CERRAR
MENÚCERRAR

Euphoria (HBO): Kat Hernandez (Barbie Ferreira) y la dominación sexual como inyección de autoestima

Social
Foto: HBO

La actriz Barbie Ferreira encarna en Euphoria, una de las series de HBO de 2019, a Kat Hernandez, un personaje que vive un viaje de aceptación y empoderamiento sexual

Muchas personas que no han visto Euphoria (HBO) la conocen como la serie de los 30 penes. Los que sí la han visto, saben que es sin duda lo más anecdótico de una ficción que nos propone una relación como la de Jules y Rue (#Rules), representa la ansiedad de manera más realista que cualquier otra cosa vista en televisión últimamente o nos regala el viaje de un personaje como el de Kat Hernandez, interpretado por la espléndida Barbie Ferreira, una subversión del arquetipo chica gordita, tímida y virgen que descubre que la confianza en sí misma es el único superpoder real que existe. Empoderamiento sexual y mental, body positive, buenas escenas de sexo y fan fiction. Kat Hernandez es uno de los personajes de 2019 y venimos a celebrarlo.

*Spoilers de Euphoria hasta el 1x06*

"Creo que la realidad de Kat es que todo el mundo a su alrededor practica sexo o se le considera sexualmente deseable, y ella no se siente así. Siente que le falta experiencia sexual, y no es porque quiera ser virgen o puritana. Le frustra no tener a nadie con quien explorar su sexualidad", explicaba Ferreira en una entrevista con The Hollywood Reporter. Cuando conocemos a Kat, es la más gorda de su grupo de amigas, la única que es aún virgen y a la que toman el pelo por ello. Esto la lleva a acostarse, más que por ganas por quitarse de encima la virginidad (que ya sabemos que es un constructo social, como hace poco nos recordó Miley Cyrus) con un chico en una fiesta.

La sextorsión y el plot twist inesperado

Además de un polvo triste, ese chico ha grabado su encuentro sexual y Kat se entera de que el vídeo circula por los móviles de todo el instituto. Sin embargo, este episodio del mal llamado porno de venganza (porque ni es porno ni la persona contra la que se utiliza es alguien de quien haya que vengarse) no termina con una re-victimización absoluta de la mujer.

En Euphoria, Kat consigue reconducir esta sextorsión de la que ha sido víctima y, aunque no hay castigo legal ni social para los responsables, ella acaba parando la dispersión del vídeo en el instituto, consiguiendo una compensación económica de uno de los culpables. Cuando su vídeo acaba en una web de porno, Kat tiene un momento eureka: hay gente a la que le parece sexy. Su cuerpo es deseado y deseable, tanto como el de cualquiera. A partir de ahí su estética cambia de manera radical y el sexo se convierte en una fuente de empoderamiento. También en una máscara para camuflar inseguridades.

Internet vs la vida 'real'

En el tercer episodio de Euphoria (Has mirado), la voz en off de Rue (ojalá Zendaya narrando mi vida) nos cuenta a modo de prólogo cómo Kat se convirtió en la chica gorda de la clase. A un verano de cambio de metabolismo le siguió una vuelta al cole con ruptura incluida: "Esa escena en la que Daniel rompe con la pequeña Kat me hizo llorar la primera vez que la vi", explicaba Ferreira a THW. "Sé que es algo bastante más ligero que lo que le ocurre a otros personajes de Euphoria, pero para aquellos que la entiendan, es muy triste saber lo que es la vida de ese chica (y lo que era la mía hasta que rompí con eso) sintiéndose invisible o incluso repulsiva".

Ese es el primer punto de inflexión de Kat, que empieza a desarrollar una identidad en Internet escribiendo fan fics (y haciéndose famosa por ello). De hecho, de esta trama nació una de las polémicas de Euphoria (no solo de una treintena de penes vive el escándalo), cuando Louis Tomlinson aseguró que no sabía nada de la escena de sexo explícita que protagonizaba con Harry Styles (aunque en versión animación) y tanto él como muchos fans de One Direction se sintieron muy molestos con los creadores de la serie.

"Es muy triste saber lo que es la vida de ese chica (y lo que era la mía hasta que rompí con eso) sintiéndose invisible o incluso repulsiva" (Barbie Ferreira)

Gracias a Larry Stylinson (así se llama su fan fic sobre la banda), Kat es una personalidad admirada online, algo que contrasta con su invisibilidad en la vida real. Esto mismo ocurre cuando, a raíz de la filtración de su vídeo sexual a una web de pornografía, la joven se da cuenta de que puede sacarle partido a su cuerpo convirtiéndose en dominatrix en sesiones de webcam y ganando mucho dinero por ello.

Al contrario que su primera identidad 'secreta' online, esta sí que tiene impacto en su vida 'real'. No solo por el cambio de look patrocinado por sus 'esclavos' sexuales, sino por cómo esto contribuye a empoderarla en sus relaciones con los chicos e, incluso, con sus amigas.

Empoderamiento sexual e inseguridad

Sin embargo, no todo el campo es orégano en el terreno del trabajo sexual y el bdsm, y aunque explorar su sexualidad lleva a Kat a sentirse más cómoda en su piel y a poner en su sitio a ese tío bueno del instituto con fama de tener p*llón que suspende en provocar orgasmos, es difícil sacudirse la inseguridad cultivada durante todos esos años. Por ello, en cuanto sospecha que Ethan, ese compañero de clase que parece genuinamente interesado por ella, la va a cambiar por una chica delgada, como hizo aquel novio de la infancia, empieza a poner barreras entre ellos.

Esta nueva actitud también le hace estar menos disponible para sus amigas. Muchos espectadores criticaron que en el quinto capítulo, ese dedicado a Maddy y su relación abusiva con Nathan, no estuviera disponible para ella porque estaba ocupada practicándole sexo oral a un chico que se había encontrado en el centro comercial. Ciertamente, es un comportamiento poco loable a nivel amistad pero, como destacan desde Entertainment Weekly, una interesante manera de desafiar el arquetipo de la mejor amiga gorda siempre disponible para consolar a su BFF delgada y popular.

Con sus pros y sus contras, Barbie Ferreira ha conseguido dar entidad a un personaje con muchas capas que desafía el estereotipo cultivado por una larga tradición de películas y series adolescentes. Kat Hernandez is that bitch.