CERRAR
MENÚCERRAR

SERÁS HOMBRE, la película de hombres y para hombres, que los ayuda a deconstruirse hacia la NUEVA MASCULINIDAD

Cine, Series y TV

¿Cuántas veces has visto una película en la que haya hombres hablando largo y tendido de feminismo, mirando hacia sus adentros y analizando su propio machismo? Eso exactamente lo que pasa en 'Serás hombre', la película dirigida por Isabel de Ocampo en la que da la oportunidad a los hombres de deconstruirse a través de los testimonios de otros hombres y virar hacia la nueva masculinidad

Una hora y treinta y siete minutos de hombres hablando de feminismo y lanzando al mundo sus pensamientos sobre el machismo y los privilegios en que viven inmersos debido al contexto patriarcal: eso es Serás hombre. Una película que habla de machismo y de masculinidad, en un viaje sensorial trufado de reflexiones sobre la identidad de género. Una cuestión que, definitivamente, dista de la biología y se configura como un constructo social y cultural hegemónico.

Dirige la película Isabel de Ocampo, ganadora en 2009 del premio Goya al Mejor cortometraje de ficción por Miente y también nominada al Goya a la Mejor Dirección Novel por su largometraje Evelyn.

Serás hombre es un film que incluye testimonios de expertos en violencia de género, filosofía, sexología, antropología y educación, pero también sigue la historia de un ex-proxeneta y del artista Abel Azcona, conocido por su uso del arte como herramienta de denuncia, y que cuenta con unos antecedentes muy dolorosos: es hijo de putero, como él dice, y cuando era muy pequeño fue abandonado por su madre, que se dedicaba a la prostitución.

La directora de la película quiso contar con todos ellos para plasmar esta historia: "Desde el principio tuve clara la lista de perfiles y personas participantes, de hecho era más larga, aunque no pudimos meter todo en la película por una cuestión de metraje... El proxeneta y Abel Azcona eran imprescindibles para aportar sus historias personales. Al proxeneta lo conocí escribiendo el guión de mi película Evelyn en 2010, y durante todos estos años hablé muchísimo con él para convencerle. Es un ejemplo práctico de cómo se maltrata a las mujeres, y pensé que era importante sacar a la luz lo que a él le ha hecho cambiar, ya que podía ser la clave para hacer cambiar a otros hombres".

Respecto a Abel Azcona, también era innegociable: "Lo conocí a través de un vídeo que tenía colgado en internet titulado Emphaty and prostitution, me impactó mucho. Él era una víctima clarísima de la violencia de género y si él mismo no era consciente de este hecho, difícilmente la sociedad va a detectarlo y cambiarlo. Además, como el rodaje fue largo, ellos mismos fueron experimentando sus propias evoluciones psicológicas respecto a esta idea. Resultaba muy interesante que todo esto apareciera en la película", añade.

Es así, de la mano de un ex-proxeneta atrapado por su pasado y un artista visual que transforma su dolor en provocativas performances, que Isabel de Ocampo decidió materializar sus investigaciones en forma de película. "Llevo infinidad de años trabajando y haciéndome preguntas sobre el origen de la violencia de género, ha sido todo un viaje intelectual el que me ha llevado hasta aquí. Creo que no sirve de nada plantearse por qué las mujeres son maltratadas si no vamos al origen de este tipo de violencia y nos hacemos esta pregunta: ¿por qué los hombres maltratan?".

Fotografía de rodaje de Serás Hombre.

Dándole vueltas a esta idea se decidió a indagar para saber qué es lo que les meten en la cabeza a los hombres para que ellos sientan esa superioridad y ese espíritu de dominación con respecto a las mujeres. Y además pensó que quienes realmente tenían que contestar a esa pregunta eran los propios hombres: "ellos no están acostumbrados a reflexionar sobre sí mismos en estos términos. Hacer la película con testimonios masculinos contribuye a crear nuevos referentes, hombres que son capaces de plantearse estas cuestiones sin ser por ello acusados de débiles o de flojos, o de este tipo de mensajes que les adjudican los mandatos sociales que ellos reciben", cuenta de Ocampo.

El resultado es una película que debería ver todo el mundo y que el Ministerio de Cultura ha calificado como apta para mayores de 12 años y especialmente recomendada para el fomento de la igualdad de género. "Es curioso, porque yo al registrarla solicité que pudieran verla mayores de 16 años, y el sello del Ministerio de Cultura creyó interesante que la viera una franja de edad más amplia aún", explica de Ocampo.

El feminismo, contado por quienes no suelen contarlo

La directora decidió que este es un tema urgente, y que había que contarlo de forma que enganchara al público. Para ello se guió en todo momento de su fuerte voluntad de conectar con los hombres. Al fin y al cabo el feminismo es una gran conversación... Y en su relato es mejor no dar cabida a ataques ni acusaciones, y sí a un abordaje desde el punto de vista analítico y reflexivo, lanzando preguntas y buscando construir. Ese es, quizás, uno de los secretos para que un mensaje así llegue de verdad.

