CERRAR
MENÚCERRAR

Cómo ÉLITE muestra la revolución feminista en la cultura musulmana a través de NADIA

Cine, Series y TV
@ Netflix

Si tú también te has acabado ya la segunda temporada de Élite (Netflix), sabes que una de las divas de las que TENEMOS que hablar es Nadia. El cambio que ha experimentado su personaje, por dentro y por fuera, se ve a kilómetros... Y es intencionado. ÉLITE muestra la revolución feminista en la cultura musulmana a través de este personaje y su relación con Guzmán, dándonos una visión progresista e inclusiva acorde a la Generación Z.

Que Nadia ha cambiado muchísimo desde la primera temporada de Élite no nos extraña... Desde luego, en su colegio, nadie está libre de pecado. Aun así, hay giros que nos han impactado y que se alejan mucho de lo correcto según la cultura musulmana. Y es que, si comparamos a la Nadia de la temporada anterior con la de esta, está irreconocible. Te contamos cómo ha pasado de ser la niña obediente de esta serie de Netflix a convertirse en una rebel girl.



¿Nadia, eres tú?

La primera vez que vimos a Nadia en pantalla sin velo y con makeup se ha quedado clavada a fuego en nuestras mentes. Aunque ya lo preveíamos... Ahora era normal que esta apareciera con un turbante de lo más cool o con el velo tan colorido que Guzmán le había regalado, abandonando el sobrio hiyab de antes. Así que, cuando la vimos directamente sin nada, ya no nos parecía ta-a-a-n extraño. Aunque sí, parece mentira que ahora Nadia se quite el hiyab voluntariamente y en la primera temporada se negase a hacerlo sin ninguna imposición de por medio.

Ver esta publicación en Instagram
🔥 QUEEN
Una publicación compartida de Élite (@elitenetflix) el 6 Sep, 2019 a las 4:01 PDT

Mención de honor a Rebeca, que tiene mucho que ver con esto. Sin su impulso y la propia voluntad de Nadia por abrir su cascarón, no habríamos podido disfrutar de su pelazo de leona (¡lo amamos!) y su primera escena con maquillaje bien visible. Ese labial rojo pasión de Rebeca le sienta mejor que mejor, y Guzmán también se dio cuenta...


Dale a tu cuerpo alegría, Guzmadia

Hablando de Guzmán, este sí que ha sido un buen empujón para Nadia. La química que hay entre ellos y la mayor seguridad de Nadia en sí misma han resultado en un antídoto que cura hasta los problemas con las drogas de Guzmán. Y, ahora que Nadia sabe lo que quiere y ya no le da tantas vueltas a las cosas, el primer beso era inevitable. Aunque los remordimientos no faltaron después.

Pero, suponemos que se dio cuenta de que darle a su cuerpo la alegría que le pide (Macarena) no está tan mal y, como Rebeca dice: "sienta bien". Eso sí, todo es top secret, sobretodo por la familia de Nadia. Imagínate la deshonra que sentirían si se enterasen de que su hija ha perdido la virginidad con un "cristiano"...



Es un secreto... (o no)

Guzmadia, que empieza a coger el gustillo a hacer lo que le da la gana, tiene sexo en los vestuarios de Las Encinas. Pero Valerio, en un intento de conseguir la atención de Lu, lo graba. Cuando su arrebato de pasión no se queda en la intimidad, Lu aprovecha esta "cazada" para chantajear a Nadia, como en los viejos tiempos. Este es el panorama: por un lado, están sus padres y, por otro, sus estudios, y todo eso se ve enfrentado porque ha tenido sexo con Guzmán.

Tan importante es para Nadia y su familia respetar al dios musulmán de la virginidad que, cuando está en esa encrucijada, está dispuesta a sacrificar sus estudios antes que sacar a la luz tal "barbaridad". Y es que, claro, quizás su padre no soportaría otro "disgusto". Por eso, él también se niega a enfrentar la realidad. Nos queda claro cuando ni siquiera se atreve a ver la grabación y dice: "esa del vídeo no es nuestra hija".


Estamos ansiosos porque la revolución sexual de Nadia se convierta también en algo político y salga hacia fuera. Aunque aún está empezando a librarse de algunas cadenas... así que habrá que tener paciencia.