CERRAR
MENÚCERRAR

Un repaso a las CAMPAÑAS de MODA y BELLEZA pioneras en incluir mujeres e historias que sí nos representan

Social
CoWomen / Unsplash

En este momento de la historia en el que las mujeres no pensamos dar ni un paso atrás en el camino hacia la conquista de nuestros derechos, cada vez veamos más buenas prácticas en la publicidad de moda y belleza. Aquí te mostramos algunos ejemplos de aquellas campañas pioneras en eso del feminismo, la inclusividad y el body positive...

"Una buena fotografía de moda cuenta tanto de su tiempo como el titular de la primera página de un periódico", dijo Anna Wintour. Por eso no es sorprendente que, en este momento de la historia en el que las mujeres no pensamos dar ni un paso atrás en el camino hacia la conquista de nuestros derechos, cada vez veamos más buenas prácticas en la publicidad de moda y belleza. Aquí te mostramos algunos ejemplos.

Expertas en género como Yolanda Domínguez o Laura Freixas han señalado el tratamiento poco feminista que se suele dar en la publicidad a las mujeres: aparecen personas con aspecto de debilidad, infelicidad, tiradas en cualquier lado y que muchas veces son usadas como objeto. Por eso, ver mujeres que van de cena, bailan o están trabajando, nos gusta.

Campaña H&M Otoño 2016

Cuerpos musculosos, delgados, con increíbles curvas, cabellos rizadísimos, cabezas rapadas; chicas que se repantigan en el metro, comen lo que les da la gana y se besan con quien quieren; ríen, bailan y no están en pose de silueta de homicidio ni con cara de corte de digestión. La campaña de otoño de H&M de hace tres años nos sigue encantando.


Campaña Otoño-invierno 2019 de Mango

Chicas que pasan un día en el campo: pasean, juegan con su perro, montan a caballo y luego se quitan la humedad del clima escocés tumbadas en el suelo junto al fuego. Y hasta comen y se ríen. "La gente habla sobre el momento perfecto pero yo creo que todo es perfecto ahora", dice la voz en off de la publi. Ellas lo gozan.



Stop al body shaming

Que haya cuerpos con pecas, con marcas de acné, grasa, estrías, y pieles morenas, blancas y rojizas, de talla 46 o 34, es normal: la diversidad es normalidad. El movimiento body positive trata de normalizar lo que hasta ahora no ha sido normal ver en la moda, aunque lo sea en la calle.

Los efectos ya están aquí, con ejemplos como el de Tess Holliday, la primera mujer de talla grande o plus size que es parte de una agencia de modelos convencionales. No se trata de pasar de un ideal de delgadez extrema en las pasarelas a uno totalmente opuesto, sino más bien de un hakuna matata: vive, deja vivir y sé feliz.

Todos los cuerpos se visten

No podemos olvidarnos de que todo el mundo se viste. Por eso son reseñables, aunque ojalá un día dejen de serlo porque las veamos todo el tiempo, fotografías de ropa como esta de Primark, de comienzos del verano:


Pelillos al viento

Quizás esto no sea el principio del fin de la moda de la depilación (no, no siempre las mujeres nos hemos depilado) pero sí fomenta la libertad de elección sobre si queremos o no quitarnos el vello. Dejarlo crecer es algo que se admira en grandes referentes como Frida Kahlo, cuyo característico entrecejo y bigote se sigue estampando hasta la saciedad en todo tipo de artículos, y (nos) encanta...



Sin embargo, lucir los pelos que crecen por naturaleza es señalado como algo antiestético e, incluso, signo de poca higiene. "No puedo creer que hayamos llegado a un punto en que nos cuesta dinero tener un coño. Nos están obligando a pagar por el cuidado y el mantenimiento de nuestra entrepierna como si se tratara de un jardín de la comunidad. Es un impuesto oculto. El IVA del coño", señala la periodista Caitlin Moran en su libro Cómo ser mujer.


Este anuncio de una marca de cuchillas en el que las protagonistas pasan de usarlas, nos explotó la cabeza.



Gracias a las activistas y las influencers

En el mundo académico nunca falta un debate tipo: "¿El huevo o la gallina?" cuando de publicidad se habla: ¿las marcas son un simple reflejo de los cánones y los patrones existentes en la sociedad o son ellas las que los crean? Difícil llegar a una conclusión, pero está claro que la propia sociedad está pidiendo un cambio y que la publi parece estar recogiendo esa petición, al menos en las formas. Antes del anuncio de Billie, hay mujeres como la instagramer Sonia Cytrowska, quien decidió dejar de depilarse hace dos años, que muestran sus pelos como forma de activismo.


Hace años que la cantante Alicia Keys dejó de maquillarse. Antes de eso, le daba terror salir de casa sin maquillar porque se sentía desnuda. Un día se atrevió: probó qué se siente al llevar la cara simplemente lavada. Después declararía que nunca se había sentido tan empoderada. Y así cantó en la final de la Super Bowl.

Esta actitud de liberación ha despertado masivamente en Corea, donde hay un movimiento contrario a las normas de belleza establecidas. En el caso de las divas, el reto está en desprenderse del Photoshop. Hace solo unos días hemos visto a Demi Lovato superar el miedo a compartir una foto real de su cuerpo y ha exhibido su celulitis para celebrar el #NationalCelulliteDay, aunque a Instagram no le haya gustado.

Kourtney Kardashian también nos hizo un maravilloso gesto al mostrar su cuerpo sin photoshopear, luciendo un bañador y sus estrías.


Queda mucho camino por recorrer hacia una publicidad respetuosa con las mujeres pero vamos por el buen camino.

Como señaló la presidenta del Club de Creativos de España, Uschi Henkes:

"Hemos visto durante años donde la mujer cumple un papel secundario, sumiso y muchas veces cercano a un cliché sexual. Ya va siendo hora de que el sector de la comunicación opine sobre lo que se debate actualmente en la sociedad".