CERRAR
MENÚCERRAR

Ponte las gafas de sol moradas y redescubre la CIUDAD en clave FEMINISTA

Ocio y Cultura
Getty

Este verano te proponemos un cambio: sal a ver tu ciudad o a conocer la que visitas con las gafas de sol moradas. ¡Aprovecha las vacaciones para mirar con ojos feministas estas ciudades!

Cuando alguien viene a visitarte sueles llevarle a conocer los lugares emblemáticos de tu ciudad: el bar con las mejores tapas, el restaurante con el plato-fusión de moda o uno de los espacios que mejorarán el feed de su Instagram. Pero si Turismo es tu carrera frustrada, le darás un paseo al estilo de un guía turístico, aunque sin paraguas color chillón. Y cuando eres tú la que viaja, más de lo mismo: además de conocer la noche y sus bares, quiere pasar (y hacerte la foto de turno) por el monumento imperdible o la casa donde nació un influencer del siglo XVIII. ¿Y qué pasa? Que sueles (solemos, nos pasa a todas) acabar viendo cosas de señores y señoros. Así que te proponemos un cambio: sal a ver tu ciudad o a conocer la que visitas con las gafas de sol con cristal morado. ¡Aprovecha las vacaciones para mira con ojos feministas estas ciudades!

Madrid

En el Barrio de las Letras, que menos mal que no se llama de los escritores, está la casa de Lope de Vega. El edificio se encuentra, curiosamente, en la calle Cervantes. Moratín y Quevedo también tienen sus calles en esta zona, rodeados de vías con nombres de santos. La que no tiene calle en el barrio aunque vivió en él es Encarnación Aragoneses, alias Elena Fortún, creadora de Celia y sus aventuras. Lo que puedes ver si levantas la vista al pasar por el número 11 de la calle Huertas es una placa (colocada hace tres años) en la fachada que recuerda que allí vivió esta escritora.

Si bajas la vista al suelo en esta misma calle, verás las frases Pérez Galdós, Bécquer, Góngora… Y, desde marzo, hay una de una mujer: "Vivir es tener opiniones, deberes, aspiraciones, ideas…", dejó escrito Emilia Pardo Bazán.

Si quieres dar una vuelta por Madrid y saber más de las mujeres que forman parte de su historia, revisa estas recomendaciones.

Barcelona

Cuando pases por el cruce de la Diagonal y el Paseo de Gracia, acuérdate de La Moños: era el mote de Dolors Bonella, una señora con un peinado muy particular, un maquillaje poco favorecedor y ropa poco combinable, que se ofrecía a cantar o recitar un verso a todo transeúnte. La población barcelonesa se la estimaba tanto que durante la Guerra Civil se ordenó un alto el fuego para que pudiera cruzar de una calle a otra.

Las Ramblas, Plaza Cataluña, Plaza de San Felipe Neri… puedes verlos con gafas moradas también con la Ruta de la Barcelona Rebelde, en la que se recorren lugares clave en la historia de la Ciutat Condal y del país, y sobre todo para la nuestra, la de las mujeres: el derecho a votar, el aborto o el divorcio, así como la represión, desde principios del siglo XX hasta mediados de los setenta

La Habana

En una ciudad donde la salsa es la reina y en cada esquina te recuerdan que es el hombre el que lleva a la mujer en este baile (como en tantos otros), hay sitios clave que tienen mucho que ver con señoras. Como en la Plaza de Armas, la única con suelo de madera de toda Latinoamérica. Y eso se debe a que en el Palacio del Segundo Cabo, que está en esa plaza, residían el gobernador de la isla, don Miguel de Tacón, y esposa, Ana Polonia García y Socoli. El ruido de los soldados, de los carruajes y de la vida en general molestaban a Ana Polonia, así que se cambiaron los adoquines de piedra por otros de madera. La calle de la esquina lleva el apellido de él, Tacón, pero lo especial del suelo se debe a ella.

Un emblema de La Habana es la Giraldilla, una estatua femenina que preside desde lo alto el Castillo de la Real Fuerza y la etiqueta de una conocida marca de ron. La inspiradora es Isabel de Bobadilla, quien en el siglo XVI, fue nombrada Capitán General de Cuba en ausencia de su marido, y le tocó defender la isla casi con uñas y dientes. Para que luego digan que somos nuevas en esto de gobernar.

Por último, no puedes dejar de ver la estatua de Cristo más grande de todo el Caribe, que también está en esta ciudad y es obra de una artista mujer: Jilma Madera. Los cubanos dicen que con su pose parece sostener un puro con una mano y mojito en la otra.

Bruselas

Si has ido a la sede de buena parte de las instituciones de gobierno de la Unión Europea, seguro que has ido a ver una famosa fuente que hay en una esquina en la que el agua surte de la estatua de un niño aliviando su vejiga: es el Manekken Pis. La primera de este tipo es del siglo XIV y la actual es una reproducción de la década de los sesenta (fue robada). Sin embargo… ¿has visto la versión femenina? Es Jeanneke Pis, menos conocida y más moderna: está en esa pose desde 1987 en la calle Impasse de la Fidelité, no muy lejos del niño, y fue costeada por el dueño de un restaurante.

Cada vez más tours pasan por Jeanneke Pis y hace mucho que un colectivo de mujeres reivindicó que el oso y el madroño de la Puerta del Sol de Madrid es, realmente, una osa. ¿Nos recomiendas lugares de tu ciudad que podemos mirar con gafas moradas?