CERRAR
MENÚCERRAR

Camila Mendes: "Me he dado cuenta de que quizá no me gusten los actores"

Cine, Series y TV

Camila Mendes habla sobre tener pareja en Hollywood, lidiar con trastornos de alimentación y la falta de diversidad en Hollywood

Hay un juego al que muchos actores juegan cuando se les entrevista, algo así como intentar que tu oponente no coja la pelota, solo que en este caso se trata de no contestar nada sobre tu vida privada. Querer tener ese filtro es entendible, pero también es muy revelador cuando desaparece y se muestra toda la energía interior de alguien. Es algo nuclear: no hay duda de que Camila Mendes desprende una luminosidad vibrante. Es difícil apartar la vida de su brillo.

Sin embargo, como se apresura a señalar: "No todo son mariposas y arcoiris. No es que haya encontrado un lugar de autoestima y amor propio. Ayer me encontraba fatal. Hay días buenos y días malos. Tengo que separar cómo me siento de lo que sé sobre mí misma desde la lógica. Puedo decir todo esto y creerlo y entenderlo. Pero es muy difícil cambiar la manera en que te sientes contigo misma. Hay como dos emociones separadas y ambas existen a la vez. Y voy moviéndome de una a otra".

El equilibrio se ha convertido en parte central de la vida de Mendes ahora mismo, ya que no solo se encarga de mantener su floreciente carrera (ha participado en tres películas desde que empezó con Riverdale), sino que también tiene puesto el ojo en su futuro. Mendes se apresura a aclarar: "Mi carrera es lo más importante en mi vida. Es un regalo. Me encanta actuar y no quiero dar esta profesión por sentada nunca". Pero tampoco tiene una idea sobre lo que es el éxito, en parte porque mientras crecía nunca tuvo un modelo a seguir en la interpretación cuya carrera sintiera que podía emular.

"No me parecía que hubiese nadie como yo a quien pudiera admirar", explica. "Piensas en las actrices respetadas ahora mismo, todas esas que van a los Oscars y a los premios, y las más exitosas suelen ser blancas y más mayores. No puedo sentirme reflejada, no soy yo. Así que, ¿cómo puedo intentar conseguir tener ese mismo éxito a mi manera? Quizá los Oscar no son para mí".

Mendes no desprecia los símbolos tradicionales del éxito, pero se da cuenta de que, del mismo modo que nuestra idea sobre el tipo de actriz que podría interpretar a Veronica Lodge ha cambiado, la noción de lo que es el éxito también .Y no solo eso, sino también cosas como los estándares de belleza. Mendes recuerda: "Cuando era niña, en las series que veía, en los medios que consumía, solo había mujeres blancas, altas y delgadas. En Friends eran todos altos y blancos. En The O.C. o Gossip Girl, series que me encantaban, todas las mujeres eran blancas, altas, delgadas. Eso influyó enormemente en mi percepción de lo que es bello. Ahora estamos mostrando todo tipo de físicos en los medios. Hay mucho más color y variedad en el mundo del entretenimiento, y la gente está viendo modelos diferentes de belleza siendo celebrados y glamurizados en vez de marginados".

La actriz se apresura a aclarar que, a pesar de esto, amaba todas esas series. "Pero es que no había otra cosa. Era todo lo que se podía ver". Y por eso está encantada con todos los cambios en el panorama cultural, y orgullosa de formar parte de la generación que los está haciendo posible. "No somos conformistas. La gente está orgullosa de plantar cara a las cosas en vez de escaquearse. Y eso incluye la belleza y el movimiento body positive también. Estamos abrazando la idea de ser únicos. Estamos entendiendo que no hay nadie más como tú en el mundo. Que es algo que debe ser celebrado y no criticado".

Salir con actores... No, gracias

Puede resultar fácil hablar con Mendes y maravillarse de todo lo que está haciendo, la forma en que está ocupando su tiempo e involucrándose, y de repente darse cuenta de que está tan ocupada con su trabajo y con construir su carrera que podría fácilmente perderse a sí misma en el torbellino de todo esto. Pero promete que cuida de sí misma. "Me encanta que me mimen", dice con una risa. "Me encanta estar ahí y dejar que los demás hagan el trabajo".

