CERRAR
MENÚCERRAR

Día Internacional del BDSM: Consejos si quieres incorporar esta práctica sexual a tu vida con seguridad

Relaciones
Foto: Cincuenta sombras de Grey

El 24 de julio se celebra el Día Mundial del BDSM (Bondage -atamientos eróticos-, Dominación, Sadismo y Masoquismo). Te explicamos qué hacer si quieres empezar a incorporar estas prácticas en tu vida sexual

El BDSM se volvió mainstream para muchos gracias a la saga de Cincuenta sombras. Las siglas para definir bondage (ataduras eróticas), dominación, sadismo y masoquismo empezaron a formar parte del lenguaje diario y se colaron en muchos pensamientos como prácticas perfectamente asequibles para llevarlas a cabo en el dormitorio sin que aquello pareciera una escena de sexo descartada de Eyes Wide Shout. Hace poco te hablamos sobre el spanking y por qué incorporar los azotes a tu vida sexual, y de cómo la dominación sexual llevaba a un personaje de Euphoria a la autoaceptación. Ahora aprovechamos este Día Internacional del BDSM para darte algunos tips que hemos recopilado para que incorporar (hasta donde quieras) este tipo de prácticas a tus relaciones sexuales.



Lo más importante, como en cualquier relación sexual, es tomar todas las precauciones para evitar enfermedades de transmisión sexual y entender que cualquier persona tiene derecho a parar cualquier actividad, a pesar de que haya accedido en un primer momento, a pesar de que la haya incluso propuesto, en cualquier momento. No solo hablamos de relaciones 'consentidas'. Hablamos de relaciones 'deseadas'. Da igual que esto vaya de dominación y sumisión, porque todas las relaciones humanas se basan, ante todo, en la libertad.

BDSM: Prácticas puntuales o una forma de vida

Como explicaba la educadora sexual para adultos Canela Anahí en la web Código Único, lo primero que hay que considerar es lo lejos que se quiere llegar con el BDSM. Si se trata más bien de incorporar algunos elementos de este tipo de prácticas (azotes, ataduras, juegos de rol, prácticas de sadomasoquismo) de vez en cuando en la vida sexual o si por el contrario se desea vivir acorde a esta filosofía de dominación y sumisión, y llevarla fuera del dormitorio.

En el caso de llevar a cabo una relación basada en el eje dominante-dominado, hay que estar alerta ante posibles comportamientos de malos tratos. Es vital que, antes de cualquier práctica, el dominante se interese por todos y cada uno de los límites y condiciones de la persona dominada y siempre se atenga a ellos. A la inversa, Anahí advierte que muchas personas dominadas desarrollan comportamientos obsesivos y pueden intentar manipular a través de la victimización. Por ello, es importante pactar el cuidado y la atención que va a haber después del encuentro.



BDSM: "Seguro, sano y consensuado"

La ex dominatrix Miranda Kane explicaba en Metro que las tres palabras básicas para practicar BDSM con seguridad son: seguridad, salud y consenso. Para saber si un encuentro es seguro, es básico tener una palabra o un gesto de seguridad que permita poner fin a la práctica. Normalmente estas palabras o gestos son diferentes a los que utilizaríamos normalmente para negar o para pedir que se pare, ya que muchas de esas palabras ('no', 'para') suelen formar parte del juego.

En cuanto a la salud, Kane recomienda prescindir de alcohol y otras sustancias para 'envalentornarte'. La parte del consenso es la más burocrática, pero es lo que hay: los acuerdos y los límites se fijan con antelación y por ambas partes. Nadie tiene que hacer nada con lo que no se sienta cómodo.

BDSM y yo con estos pelos: Qué necesitas

Kane recomienda no ir de 0 a 100% con el look en este caso. No hace falta aparecer el primer día envuelto en cuero, con arneses, fustas y demás imaginería. Merece más la pena lucir ropa que nos haga sentir confiados y sexys. Lo mismo ocurre con los accesorios. Para empezar, podemos apañarnos con cosas que se encuentran en cualquier hogar: no menosprecies los cepillos del pelo o las cucharas de madera. En cosas que sí deberías invertir, sin embargo, es en lubricante, condones, y juguetes sexuales como los plugs anales y cuerda especial para practicar bondage.


BDSM: Por dónde empiezo

Es importante establecer plazos realistas para incorporar estas prácticas de dominación y sumisión sexual a la intimidad cotidiana. Dos expertas en este kink consultadas por Bustle sugieren una inclusión escalonada de prácticas en la cotidianidad sexual. Por ejemplo, empezar por tirones de pelo o mordiscos, tanteando la tolerancia al dolor de la persona que los recibe, o pequeñas modificaciones como atar las manos a la persona que esté realizando sexo oral mientras lo haga. Otra cosa sencilla que puede ayudar a establecer la relación de dominación sería experimentar con vendar los ojos a la persona dominada y estimularle de diferentes maneras.

BDSM: ¿Soy dominante o dominado?

Algunas personas pueden tener muy claro, a priori, el papel que escogerían en este escenario BDSM, mientras que otros se preguntan si son más dominantes que sumisos. La recomendación de Kane en este caso es no cerrarse a nada y experimentar ambos escenarios. ¿Por qué cerrarse puertas justo cuando acabamos de abrirlas?