CERRAR
MENÚCERRAR

Nos pasamos el finde viendo ÉLITE y esta es nuestra opinión sobre la segunda temporada

Cine, Series y TV
@ Netflix

Que hemos pillado el estreno de la segunda temporada de Élite con muchas ganas era de esperar. Esta serie de Netflix ha acaparado trending topics este fin de semana y nosotros, EVIDENTEMENTE, nos hemos sumado al fenómeno fan. Tras este maratón, te contamos nuestra opinión.

Con todos los misterios sin resolver de la primera temporada, no podíamos esperar mucho más para inyectarnos una buena dosis de Élite. Como Netflix siempre se las ingenia para ofrecernos vicio de sobra, nos hemos pasado el finde viendo toda la nueva temporada. La trama engancha y es que este segundo curso de Las Encinas gira en torno a la desaparición de uno de los personajes principales, que es... ¡wait for it! Si aun no te has visto toda la T2, te recomendamos que no sigas leyendo, porque aquí lo destripamos TO-DO.



Si tuviéramos que definir esta temporada en dos palabras, estas serían "miedo" y "descontrol". Los misterios y peligros siguen con el pie en el acelerador, y sin frenos.



Nada más empezar, vemos la aparición fugaz de Christian, que es atropellado cuando va a confesar a la policía. Comienzo bastante intensito que ya nos pone los pelos de punta y augura una temporada llena de emociones fuertes.


Ver esta publicación en Instagram
Pues vaya mierda de vida. ⁣ ⁣ Life's a real bitch.
Una publicación compartida de Élite (@elitenetflix) el 7 Sep, 2019 a las 12:01 PDT


Guzmán se porta mal

Para emociones potentes están también las drogas, que adquieren un papel protagonista en lo que vemos como un intento de la serie de acercarse a una representación bastante cruda de los jóvenes. Y es que Guzmán, desesperado en su búsqueda de justicia, se refugia en la cocaína, el alcohol y demás para "rellenar el vacío que Marina le ha dejado", como explica mami Nadia. Nos hemos llevado las manos a la cabeza con Guzmán pero hemos acabado secándonos el sudor de la frente, muy aliviadxs.


Omander, no nos dejes

Ver esta publicación en Instagram
🚨VIERNES. FRIDAY.
Una publicación compartida de Élite (@elitenetflix) el 3 Sep, 2019 a las 5:58 PDT

Omandar también nos ha tenido en una montaña rusa que comienza con sus problemas por culpa de la familia de Omar y una infidelidad. A pesar de estos baches, cogimos carrerilla cuando Omar se mostró más que comprensivo al recibir la noticia de la "pajilla" de Ander y Polo. El clímax lo hemos alcanzado cuando Omar sale del armario con su familia (y de su casa). Aunque la depresión llega con el dilema de masculinidad (y el secretismo) de Ander, cada vez más notable a medida que Omar expresa su "pluma" con mayor orgullo. Ahora solo nos queda esperar que Omar sea capaz de perdonar o/y entender el comportamiento de Ander...


Nadia modo rebel girl

Nadia, a pesar de no abandonar el nido, también ha despertado mucho y Guzmadia lo nota (o Nuzmán, aun no lo tenemos claro). Está claro que aun le falta un largo recorrido que andar hasta convertirse en esa chica empoderada que deseamos ver pero cada vez la sentimos más cerca. Ya no se quita el velo solamente para ir a Las Encinas. La nueva Nadia se quita el hiyab, se pinta los labios y sale a romper la pista, mucho más segura de sí misma y de lo que quiere. ¡La amamos!


Un caso (aun) sin resolver

Sí, ya sabemos todxs que Samuel fue quien desapareció. Algunxs incluso nos creíamos que estaba muerto. Y, entonces, va Élite y revela que todo era un plan de Samuel y Guzmán para provocar que los culpables de la muerte de Marina confesaran. Y, para dejarnos con un final más agridulce, nos quedamos con que hay falta de pruebas para culpar a Polo. Tanto es así, que le vemos caminar a sus anchas por Las Encinas dos semanas después de la confesión de Carla.



¿Que qué va a pasar con estos misterios policiales? A saber, pero NECESITAMOS saberlo pronto. Lo único de lo que estamos casi seguros es de que Samuel y Carla están enamorados y Cayetana va a dar mucho de qué hablar en la siguiente temporada (criminal, cri-criminal...).