 días en el campo) y se concentran mucho.

Sobre eso hablamos a continuación. Sobre la capacidad de concentrarse en el trabajo que tiene Sandra, quien se define como una persona "muy dispersa por naturaleza". Algo que le pasa factura a veces en las entrevistas "sobre todo cuando me preguntan las mismas cosas una y otra vez".

La última vez que ocurrió eso fue en una entrevista en la que Sergio y ella estaban sentados en sillas muy brillantes. Se puso a jugar con la luz reflejada en ellas mientras su compañero respondía y perdió totalmente el hilo de la conversación... Afortunadamente, cuando eso ocurre, Sergio la cubre para que vuelva a centrarse.

La dispersión es algo inevitablemente unido a las personalidades creativas, le comento. Por eso los artistas suelen necesitar más disciplina en su trabajo.

Sandra confiesa al respecto que es una persona que divide mucho la atención en varias cosas y "si el foco se diluye me pasan anécdotas tan absurdas como ésa". Aunque sin embargo también admite que es capaz de concentrarse mucho en el trabajo a pesar de las distracciones y que puede hacerlo en cualquier entorno.

"Si estoy con una persona, cuido mucho esa relación y me centro 100% en ella"

El futuro más inmediato de Delaporte, además de por componer, pasa por los festivales de verano españoles como Summer Stories, Les Arts o Embassat, que esperan con impaciencia.

Pero también quieren volver a salir fuera de nuestro país pronto. Porque su participación en festivales como el de Austin o sus conciertos en México les han dejado muy buen sabor de boca... Pero uno de los lugares donde más les gustaría tocar y aún no lo han hecho es "en casa de Sergio", en Nápoles.

"Me fastidia mucho no haber conseguido tocar en Nápoles, porque quiero pizza de allí, que es la buena", comenta entre risas.

Cuando le pregunto por el momento actual de la música española en el mundo, dice que en Delaporte están encantados con este boom que están teniendo los sonidos latinos. Sonidos que ya no se menosprecian respecto a los anglosajones y que hacen que las letras en español trasciendan ahora mucho más.

Afortunadamente, dice, "los latinos ya no pensamos que lo de fuera es mejor". "Nosotros cuando empezamos cantábamos en inglés porque todo lo que escuchábamos de electrónica era de fuera. Pero ahora, con el castellano nos sentimos más nosotros mismos y, como tenemos más influencias latinas que crean escena, vamos a muerte con nuestro propio idioma".

Cuando le pregunto por esas influencias, Sandra me comenta que le encanta Natalia Lafurcade. Y, al hacerlo sobre cantantes femeninas que lo están petando, sellena de emoción al hablar de Rosalía porque "es increíble lo que está consiguiendo a nivel global y la calidad que tiene fusionando estilos".

Así, llegamos al final de la entrevista hablando sobre el que es, quizá, el último género realmente nuevo que tiene la música actual y el máximo exponente de la cultura urbana de hoy: el trap.

Sandra comenta que a Delaporte, que hace electrónica en una escena más que emergente de la música urbana, todo lo que ha traído ésta y que ha hecho que del underground pase al mainstream les ha venido muy bien. Porque ha hecho que el gran público se acostumbre a los sonidos electrónicos y a la producción puramente electrónica... "Y eso lo han traído a España personas que hacen trap".

Personas que, según ella, han abierto un camino para que la música electrónica tenga su propio circuito como el género potente que es. Algo en lo que en palabras de Sandra "España iba muy por detrás respecto a Europa o el resto del mundo".

Sin embargo, cree que el trap ya ha dejado de ser tan innovador y transgresor como hace tres o cuatro años, cuando empezó a impregnar no sólo la música, sino la estética trapera en la moda y en el día a día... Cree que a día de hoy, el trap debe evolucionar. Comenta que cuando el discurso siempre es el mismo, deja de funcionar.

Por eso admira a los artistas que evolucionan y fusionando lo más nuevo y urbano con las raíces de lo que les inspira. Como Delafuente con el flamenco o Tangana con el son cubano. "El autotune va a seguir, porque es la marca del trap, pero los que están evolucionando más allá de eso son los más sinceros como artistas y que te dicen algo nuevo, pero coherente".

Así, cierra su entrevista con un consejo para su yo de hace 10 años, que con 15 soñaba con hacer música: "no seas impaciente y no te precipites. Tómatelo con calma para perseverar y que esa evolución profesional (y vital) sea positiva. Cree en lo que te gusta y te inspira, guíate por lo que te entusiasma y confía en tu ilusión porque tú eres lo que te ilusiona y te hace feliz".

  • EDITORIAL

Editor in Chief: PABLO ARAGÓN

Executive Editor: LUCÍA PARDAVILA

  • PRODUCTION

Photo: ENEKO INGUNZA

Video: LUCA LÓPEZ

Producer: LUCÍA PARDAVILA

Stylist: DAVID GARCÍA MIRAS Y SOFÍA STEIN

Makeup: KLEY KAFE para Dior Makeup

Hair: JOSEBA ERRASTI para Sebastian Professionel

Photo Assistants: OSCAR POLLÁN y JOSE CARLOS HÚMERA.

Stylist Assistant: NURIA DÍAZ GARCÍA

  • THANKS TO

Pantano de San Juan

DIOR MAKEUP

SEBASTIAN

LA PELICULERA


Primera imagen doble. A la izquierda: vestido de MARNI. A la derecha: vestido de tul bordado de DELPOZO y zapatillas NIKE.

Imagen tumbada en la paja: Top y falda de SPORTMAX. Chaqueta de PALM ANGELS.