CERRAR
MENÚCERRAR

Por qué es tan triste y doloroso ver a una mujer avergonzada por usar pantalones cortos

Social

Una chica gorda en shorts sufre un ataque gordófobo en su iglesia y twitter se ha volcado con ella reprobando el comportamiento de su atacante... En Nylon Spain nos preguntamos ¿es mucho pedir que el body-positive esté presente en los lugares "sagrados"?

Muchos usuarios de Twitter se han indignado en los últimos días después de ver un vídeo de una mujer mayor acosando a una joven por usar pantalones cortos. La mujer mayor, Bonnie Sue Bihary, tuvo un problema con los shorts vaqueros de Jennna Munger (de 19 años) porque sentía que Munger era demasiado gorda para usarlos. El vídeo comienza con Bihary que hace referencia a otra "chica gordita" que está vestida más apropiadamente con pantalones cortos más largos. Cuando Munger le pregunta: "¿Así que estás sentada aquí y me llamas gorda?" Bihary, indignada, se pone las manos en las caderas y responde: "Oh, ¿no crees que lo eres?"

Aquí es cuando la voz de Munger se rompe, al igual que mi corazón, mientras trata de valerse por sí misma, diciendo: "Me encanta quien soy, lo siento. ¡Quítate de mi vista de una puta vez!"



El incidente ocurrió el domingo pasado, en su iglesia. Ver esta vergüenza desmoralizadora sucediendo en un lugar de adoración, en un lugar que se supone que es sagrado, desafortunadamente es muy familiar, lo que hizo que fuera aún más doloroso. Y todo se vio agravado por el hecho de que Bihary claramente pensaba que le estaba haciendo un favor a Munger.

Este tipo de adhesión a la política de respetabilidad va de la mano con principios religiosos conservadores que buscan los cuerpos, la sexualidad y la expresión de las mujeres policías. Bihary probablemente se sintió justificada en su acoso porque estaba alentando lo que sentía que era un comportamiento ético y fomentaba un ambiente más casto. Pero las buenas intenciones allanan el camino al infierno, y la conexión entre los principios religiosos y la moral personal es, en el mejor de los casos, ambigua.

Tampoco pude evitar que Bihary pareciera haber internalizado la doctrina de la gordofobia, a pesar de no estar delgada. Sí, llevaba el tipo de ropa modesta que pensaba que era lo que las personas gordas deberían usar, pero eso solo demuestra lo insidiosa que es la gordofobia, y cómo hace que las personas se odien a sí mismas y resientan a los que no se odian a sí mismas. Al crecer con miembros gordos de la familia, a menudo estaba sujeta a opiniones sobre lo que era y no era apropiado para mi cuerpo, sin tener en cuenta mi opinión. Algunas de las cosas más hirientes que se han dicho sobre mi cuerpo provienen de la boca de los miembros de mi familia.

No soy la única que encontró esta situación familiar: Munger y sus pantalones cortos de mezclilla se han visto inundados por el apoyo de Twitter de personas que se han enfrentado a la misma maldad en sus vidas.




Munger ofreció esta declaración cuando me acerqué a ella para comentar: "Quiero que la gente sepa que no están solos en la lucha por su fe, nunca dejes que nadie te hable como lo hizo esa mujer, y no seas como esa mujer". "Quiero difundir la positividad y el amor, no solo en la iglesia, sino también en nuestras comunidades. Gracias por su apoyo y amor por mí y por ayudarme a enviar este mensaje".

Su iglesia, Metodista Unida de Swansboro, también ha tomado medidas. Publicaron una declaración pública en su página de Facebook en la que aclararon que Bihary es miembro de la iglesia, pero no empleado.


Dijeron que, como resultado de una reunión entre Bihary, el personal y otros líderes de la iglesia, Bihary ha "renunciado voluntariamente como delegada laica a la Conferencia de Carolina del Norte de la Iglesia Metodista de los Estados Unidos y acordó renunciar a cualquier función de liderazgo del comité que ella haya ofrecido como voluntaria". porque dentro de nuestra iglesia ".

En un video separado publicado en Twitter, Munger también llamó a aquellos que acosaron a Bihary para que se detuvieran, diciendo: "La única forma en que podemos matar ese odio es por amor".





Contenido publicado originalmente por Sesali Bowen en NYLON US.

Traducción: Lucía Pardavila


True