CERRAR
MENÚCERRAR

ESTER EXPÓSITO (Carla en Élite): "Me encantaría hacer de macarra, SORPRENDERÍA mucho"

Cine, Series y TV
Foto: Noah Farrell / Ester lleva chaqueta de Love Moschino, falda de Sandro, pendientes de Aristrocrazy, zapatillas UGG y calcetines de Calzedonia / Peluquería y maquillaje: Iván Gómez (Xartistmanagement) para Chanel.

La actriz que encarna a Carla en Élite (Netflix) nos habla de su próximo proyecto, del plot twist de la segunda temporada con Samuel (Itzan Escamilla) y lo que nos depara la tercera y de no hacerse mala sangre con titulares que hablan de su cuerpo o su vida privada.

Ester Expósito (Madrid, 2000) es la más joven del reparto de Élite. La que, a sus 19 años, tiene muy fresco el recuerdo de lo que es estar en el instituto (una época que, nos confiesa, no recuerda con mucho cariño porque no le gustaba nada estudiar). Sin embargo, cuenta ya con un importante curriculum interpretativo, que le ha llevado a trabajar junto a José Coronado y Ana Wagener en el cine, en el film Tu hijo (2018) y a curtirse en varias series de la televisión en abierto (desde personajes episódicos en Estoy vivo o Vis a vis hasta otros más recurrentes como en La caza. Monteperdido) antes de aterrizar en Las Encinas. Y en Netflix. En esta plataforma veremos su siguiente proyecto, una serie internacional, rodada en el recién estrenado centro de producción de Madrid de la compañía, en la que comparte pantalla con toda una Carmen Maura.



La primera temporada de Élite fue un bombazo. ¿Teníais cierta inquietud por ver cómo funcionaba la segunda? ¿Cómo valoras la reacción del público y de la crítica?

El objetivo era superar la primera temporada y cumplir las expectativas. A casi todo el mundo le ha gustado más la segunda, no sé la razón. Creo que porque todo se oscurece y se endurece un poco más y porque se conoce mejor a los personajes. Además la introducción de tres nuevos actores aporta un montón de energía. La sensación general es que ha gustado todavía más que la 1. Estoy súper contenta. Las segundas temporadas o segundas partes siempre son más complicadas porque hay que estar a la altura.

La Carla de la segunda temporada es bastante diferente de la de los primeros ocho capítulos. ¿Cómo valoras su evolución?

En la primera, al no haber ocurrido el asesinato de Marina, Carla lo tiene todo más bajo control. Está acostumbrada al poder y a mover los hilos de todo el mundo. Actúa con mucha frialdad. En la segunda recae en ella la responsabilidad de soportar el secreto, es la que tiene que encargarse de que nada se descubra, de que ni Polo (Álvaro Rico) ni Christian (Miguel Herrán) se vayan de la lengua. Esto la sitúa en un lugar no tan cómodo.

La aparición de Samuel (Itzan Escamilla), que empieza como un juego y acaban enamorándose, va abriendo grietas en su fachada de hielo. Me ha gustado mucho la evolución, a mí me apetecía humanizarla y que se vieran otras facetas, su vulnerabilidad. Es una chica a la que le ha faltado cariño y calor. Me encanta cómo evoluciona la trama con Samuel, cuando están juntos les ves como no les has visto nunca. Ha sido muy bonito mostrar a una nueva Carla.

¿Crees que los chicos que van al instituto ahora se ven reflejados en los conflictos de los alumnos de Las Encinas?

Es ficción y junta muchas situaciones en una clase y en un instituto que en la vida no van a darse a la vez. Pero creo que cada uno delos conflictos de los personajes, menos el asesinato obviamente, son una muestra de la realidad. No solo de la generación Z, sino de conflictos internos que la gente ha tenido desde siempre. Los junta, los pone en un cóctel y creo que por eso mucha gente se ha podido sentir identificada.

A quien hemos echado mucho de menos ha sido a Christian, no sé si ha vosotros rodando os ha pasado lo mismo.

Sí, era un personaje muy divertido que le daba mucha energía a nuestra trama y los fans lo adoraban. Lo hemos echado de menos como compañero y a nivel de trama, pero estaban rodando La Casa de Papel y no se podía hacer mucho más.

¿Eres fan de la serie?

Sí, yo la vi antes de que estuviera en Netflix y me encanta. Sobre todo la primera temporada es muy guay, muy especial. Luego cuando supe que ellos dos (Miguel Herrán -Christian- y Jaime Lorente -Nano-) iban a estar en Élite pues flipé.


Gabardina de Lexdeux. Choker de Topshop.Foto: Noah Farrell / Peluquería y maquillaje: Iván Gómez (Xartistmanagement) para Chanel.


Uno de los grandes plot twist de la segunda temporada ha sido esa relación que comentabas de Carla con Samuel. No lo vimos venir.

Nadie, nadie, nadie… Nos sorprendió mucho cuando leímos en los guiones que nos liábamos. La primera temporada no habíamos tenido nada juntos. Era muy chocante de repente. Pero tenía todo el sentido que Samuel se acercara a mi personaje porque sabía que tenía algo que ver en lo de Marina (María Pedraza) y Carla muchas veces arregla las cosas llevándolas al terreno de la seducción.

