CERRAR
MENÚCERRAR

HUELGA MUNDIAL DEL CLIMA: la revolución será ECOFEMINISTA o no será

Social
Drew Angerer / Getty

El 27 de septiembre se celebra una huelga mundial del clima. Un movimiento comenzado por la jovencísima activista Greta Thunberg y promovido por la generación Z que tiene que ver mucho con el feminismo.

El 27 de septiembre está señalado en el calendario en verde: es el día de la Huelga Climática Mundial, convocada por personas de todo el mundo de la Generación Z. Este será otro gran viernes de los Fridays For Future, una iniciativa creada sin pretenderlo por una jovencísima activista, Greta Thunberg, y que ya secundan miles de personas en todo el mundo, entre ellas las ecofeministas. Por aquí te hemos hablado largo y tendido de moda sostenible (la moda es la segunda industria más contaminante) y de maquillaje bio. Pero ahora te preguntamos: ¿sabes qué es el ecofeminismo?

Es un diálogo entre lo que plantea el ecologismo y el feminismo, en palabras de Yayo Herrero, quien es, entre otras tantas cosas, antropóloga, ingeniera técnica y activista ecofeminista. El match entre ambos movimientos se da al hablar de sostenibilidad y preguntarse: ¿qué es lo que sostiene la vida humana y el resto de seres vivos de la Tierra? La naturaleza, de la que formamos parte. Y, ahí, ambos movimientos proponen que hay que buscar nuevos modelos que no vayan en contra de la vida, como los actuales. El ecofeminismo concreta: hay que reorganizar nuestra forma de vivir y colocar la vida en el centro, pero no cualquier vida, sino vidas "que merezcan la pena vivirse", como señala Yayo.

Una mirada no tan nueva

Françoise d'Eaubonne acuñó el término ecofeminismo porque le preocupaba la superpoblación del planeta. Cuando las leyes de Francia aun no lo avalaban, pidió la libertad de las mujeres para decidir si querían o no tener descendencia. Esto fue en los setenta, momento en el que también surgía el ecologismo.

"Ser ecofeminista no implica afirmar que las mujeres estén de manera innata más ligadas a la naturaleza y a la vida que los hombres", explica la filósofa feminista Alicia Puleo. Lo que sí sucede es que elementos como la contaminación ambiental nos afectan más. Por ejemplo, sustancias como los xenoestrógenos (presentes en insecticida, lociones, adhesivos, etc.) parecen tener mucho que ver en el aumento de los casos de cáncer de mama.


Como sucede con otras tendencias relacionadas con los roles de género, las mujeres, por lo general, no hemos tenido acceso a las armas. Hemos tenido la responsabilidad (de forma impuesta) de hacer las tareas domésticas y de cuidar la vida de los más pequeños, de las personas mayores y enfermas. Puleo afirma: "Cuando estas características se unen a una adecuada formación y a una sana desconfianza hacia los discursos hegemónicos, se dan las condiciones para que se despierte su interés por la ecología".

El planeta es fundamental para la vida, pero también los cuidados lo son. Hasta ahora, el colectivo femenino lo ha hecho en solitario y de forma desapercibida, prácticamente invisible. Y, sin embargo, el cuidado es un "trabajo que no podemos dejar de hacer si queremos que haya civilización", en palabras de Yayo Herrero.

La influencer del ecologismo

Greta Thunberg tiene 16 años y es sueca. El año pasado empezó a faltar a clase cada viernes para plantarse ante el Parlamento de Suecia a reclamar acciones legales para abordar la emergencia climática. En ella se inspiraron jóvenes de todo el mundo: nació así Fridays For Future, un movimiento que mueve a más de un millón de personas a nivel global y que exige que se den los cambios necesarios para que, en el futuro, este planeta siga siendo su hogar. Por si acaso nadie se ha dado cuenta, recuerdan que no hay un planeta B. El 27 de septiembre saldrán a gritarlo bien fuerte a las calles en un nuevo viernes por el futuro en todo el mundo.

"Muchas mujeres me han inspirado. En el movimiento contra el cambio climático ves que las mujeres son más activas, no sé por qué", ha dicho estos días Thunberg. "Luchar contra el cambio climático tiene mucho que ver con el feminismo y hay que subrayarlo".

Y es que el ecofeminismo apuesta, en resumen, por repartir de forma justa el acceso a la riqueza natural y las tareas de cuidarla. Ya lo dice Puleo: "Las mujeres no somos las salvadoras del planeta ni las representantes privilegiadas de la naturaleza, pero podemos contribuir a un cambio sociocultural hacia la igualdad que permita que las prácticas del cuidado, que históricamente fueron solo femeninas, se universalicen, es decir, que sean también propias de los hombres y se extiendan al mundo natural no humano".

En cuestiones de igual de género, las líneas siempre son difusas... Por eso te proponemos una pequeña prueba para ver en qué bando está tu hermano, tu supercolega, tu primo preferido o tu pareja: en el de los aliados del feminismo o en el del machismo del siglo XXI.

¿Cuántas veces has visto una película en la que haya hombres hablando largo y tendido de feminismo, mirando hacia sus adentros y analizando su propio machismo? Eso exactamente lo que pasa en 'Serás hombre', la película dirigida por Isabel de Ocampo en la que da la oportunidad a los hombres de deconstruirse a través de los testimonios de otros hombres y virar hacia la nueva masculinidad