CERRAR
MENÚCERRAR

EUPHORIA. Así termina la serie del año su primera temporada

Cine, Series y TV
@ HBO

Euphoria emite su último capítulo en HBO y nos deja huérfanos hasta el estreno de segunda temporada. Respondemos la mayoría de incógnitas (porque aún quedan) sobre el final de la primera temporada de la que es ya la serie del año.

Hace unos días predijimos que el último capítulo de Euphoria iba a ser devastador.La que ha sido una de las series de HBO de 2019 nos dejaba con un montón de incógnitas y tramas por resolver en el final de su primera temporada... Ahora, después de deleitarnos con cada uno de los fotogramas de este season finale, ya podemos responder varias de las dudas con las que hemos convivido esta última semana quienes vimos la promo del último episodio.

euphoria | season 1 episode 8 promo | HBO www.youtube.com

¿El fin de #Rules?

La relación entre Rue y Jules (muy shippeada por los fans (#Rules forever) ha estado plagada de altibajos desde que pasó de la amistad al plano romántico... Y en este capítulo final, Euphoria da con la clave (un poco ambigua, por supuesto) del mito del amor romántico en la Generación Z.

En el penúltimo capítulo, vimos cómo en un viaje escapista a la ciudad desde la que se mudó, Jules sale de fiesta, se droga y acaba acostándose con una chica... Anna.

Ahora, a la pregunta de Rue: "¿estás enamorada de Anna?" Jules responde sinceramente: "Sí". Y cuando Rue le pregunta "¿Estás enamorada de mí?" Jules vuelve a responder sinceramente: "Sí".

Porque así es el amor centennial. Plural. Parece que los nacidos a finales de lo 90 ya han dejado claro que las etiquetas en cuestión de relaciones no aplican y que la honestidad es el valor al que más estima y respeto le guardan.

Y esa honestidad es la que hace a Jules preguntar si la recaída en la depresión de su amante-amiga (que la ha llevado a ingresar en el hospital con una infección renal) se debe a su ausencia durante su viaje. Aquí el personaje de Zendaya da una lección de madurez, admitiendo que su enfermedad es crónica. Y de nuevo es sincera, avisando de que habrá más recaídas, pero que el amor de Jules las hará más soportables... Hasta aquí todo parece confirmar la continuidad de este idilio. Oscuro, sí; pero idilio al fin y al cabo.

Pero, ¿es ésta la calma que precede a la tempestad? La respuesta es sí. Pues en la Prom Party que centra todas las tramas de la serie, Rue instiga una escapada "loca" con Jules y ésta la sigue. De nuevo, Jules vuelve a ser uno de los personajes más valientes que jamás hemos conocido al enfrentarse a la presión que siente por ejercer constantemente de salvavidas de Rue, decidiendo escaparse con ella sin ninguna duda... Hasta que las dudas arrasan de nuevo el ánimo de la protagonista, que llega al punto de no subirse a un tren con ella.

Así que de nuevo vemos cómo los problemas de salud mental que llevaron a Rue a empezar a consumir drogas y a convertirse en adicta no parecen resolverse... Al igual que la mayor incógnita de Euphoria:

¿Ha muerto Rue o está recuperada?

Ya os contamos cómo muchos fans de Euphoria bajaban la posibilidad de que la serie protagonizada por Zendaya terminase su primera temporada igual que la versión original israelí: con los espectadores descubriendo que Rue, la protagonista, nos lo ha estado contando todo desde el Más Allá... Porque está muerta.



En este final de temporada, que juega la despiste con un guión que no sigue un orden cronológico, vemos secuencias que apoyan esta teoría y también la de la recuperación.

Por un lado vemos a Rue disfrutando (real) de su ingreso hospitalario, luchando contra su adicción y por decir NO a los calmantes durante su estancia. Pero también la vemos en la fiesta de fin de curso, despojada de su sudadera granate (que no es casual) y luchando por ser feliz junto a Jules... Y, simultáneamente, se entremezcla el hilo conductor de un discurso de su madre en lo que parece una iglesia, Y que no sabemos si es un agradecimiento por los "seis" meses de sobriedad de su hija en una de sus reuniones de terapia de grupo o un panegírico en el funeral de la pequeña.

La narración de la madre nos lleva a rememorar la sobredosis de Rue y sus inicios con las drogas, mezclados con recuerdos de cómo la muerte de su padre la hacen caer definitivamente en la adicción y cómo ésta afecta a toda la familia... Ni que decir tiene que la belleza visual de cómo todo esto está narrado en pantalla es indescriptible. Y culmina con la secuencia magistral de la nueva canción de la serie, cantada por la propia Zendaya, tras verla consumir una raya de lo que parecen ser los calmantes de su padre machacados:

euphoria | official song by labrinth & zendaya - “all for us" full song (s1 ep8) | HBO youtu.be

¿Qué es esto? ¿Una resurrección emocional? ¿El flashback de la muerte de la joven? ¿Una recaída?

Tendremos que esperar a la segunda temporada para descubrirlo...

Lo mismo que con las tramas secundarias de la serie. Algunas, como el aborto de Cassie y su (de nuevo valiente y honesta) decisión de contar con el apoyo de su madre para enfrentarse a él, nos dan sinceras esperanzas en la pervivencia de los valores familiares. Otras, como el enfrentamiento (físico incluso) de Nate con su padre, nos las vuelven a quitar... Porque nadie dijo que esto fuera fácil. Euphoria no es una serie descafeinada, sino cruda y ambigua. Como la relación tóxica de nuestro quarterback más odiado con Maddy, que impregna de nuevo este capítulo con su bucle de maltrato psicológico perfectamente descrito por las amigas de ella y los propios amantes. Sus líneas de diálogo durante el baile son impresionantes.

Una de cal y otra de arena. ¿Será posible que finalmente quien pare los pies a Nate sea el propio Nate? Su despiadado (pero de nuevo sincero) diálogo con Rue tiene mucho de sociopatía. Pero también algo de esperanza en que por fin cesen sus malvados planes. Sobre todo después de ver que la redada que le montó a Fez en el penúltimo episodio no ha acabado con el camello en la cárcel.

Por último, nos queda otra nueva muestra de honestidad, valentía y esperanza. Kat, ese personajazo que vive su propio viaje hacia la madurez emocional y el empoderamiento a través de la experimentación sexual, consigue por fin darse valor a sí misma más allá del sexo y se acerca e pleno baile de graduación a hablar con su enamorado sin tapujos sobre sus sentimientos... Después se van juntos de la fiesta bajo la mirada cómplice de Cassie y Lexi (dos hermanas que cada vez parecen más unidas) dándonos de nuevo un rayo de esperanza hacia el amor.

Porque al final, como dice la canción de Zendaya, esta serie va de amor. En todas sus formas. Fraternal, parental, románticom amistoso, platónico, tóxico... Del más puro al más oscuro. Porque, más allá del conflicto, las drogas o el sexo, Euphoria va del amor. De aprender a amar a todos... empezando por uno mismo.