Carla nunca se había enamorado de verdad y de Samuel nunca se habían enamorado. Los dos experimentan esa sensación por primera vez y se sienten correspondidos por primera vez, a pesar de las complicaciones, y la química les arrastra y les mete en un juego en el que quieren controlarse pero se van perdiendo. Nos gustó mucho y lo vivimos con una intensidad brutal, nos encantó hacer ese giro de los personajes.

Carla, además, es una chica que no tiene muchas amigas...

Yo creo que Carla no tiene amigas ni amigos, lo único que tiene son novios. No se abre fácilmente ni le gusta escuchar ni ser escuchada. Lu (Danna Paola) sí tiene mucha rivalidad con las chicas. Carla no tuvo ningún problema con Nadia (Mina El Hammani), a Marina quiso ayudarla y retomar su amistad y en esta segunda no tiene problemas con ninguna chica. Es muy feminista, está empoderada y hace lo que quiere, no se achanta con los chicos y no le da miedo que piensen que es una guarra por liarse con muchos. Me encanta, es una mujer fuerte, poderosa y lo sabe.

Cuando se estrenó Élite ocurrió lo que ha pasado con Euphoria (HBO): hubo muchos titulares escandalizándose 'por las cosas que hacen ahora los adolescentes'. El sexo, las drogas, la depresión... ¿Cómo te tomas estas reacciones?

Me hace gracia la gente que se escandaliza porque yo creo que no se acuerdan de su adolescencia. Yo diría que casi había más droga antes, porque no había información y la gente se drogaba sin saber los efectos. Ahora no sé si la gente se droga más o menos, pero conocemos los efectos devastadores. No es cuestión de que ahora todo sea un desfase, es que hay más libertad para expresarse, y eso también incluye la sexualidad o las identidades sexuales.



Tienes casi ocho millones de seguidores en Instagram. ¿Cómo ha sido pasar de ser una usuaria 'estándar' de esta red social a tener esta comunidad enorme de followers en poco más de un año?

Yo llevo mi propio Instagram y no tengo obligación de subir cosas, lo llevo con total libertad. Ha sido un cambio total lo que suponen ahora para mí las redes sociales. Intento colgar más o menos lo que me da la gana sin pensar, si no perdería la naturalidad y me volvería loca. Nunca lo he usado como algo muy personal, no me gusta mostrar nada íntimo de mi vida. Subo fotos que me parecen bonitas de reportajes, o algún trabajo de publicidad. En temas de política o causas sociales sí que me manifiesto, por ejemplo, en movilizar a la gente para que vaya a votar. En eso me gusta posicionarme.

En una entrevista con Mujer Hoy comentabas que eras "todo lo contrario a una pija", y que a menudo te proponían ese tipo de papel. ¿Por qué crees que ocurre?

No es que sea lo contrario a una pija... Mi forma de ser es más desenfadada, y no es mi estilo. Pero soy rubia, tengo cara de niña, como angelical pero con doble filo, como Carla. Entiendo que doy más el pego en personajes así, pero me encantaría hacer de macarra y sorprendería mucho. Sería un reto y me lo pasaría muy bien.

Muchos titulares hablan de tu cuerpo, a menudo objetificándote, o de tu vida personal. ¿Cómo lidias con todo esto?

A una no le gusta que hablen de su físico y de lo que se pone o no. Sobre todo en el caso de nosotras, las mujeres, que la gente se centra mucho en eso. Pero ni lo leo. Intento no centrarme en eso, asumir que va a pasar, y no hacerme mala sangre.

¿Qué cosas te gustaría hacer ahora?

Teatro me apetece mucho. Yo ya hice teatro antes de trabajar en la tele y en el cine y lo echo de menos. Estoy deseando también volver al cine. Tengo ganas de comedia. Es mucho más difícil de lo que parece. Y los thrillers, aunque ya he hecho muchos, lo estoy deseando porque me encantan. En octubre he empezado a rodar otra serie internacional de Netflix en Madrid, con un reparto increíble y un director muy potente [cuando NYLON la entrevistó, aún no nos podía contar que se trata de Alguien tiene que morir, dirigida por Manolo Caro -responsable de La Casa de las Flores-, y protagonizada, entre otros, por Carmen Maura, Eduardo Casanova o Ernesto Alterio].

Y la última... ¿Qué nos puedes contar de la tercera temporada de Élite?

En la tercera van a flipar mucho porque es totalmente diferente a las anteriores, es más intimista y pausada, va de lo que hay por dentro de los personajes. Cambia el ritmo y la forma de contar las cosas. Hay un nuevo misterio que ya se sabrá en el primer capítulo y... van a flipar.

MIRA EL MAKING OF DE LA SESIÓN DE FOTOS:

CRÉDITOS:
Foto de portada: Chaqueta de Love Moschino, falda de Sandro, pendientes de Aristrocrazy, zapatillas UGG y calcetines de Calzedonia
Fotografía: Noah Pharell
MUAH: Iván Gómez (Xartistmanagement) para Chanel
Estilista: Andrea Hierro
Producción: Lucía Pardavilla
Dirección de arte: Clara Montagut
Dirección de moda: Silvia Suárez
Dirección creativa: Pablo Aragón