CERRAR
MENÚCERRAR

EUPHORIA. Qué hemos aprendido de la serie del año de HBO

Cine, Series y TV
@ HBO

La serie juvenil del momento ha acabado. El final de Euphoria nos ha resuelto la mayoría de incógnitas sobre la primera temporada. Pero esta serie de HBO ha ido más allá y nos ha ayudado a todxs. Adultos y adolescentes han aprendido mucho sobre sexualidad, drogas, ansiedad... Aquí te lo contamos.

A pesar de considerarse el mejor drama adolescente del momento, Euphoria también tiene fans mayores de 30 (y Leonardo DiCaprio es uno de ellos). Y es que los temas que toca son tan diversos y profundos que es 100% seguro que te harán cuestionarte o/y recordar episodios de tu propia vida. Por eso podemos aprender mucho de esta serie. Te contamos el qué.

La masculinidad es muy frágil

La escena en la que Nate llama 'puto marica' a su padre y le intenta pegar nos dejó locxs. Ahí, intenta pegarle pero su padre le frena y le dice '¿Te crees un tío duro, ¿no?'. Entonces, Nate rompe a llorar. Su llanto nos muestra lo fácil que es, en el fondo, derribar el castillo de masculinidad de estos hombretones.

¿Qué vamos a esperar de Nate? Al fin y al cabo su padre Cal le ha enseñado a ser todo un machote, f*llarse a quien quiera y, después, hacer como si nada. Pero cuando Cal le pide perdón a Jules sentimos el miedo en sus ojos.

Su dificultad para gestionar las emociones junto con que son potencialmente violentos, hace que sus relaciones (amorosas, familiares...) sean tóxicas y potencialmente de maltrato. Nada más tenemos que ver a Nate y Maddy. La escena del final de la serie (en la que se dicen que se odian) nos recuerda mucho a las de Chuck y Blair en Gossip girl. Por no hablar de las marcas en el cuello de Maddy, que nos rompieron el corazón en pedazos.

La sexualidad, un espectro

Además, llevar el lastre de la heteronormatividad siempre encima cansa hasta a Nate. Como nos enseñó mami Maddy, nadie es 100% heterosexual o 100% gay. La sexualidad es un espectro. Eso Jules lo sabe muy bien. "Nada es heteronormativo en mi vida", dice ella misma cuando va a ver a sus amigos y conoce a Anna.

No mezclar drogas con ansiedad

La prota nos dió toda una lección. Euphoria, con la representación de la ansiedad más realista de la televisión, nos enseña que esto no es un invento para vaguear como muchos creen. Es un problema muy serio que te imposibilita incluso el ir a orinar. Y combinar problemas de ansiedad con drogas es otro level, una locura.

Pero Rue también nos dió las claves para salir de todo eso. Para escapar de la ansiedad se necesita tiempo y, muchas veces, tratamiento. Y huir de las adicciones solamente requiere fuerza de voluntad. Una fuerza que solo tienes tú mismo, ni Jules ni nadie más.

Amamos a las bad bitches

Las chicas también pueden empoderarse mediante el sexo. Kat es una clara exponente de ello. Se acabó el chico 'máquina' y la chica 'zorra'. Kat tiene su propia historia de bitch empoderada y no permite que nadie la dirija por ella. Ni siquiera deja a sus amigas que le digan lo que está bien o mal. Maddy ya lo intentó en una de sus quedadas pero de nada le sirvió.

Nosotrxs creemos que esta serie es un must para todxs. Padres, madres, hijxs... Cualquiera puede sacar estas (y más) enseñanzas.