Así que, le digo, es como si quisieras quitar el 'auto' de 'autocuidados'.

"¡Sí!", responde. "Quitar el auto de autocuidados, me encanta. A la gente se le olvida que somos solo cuerpo. Carne. A veces es tan simple como ir a que te den un masaje. Apagar tu cerebro por una hora. Eso cambia por completo su humor, tu concentración. Solo somos carne con un cerebro".

Es un punto de vista refrescante, uno que se alinea perfectamente con lo que dijo al principio, que le parecía perfecto enseñar un pezón, en cualquier momento y lugar, y eso me recuerda que me queda algo que preguntarle, una cosa muy privada que normalmente las celebrities rehúsan contestar. Así que, para probar su transparencia, le pregunto: "¿Estás… saliendo con alguien?".


La actriz Jameela Jamil, una de las protagonistas de 'The Good Place', ha hecho del activismo corporal y el 'body positive' su bandera, denunciando el retoque de fotos con Photoshop y atreviéndose a protagonizar, al natural, una campaña de ropa de baño


Mendes sonríe (una sonrisa de las grandes, de las que se extienden por el rostro".

"Hay algo".

"¿Es también actor?".

"No, y eso es, creo, lo que lo hace tan guay. Es alguien completamente ajeno a la industria. Es raro porque me cuesta más hablar sobre ello porque no quiero que lo lea… Si fuera por mí hablaría un montón sobre ello ahora si no supiera que lo va a leer".

"No importa, no hace falta que toquemos el tema…"

Pero Mendes sacude la mano y me dice: "No, no, está bien. Es que salir con gente de este entorno es duro. Lo hice por un tiempo. Tuve citas con actores. Es difícil cuando es tu mundo. Al final solo conoces a gente a través del trabajo y eso es complicado, porque no implica que sea gente con la que tengas cosas en común. Es solo gente con la que estás porque trabajas en el mismo proyecto. He aprendido a no hacer eso. Gracias a Dios no he tenido ninguna mala experiencia".

"¿Así que no saldrías nunca con otro actor?".

"Me he dado cuenta de que quizá no me gusten los actores. Son complicados a nivel emocional. Crees que van a estar más conectados con sus emociones, pero no. Necesito salir de este ambiente y conectar con alguien con un contexto más estable".

El futuro de Camila Mendes

La estabilidad es algo más importante para ella ahora, hasta una tarotista que visitó en Nueva Orleans se lo señaló. Mendes revela que esa mujer (que también le desveló que iba a conocer el amor pronto) "lo clavó todo". "Ahora mismo todo me sobrepasa un poco, me está llegando un montón de mierda y todo es nuevo. Y estoy en plan, vale, ¿qué hago con todo esto? ¿cómo lo manejo sin volverme loca?".

Mendes explica que la adivina vio esto, y sintió que Mendes "estaba hasta arriba", pero también le dijo: "Vuelve el año que viene. Estarás igual de ocupada, pero te vas a sentir más cómoda con ello". Y la actriz dice que lo ve posible, ve un futuro cercano más sólido, uno para el que ahora está creando los cimientos día a día, decisión a decisión, revelación tras revelación.

"No sé dónde me está llevando la vida. No voy a intentar proyectar o adivinar. ¿Quién sabe lo que me espera?".

Y es cierto. Es imposible saber qué le depara a esta joven actriz el futuro, porque esta industria, Estados Unidos, el mundo, son cosas en perpetuo cambio, pero en lo que concierne a dónde se dirige Mendes, bueno, no es tan difícil de predecir: Camila Mendes va a seguir el camino que sienta como suyo, en un futuro tan abierto como la sonrisa que se le dibuja en la cara mientras se pone las gafas de sol, me dice adiós y echa a caminar por la calle en este caluroso día veraniego.

Contenido publicado originalmente por Kristin Iversen en NYLON US
Traducción: Laura Caso
True