CERRAR
MENÚCERRAR

EUPHORIA: ¿Dónde queda la nueva masculinidad en LA SERIE de HBO?

Social
Foto: HBO

La serie de la temporada de HBO, Euphoria, nos presenta a unas chicas despiertas al feminismo y a la sororidad salvo en sus relaciones con unos chicos, en su mayoría, que reproducen rasgos de la masculinidad más tóxica

Euphoria es una de las series de HBO que más ha dado que hablar (y pensar) de la temporada. Desde la manera en que representa la ansiedad (una de las más realistas de la televisión) hasta sus escenas de sexo, que nos enseñan la diferencia entre sexo consentido y deseado. Justamente en estas últimas cristaliza una de las cuestiones más candentes de la ficción: ¿dónde queda la nueva masculinidad en la generación Z que nos presenta Euphoria?

Porque sí encontramos feminismo y sororidad entre las mujeres de Euphoria. De hecho, una de las cosas que subvierte esta aproximación de Sam Levinson, el creador, a la juventud, es la clásica división entre 'las animadoras' y 'las perdedoras'. Ni Maddy (Alexa Demie) es la típica cheerleader ni Cassie (Sydney Sweeney) es solo la rubia guapa del instituto. Desde luego, Kat (Barbie Ferreira) rehúsa a conformarse con el papel de 'amiga gordita' y Jules (Hunter Schafer) encuentra un entorno femenino acogedor en el que el hecho de que sea una chica trans ni siquiera es tema de conversión. Rue (Zendaya), adicta y con graves trastornos de la ansiedad, no es una víctima de bullying indefensa. Juntas, en esa mesa desde la que observan el baile de invierno, personifican que, pese a sus rencillas y diferencias, las unas apoyan a las otras. Con sus taras, con sus relaciones tóxicas imposibles de frenar, con su empoderamiento sexual y sus heridas de autoestima.

Muy diferentes son ellos, sus compañeros de clase, sus coetáneos, que parecen vivir en un mundo en el que el #MeToo y las conversaciones sobre repensar el binarismo y el género y plantearse la violencia sexual que sufren las mujeres les resultan completamente ajenas:

- Nate (Jacob Elordi) se convierte en el macho alfa que su padre Cal quiere que sea, una masculinidad tradicional que no sabe reconciliar con los vídeos secretos que de niño encuentra en su despacho.

- McKay (Algee Smith) ha sido educado para ganar por un padre que no espera otra cosa. Cuando se plantea salir con Cassie, no tiene claro si es 'digna' de ese estatus, puesto que circulan vídeos sexuales de ella por ahí.

- Daniel, aquel tierno novio de infancia de Kat, es el hombre que se enfada si cree que va a tener sexo y finalmente no lo tiene. También es el que le enseñó a nuestra dominatrix favorita cuando eran niños que los cuerpos gordos no merecen ser queridos.



La única excepción a estos chicos que replican lo peor de la masculinidad tradicional (básicamente, el machismo), son Fezco (Angus Cloud), que se mueve en los grises morales (sí, vende droga a los chicos del pueblo y está dispuesto a utilizar la violencia para conseguir lo que quiere, pero también cuida de su abuela enferma y se niega a seguir suministrando a Rue porque se niega a ser cómplice de su autodestrucción), e Ethan (Austin Abrams), el crush de Kat, el chico más adorable de Euphoria y el único hombre al que vemos hacer un cunnilingus en condiciones en esa serie plaga de encuentros sexuales consensuados pero no deseados.

¿Es este un retrato ajustado de la conciencia feminista de esta generación?

La generación Z, más feminista, pero principalmente gracias a ellas

Los números nos hablan de que la violencia machista y sexual, la objetificación de las mujeres y las actitudes de control hacia las chicas, herencias de ese patriarcado que lleva siglos configurando las sociedades en las que nos educamos, no nos permiten ser tan optimistas con respecto a la generación Z y a esa nueva masculinidad (tan bien ejemplificada en nuestro chico de portada, Nico Tortorella) que se les supone a las generaciones más jóvenes.

En julio, el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud publicó su barómetro sobre adolescencia y género, y los resultados nos recuerdan mucho a lo que ocurre en el instituto de Euphoria. El 49% de la población entre los 15 y los 29 años se considera feminista en 2019, sí, pero ese porcentaje lo integran principalmente ellas: Las chicas que se declaran como tal suponen el 62% frente al 34% de los chicos, aunque ambos porcentajes han aumentado respecto al mismo informe que se realizó en 2017.

Por aquí hablamos de figuras que le hacen la peineta a lo que significa ser 'un hombre de verdad' como PUTOCHINOMARICÓN, de hombres que se maquillan a menudo como Ezra Miller o que llevan vestidazos en la alfombra roja como Billy Porter, el actor de POSE. De jóvenes actores, pintores y escritores como Nico Tortorella, que se considera no binario y poliamoroso, o como el intérprete Pol Monen, al que le gustaría un feminismo no asimilado por el mainstream, un feminismo combativo que provocara "cambios reales a nivel de legislación y de educación". De talentos jovencísimos como Ian Alexander, que desde su posición como hombre trans se atreve a cuestionar todo lo que le recuerde a la masculinidad tóxica.

Pero la realidad es tozuda. En España, la violencia machista en la juventud es ahora mismo objeto de preocupación para los expertos. En mayo de 2019, el Instituto Nacional de Estadística destacaba que el tramo de edad de hombres denunciados en 2018 por esta causa que más creció fue el de los chicos de entre 18 y 19 años, aumentando en torno a un 14%. A esta franja etaria le seguía la de los 25 a 29 (subiendo casi un 12%) y, después, la de los 20 a los 24 (algo más de un 9%), según recogía El País. La situación en Estados Unidos no es mucho más halagüeña: las mujeres entre 16 y 24 años tienen tres veces más probabilidades que el resto de la población de sufrir abusos por parte de su pareja, y hasta un 25% de las alumnas de instituto han sufrido abusos sexuales o físicos, según recoge la asociación Do Something.

La serie original de HBO con más espectadores jóvenes

Recientemente, supimos que el último episodio de la primera temporada de Euphoria (que deja unas cuantas dudas en el aire) consiguió multiplicar por diez su audiencia en la finale. 5,7 millones de espectadores vieron su capítulo final, frente a los algo más de 500.000 que la siguieron en su debut.

Además, HBO ha confirmado que es su serie original con más porcentaje de público joven (algo que no sorprende, puesto que se trata de su primera incursión en el género teen), y asegura que dos tercios del público en sus plataformas de streaming tienen entre 18 y 34 años, según informa The Hollywood Reporter.

Por aquí ya te contábamos por qué es una serie que también tiene fans entre los mayores de 30 (entre ellos, Leonardo DiCaprio), pero es aún más importante que, todas esas lecciones que Euphoria nos ha enseñado sobre estas cuestiones lleguen también al público adolescente.

True