CERRAR
MENÚCERRAR

Esto NO es APROPIACIÓN CULTURAL: pasarela de moda ética, tradicional y autóctona

Social
Omar López / Unsplash

Damos una mirada más allá de las fashion week occidentales, pasando de la apropiación cultural, para ver otras tendencias que no solemos tomar en cuenta cuando de hablar de moda se trata. Bienvenidxs a una pasarela de moda ética, tradicional y autóctona

En casi cualquier rincón del mundo hay manos dibujando y cosiendo vestidos que perpetúan, rescatan o actualizan sus tradiciones a la hora de vestir. Hemos dado un paseo por los cinco continentes para conocer moda autóctona hecha por quienes la visten. ¡Entra y disfruta de nuestra pasarela diversa!

De vestimenta impuesta a signo de identidad

Bolivia fue territorio pionero en levantarse contra la corona española. También fue, claro, de los primeros en ser castigado por ello. Y una de las penas para la población autóctona fue la imposición de la moda de las mujeres españolas del siglo XVIII (mantilla y basquiñas) a las indígenas.

Con el paso de los años esa forma de vestir se ha convertido en símbolo de identidad de las mujeres originarias. Y, como en cualquier otro sitio, en Bolivia hay tendencias en colores y tejidos para faldas o polleras, blusas y encajes, y modelos que las lucen. Una de las diseñadoras de este tipo de ropa es Eliana Paco: mujer, boliviana e indígena que viste a la mujer de su tierra y que ha llevado sus diseños a la semana de la moda de New York.



También en Bolivia, la marca Folk [de los pueblos] recurre a la historia, tradiciones y festejos del país para elaborar ropa y complementos como estos:



Lo negro es bonito

Los estampados de las telas africanas son de colores intensos y de todas las formas que puedas imaginar; alegran la vida. Los pañuelos que coronan la cabeza, las largas y estrechas faldas, los tipos de corte en mangas y cuellos, son inconfundibles. La marca sueca H&M decidió traer a sus tiendas ese arte plasmado en prendas y, en vez de realizar una colección basada en el estilo de algún lugar de África, invitó a hacerlo a la diseñadora sudafricana Palesa Mokubung, que en 2004 había creado su marca, Mantsho. En lengua sesoto, esta palabra significa "lo negro es bonito".

¡Ojo! Que aquí también tenemos otras modas

Si no te mola el mundo del folclore andaluz quizá no te suene, pero hay un Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF). Y fue en él, hace cuatro años, cuando se dio a conocer Pedro Béjar. Su especialidad es la costura a medida, tanto flamenca como pret-à-porter. Toma la inspiración del patrimonio y costumbres de Andalucía: los patios, la piedra de los edificios, la luz alrededor de las marismas de Doñana, y da a sus vestidos unos volantes y vuelos exagerados.

Unión de saber ancestral y técnicas modernas

Moda consciente y sostenible: es el concepto que Manuela Álvarez da de su marca, MAZ. Es colombiana y rescata el saber ancestral de las mujeres de su tierra para darle un toque contemporáneo, dando reconocimiento a las técnicas tradicionales empleadas por las mujeres de los pueblos originarios. En muchas de sus prendas llevan visible el signo femenino del rombo que usa el pueblo emberá y, en otras, el nombre de una de las poblaciones desplazadas y olvidadas del país, la wounaan puur, para recordar que sigue ahí, con los mismos problemas.



De Japón para el mundo

El kimono es la prenda de vestir japonesa tradicional (se usó hasta la Segunda Guerra Mundial). Hay una diseñadora que se dedica a fomentar su uso, y no nos referimos a Kim Karsashian y su colección de fajas con cuyo nombre la lió un poco parda. Hablamos de Sala Okabe, una estudiosa del kimono japonesa y residente en Australia. Asegura que esta prenda "tiene mucho que ofrecer" por encima de la vestimenta occidental y, por eso, ofrece "ayuda" para adaptarla a cualquier tipo de clima. Quiere que todas disfrutemos de él. Y la verdad es que parece cómodo.



El traje del Oktoberfest más allá del Oktobertfest

El típico vestido tradicional alpino, dirndl, lo tenemos todas en la cabeza cuando imaginamos a una camarera del festival de cerveza más famoso del mundo, el Oktoberfest. Comenzó siendo la prenda de las mujeres más humildes de Baviera y Austria, y llegó a ser vestido de gala. Luego quedó relegado a algo tan tradicional como la fiesta por excelencia de la birra. Ahora, jóvenes diseñadoras le han echado el ojo y han pensado: ¿por qué no usarlo todo el año? Y es que sexy, es un rato. Atenta al rescate que ha hecho Lola Paltringer, dándole un toque punk.



Si te ha gustado esta pasarela multicultural y quieres más, echa un vistazo a las propuestas de las fashion week más allá de las de Madrid, New York, Milán, París o Londres: hay una en casi cualquier lugar del mundo. Para empezar, te recomendamos muy fuerte la de Lima y la South African Fashion Week.




El minimalismo tradicional, asociado al buen gusto y la supremacía del color negro en los estilismos de los que más saben de moda parece haber sido sustituido por el maximalismo más salvaje y el afán de hacerse notar
¿Pueden tener las redes sociales la culpa o esta corriente forma parte del imaginario de una nueva tribu urbana?