El título Serás Hombre está cogido de un poema de Kipling. "Me llamó mucho la atención este poema que es un listado que tiene que tener 'un hombre de verdad'. Según el mismo, si cumples todo esto (y mira que eran cosas positivas muchas de ellas), todo lo que ven tus ojos será tuyo y serás un hombre. Me pareció muy interesante y descriptivo por ese matiz final de propiedad, de ser dueño de cosas y de personas".

Fotografía de rodaje de Serás Hombre.

¿Qué es "ser un hombre de verdad"?

El patrón patriarcal sigue siendo el mismo: 'ser hombre es lo contrario a ser mujer'. Pero, ay amigos, el rol de la mujer ha cambiado diametralmente en las últimas décadas, y ahora esa dicotomía hombre-mujer tiene menos donde sustentarse. Las mujeres ya hemos hecho nuestra parte del trabajo: ahora les queda a los hombres deconstruirse.

En cuestiones de igual de género, las líneas siempre son difusas... Por eso te proponemos una pequeña prueba para ver en qué bando está tu hermano, tu supercolega, tu primo preferido o tu pareja: en el de los aliados del feminismo o en el del machismo del siglo XXI.

"El patriarcado afecta a los hombres, claro que sí. Para empezar, con todos estos privilegios que les proporciona y de los que absolutamente todas las personas somos conscientes cada día: ganan más dinero, gozan automáticamente de la autoridad, ostentan las posiciones de poder… Son hechos que no vienen dados por naturaleza, sino que son concedidos y hay que pagar un precio por ellos: demostrar que eres 'un hombre de verdad', machote, capaz de conquistar muchas mujeres, de comportarte con ellas de un modo superior…" explica de Ocampo, quien continúa: "El patriarcado vende a los hombres que las mujeres somos malas, mentirosas, que no se puede confiar en nosotras… Eso está vigente desde los relatos más antiguos: fuimos las responsables del mal del mundo, simbolizado en el pecado original de Eva.
Por otro lado la estructura patriarcal les exige una serie de comportamientos que tienen que ver con la falta de empatía con el otro, con una respuesta sexual que se entiende que debe ser sobrehumana (el 'estar a la altura'), una serie de lógicas que suponen un peso también para ellos, puesto que les exige una forma X de comportarse para no ser tachados de blandengues. El tema de las conductas de riesgo es otro gran ejemplo: jamás demostrar que uno es débil, como si estuviera escrito en su ADN. Tiene sentido pensar que por eso los hombres viven menos: no van nunca al médico, las enfermedades son detectadas en su caso más tarde cuando quizás ya no hay remedio… Hay un montón de parámetros patriarcales que definen sus vidas y ellos mismos deberían reflexionar y acabar con ello".

Así, según apostilla la directora, el feminismo es al fin y al cabo el movimiento social y pensamiento teórico al que ellos tienen que agradecer el poder pasear el carrito del niño sin que nadie les diga nada: "el feminismo ha sido también una liberación para ellos en ese sentido".

Isabel de Ocampo, directora de Serás Hombre

No todo son facilidades a la hora de hablar de sus privilegios...

Estamos hablando de una película que no fue nada fácil de hacer. "Llamamos a miles de puertas y nos dijeron que no miles de veces. Resulta complicado pedir financiación con un guión centrado en cuestionar los privilegios masculinos. Por fortuna, y pese a que tuvimos que rebajar expectativas presupuestarias, hicimos un crowdfunding que no solo se tradujo en fondos, sino en una comunidad de personas que forman parte de la película, nos acompañan en cada presentación y en todo lo que pueden", cuenta de Ocampo.

Su distribución está siendo artesanal, de poquito en poquito, y pronto habrá nuevos pases en pantalla grande en diferentes ciudades (se puede seguir su recorrido en sus redes sociales: @serashombre en Facebook, Twitter e Instagram). En el caso de Madrid, ya hay previstas fechas en Cineteca, los días 5 de septiembre -con la presencial de Abel Azcona-, y 18, 19 y 20 de septiembre. También hay una fecha en Vitoria: 16 de septiembre en el Aula Fundación Vital. Además, la película se pudo ver online durante el mes de julio en Filmin, y volverá a estar disponible en la plataforma de VOD en una fecha por anunciar.

Una gran oportunidad para todas las personas la de conocer esta obra repleta de pildoritas de sabiduría y de experiencia con las que hacer click y que sin duda puede contribuir a que emerja una nueva masculinidad, con hombres que se incluyan en el espacio privado y en el ámbito de los cuidados, que desarrollen y trabajen su dimensión emocional, y que sean capaces de gestionar sus emociones y desechar esa idea de que el hombre aún conserva instintos animales. La humanidad ha avanzado y es el momento de que los hombres den el paso a esta nueva masculinidad.