CERRAR
MENÚCERRAR

¿En qué se parece EUPHORIA a ÉLITE o GOSSIP GIRL? Diferencias y similitudes entre las series adolescentes de HBO y Netflix

Cine, Series y TV
@ HBO

Euphoria está llegando a su fin. Esta serie, junto con Élite y Gossip girl, ha triunfado entre la Generación Z. Netflix y HBO saben muy bien cómo captar la atención de los jóvenes. Pero no todas las series lo hacen de la misma manera. Euphoria tiene muchas diferencias con series como Gossip girl o Élite. Aunque también hay algunos puntos de encuentro...

Euphoria es una serie dura y bonita a partes iguales. Élite, la versión uniformada del terror. Gossip girl, la primera 'telenovela' de la Generación Z. Las tres son series que encantan a los adolescentes. Puede ser porque captan la realidad que estos presencian cada día. Lo hacen, además, cada vez mejor, culminando en Euphoria, que ofrece la representación de la ansiedad más realista de la televisión y que está llegando a su fin. Pero, ¿en qué se parece y en qué más se diferencia esta serie de Gossip Girl o Élite?

Euphoria tiene una estética única

Solo con ver el primer capítulo de Euphoria nos damos cuenta de que su estética no se acerca ni por asomo a la de Gossip girl o Élite. Nos encantan sus juegos de luces, los colores neón, cómo sus maquillajes nos revelan mucho sobre cada personaje... Todo está medido al milímetro para hacer de Euphoria una historia compleja a la par de profunda. Y, desde luego, hace que adquiera una identidad propia.

Gossip girl es más light

Además esta serie se aleja mucho de Gossip girl también en la manera de tratar sus temas. Euphoria es oscura y fuerte. Gossip girl es sofisticada y suave. Por eso, en la serie de la reina cotilla es imposible encontrar escenas de sexo explícito, desnudez... Euphoria tiene todo eso y más.

Por eso, el personaje de Jules presenta sin tapujos el doble estigma social que soporta una chica transgénero. Por un lado, sufre el mismo acoso callejero, agresiones sexuales, discriminaciones... que todas las chicas. A eso le sumamos que los hombres de su alrededor ven su identidad como un fetiche erótico más.

Élite tampoco se corta

En esto Élite y Euphoria son muy parecidas. La serie del instituto de Las Encinas no se corta al presentar temas como la homosexualidad (Ander y Omar) y la libertad sexual (vemos esto con el trío de Polo, Carla y Christian). Vemos también toneladas de drogas, tema clave en Euphoria. Lo presentan sin medias tintas.

Además, Élite contiene escenas de violencia muy explícita, como en la pelea campal entre los chicos de Las Encinas. Nate, en Euphoria, es el máximo exponente de esa agresividad. Recordamos (aunque aun nos duele) la paliza que la propinó al chico que había tenido relaciones sexuales con Maddy.

Todas tienen relaciones tóxicas

Eso nos lleva directxs a las relaciones de violencia machista. Estas son el denominador común de las tres series, aunque se abarquen de distinta manera. Lo que en Gossip girl se queda como un amorío complicado (sí, hablamos de Blair y Chuck), en Euphoria se desarrolla como una relación tóxica. Maddy y Nate están enredados en el vínculo más nocivo que vemos desde hace tiempo. Si bien Rules (Rue+Jules), por mucho que nos encante, tampoco es una relación 100% sana.

Es una realidad que los millennials están rodeados de relaciones insalubres. Por eso, tampoco faltan parejas de este tipo en Élite. Lucrecia y Guzmán, Carla y Polo... dejan mucho que desear. Lu se niega a alejarse de Guzmán y Polo también es capaz de aferrarse a un clavo ardiendo con tal de no abandonar a Carla. Solo tenemos que ver el final de la serie para descubrir hasta dónde llega la locura de este chico.

Móviles y redes sociales siempre presentes

Incluir los móviles y las redes sociales en estas series es otro acierto. Gossip girl es un claro exponente de que la vida de los jóvenes gira en torno a este dispositivo. Aun recordamos cómo la reina cotilla cambiaba la cara a Serena o Blair cada vez que recibían un mensaje suyo. Como siempre, Euphoria va más allá. Nos presenta aplicaciones como Tinder, el sexting, el porno 24 horas al alcance de todos... Kat Hernandez, que se transforma en una dominatrix empoderada por Internet, lo sabe muy bien.