CERRAR
MENÚCERRAR

La actriz KIERNAN SHIPKA: "Me siento afortunada de haber crecido en un entorno inherentemente feminista"

Cine, Series y TV
Foto: Lindsay Byrnes.

La protagonista de Las escalofriantes aventuras de Sabrina (Netflix), Kiernan Shipka, explica la importancia del feminismo en su vida y en la serie: "Los papeles femeninos son más fuertes que nunca"

¿Se parecen Sabrina Spellman, la iconiquísima protagonista de Las escalofriantes aventuras de Sabrina, y Kiernan Shipka, la actriz que la interpreta? Shipka ya ha confesado que pensaba que estaba predestinada a interpretarla. Y quizá así fuera. Igual que para Sabrina, la vida de Shipka quedó determinada a una edad muy temprana; un papel ocasional en Urgencias no es exactamente el equivalente a un bautismo profano, pero Hollywood hace su propia magia oscura para sus aspirantes más jóvenes.

Es fácil imaginar el insidioso encanto del estilo de vida que se le presentó a Shipka desde la infancia; lo que es verdaderamente impresionante es el poco efecto que tuvo en ella, lo normal que ha sido su vida considerando su nivel de fama. Cuando Shipka iba a primaria alcanzó la fama gracias a su papel en una aclamada serie y todavía asistía a un colegio normal en el que sus compañeros eran vagamente conscientes de lo que hacía. Era más probable que fueran los padres los que estuvieran impresionados por su credibilidad en Mad Men.

Shipka explica: "No estaba trabajando todo el rato. Rodaba tal vez tres días a la semana mientras filmábamos [Mad Men], y obviamente, tenía un horario limitado porque aún era un niña. Además de eso, el resto del tiempo estaba con mis amigos y hacía teatro musical, improvisación, tenis y todo ese tipo de cosas. Sentía que era perfecto así, tener ese equilibrio. Tenía mucho tiempo para ser una niña". Y, sin embargo, es verdad que Hollywood puede tener un efecto corrosivo en la manera en que se ve cualquier persona a sí misma, especialmente para una mujer joven.


Foto: Lindsay Byrnes.

Pero esa no ha sido la experiencia de Shipka, entre otras cosas porque, como ella asegura: "Crecí con mujeres fuertes a mi alrededor. Me siento muy afortunada de haber crecido en un entorno que era inherentemente feminista. Crecí como Sabrina, me decían que yo era capaz de hacer todo lo que quisiera, cualquier cosa". Lo que esto le brindó fue la oportunidad de desarrollar un fuerte sentido de sí misma, tener confianza y comprender que las personas que intentan apoderarse de ella o de alguien como ella son solo otro ejemplo de "hombres que tienen miedo de las mujeres poderosas". Shipka recalca: "Mientras me crecía me decían que era capaz de todo, de cualquier cosa. Nunca tuve ninguna duda".


Kiernan Shipka y su responsabilidad como actriz

No obstante, Shipka sabe que esto no es una experiencia universal; que por cada mujer joven que siente que está preparada para acabar con la injusticia que la rodea, hay muchas otras a las que nunca se les ofrecieron las mismas herramientas. Ella asegura que porque es consciente de que su experiencia no ha sido "el caso de muchas mujeres jóvenes, mucha gente joven, me siento casi con la responsabilidad de interpretar personajes que son fuertes y multidimensionales. No tienen que ser perfectos, esa no les la cuestión. La cuestión es que somos humanos ".

Y lo que tantas mujeres jóvenes y personas jóvenes están experimentando ahora mismo es una lucha similar contra la autoridad y la sabiduría aceptada a la que está experimentando Sabrina, una lucha que les ha abierto los ojos no solo al hecho de que las personas en el poder son falibles, sino que esas mismas personas están trabajando activamente para asegurar la destrucción de un futuro justo para las generaciones más jóvenes, y están intentando silenciar las voces de quienes se atreven a hablar. Esta generación que acaba de llegar a la edad adulta está lidiando con la realidad de que las instituciones en las que les enseñaron a creer no son en absoluto un santuario, sino que son lugares diseñados para provocar una catástrofe.

La generación de Shipka, sin embargo, puede sentirse como un faro de esperanza contra toda esa oscuridad. Esto es, quizás, demasiada presión, pero tampoco tienen que salvar el universo en un final de temporada culminante. La cosa va más de lo que ellos, y de lo que Shipka, representan: la prueba de que se puede crecer en un mundo lleno de demonios y espectros, y escapar de él. Son un recordatorio de que es posible estar cerca de la oscuridad, que sea parte de ti y de tu experiencia vivida, y que aún así encuentres la luz, que te rodee un resplandor rosa y púrpura, uno que podría no notarse a simple vista, sino que está ahí, listo para que lo encuentren y lo entiendan.


Foto: Lindsay Byrnes.

Kiernan Shipka y su generación

Shipka está lista para todo eso. Parece estar lista para cualquier cosa, para cualquier cosa que le depare el futuro. "Es un momento potente en muchos sentidos. Los papeles femeninos son más fuertes que nunca; se sienten poderosos. Parece que el mundo está escuchando de muchas maneras nuevas, como entrando en una nueva era". Y esa nueva era la encabeza una generación que se interesa tanto en la astrología como en los asuntos del mundo, que equilibra su amor por hacer scroll en Raya con el amor por la literatura. (Shipka, por cierto, estaba leyendo Eileen de Ottessa Moshfegh cuando nos conocimos; es una novela oscura y retadora sobre una mujer que, entre otras cosas, desafía las percepciones que otras personas tienen sobre ella).

Es una generación cuya simpatía por el Diablo no evitará que acaben derrotándolo. Es una generación que ha recibido escepticismo por parte de generaciones más antiguas y más cínicas y, sin embargo, se niega a dejar que esto opaque su entusiasmo por el cambio. Es una generación que tiene que ver mucho con Shipka y su pasión por la evolución y el crecimiento, por deleitarse en todo lo místico y físico.

Justo antes de ir a reunirse con amigos para pasar la noche y ver la aclamada obra de teatro Daddy, Shipka me dice, hablando de su esperanza para el futuro: "Ver este momento, el feminismo y el empoderamiento de las mujeres, y formar parte de ello gracias a la serie me da escalofríos. El hecho de que Sabrina sea un personaje positivo e inteligente con una voluntad fuerte y que denuncie lo que cree que no tiene sentido, y quiere hacer lo que está bien. Es increíble". Sonríe una última vez: "De eso se trata".

Contenido publicado originalmente por Kristin Iversen en NYLON US
Traducción: Laura Caso
True