CERRAR
MENÚCERRAR

POR PABLO ARAGÓN

FOTOS POR NICK BLUMENTHAL

1 DE AGOSTO DE 2019

NICO TORTORELLA. La nueva masculinidad tiene un nombre en Hollywood


"Ello". Nico Tortorella y el cruce de etiquetas. El actor, escritor y pintor norteamericano se ha convertido, junto a Ezra Miller, en uno de los personajes de Hollywood que encarnan la nueva masculinidad.

Eran las 12 AM en el otro lado del charco. Nueva York estaba en una calma absoluta previa al aniversario de Stonewall. 30 grados a la sombra que en la ciudad de la fama y de los sueños derretían el acero de los imponentes rascacielos.

Recorría Wall Street con paso acelerado para no llegar tarde a mi cita. Una que me había hecho especial ilusión desde que hice la maleta rumbo a la gran manzana. Por fin iba a conocer a uno de los hombres que he admirado desde unos años atrás. Un hombre con discurso y con las ideas muy claras. Un artista polivalente. Un alma libre. NICO TORTORELLA.

Nicolo Luigi Tortorella me recibió en la rooftop del estratosférico edificio. El vértigo se apoderó de todo mi ser pero supe ubicar mis pies. Un desenfadado Nico estaba ante mi con una chilaba de color hueso, dejando entrever sus ganas de transmitir una comodidad necesaria. Su expresión relajada conjugada con un man bun y unas manos que todavía tenían resquicios de pintura consiguieron que un servidor apaciguase esos pálpitos entrecortados.

El actor de la serie Younger quería desnudarme el alma a través de sus poemas, y con su libro Space Between empezamos a divagar sobre la belleza de lo extraordinario, el amor ultrasensorial y por supuesto de la concepción del mundo que rodea a este ser increíblemente sensible.

El próximo guión

Nico no es ese nuevo descubrimiento a punto de estallar como si de un big bang se tratase. Es un actor con una carrera ya estructurada con ansias de mucho más. Tal es esta trayectoria que han pasado más de diez años desde que apareciese en nuestras vidas con la serie The Beautiful Life. Al poco tiempo le siguió The Following, pero no fue hasta Younger (estrenada en 2015 y actualmente en activo) donde obtuvo mayor notoriedad, interpretando el papel de Josh, el seductor tatuador de Williamsburg que arrebata suspiros.

En la gran pantalla sus papeles han sido de menor calibre pero aún así su carrera siempre ha sido muy prometedora. Ha participado en Twelve, Tresspass, Odd Thomas y Hunter & Game. Sin olvidar también su personaje en la mítica saga de terror Scream, concretamente en la cuarta entrega.

Lo que esta claro es que hablando detenidamente sobre sus personajes y lo que han significado en su vida, Nico guarda un especial cariño a Josh: "Creo que es un chico genial. Es el típico estereotipo de bro. Es un tatuador, creativo y artístico. Se deja llevar por el amor, por su corazón. Siempre está intentando tener conexiones con las personas y con todo lo que le rodea. El amor es lo más importante para él. Creo que debería dejar de buscar la aprobación externa".Y obviamente no puede dejar de sentirse identificado con la forma de ver el mundo de este personaje, Nico asegura que "somos muy parecidos. Cuanto más tiempo representas un personaje, más probable es que el director pare de escribir de ese personaje y empiece a hablar sobre ti. Me gusta decir que Josh es una versión heterosexual de mí." Y ahí es cuando Nico hizo una declaración de intenciones sobre su sexualidad.

Sin cambiar de tema, me miró a los ojos detenidamente y me habló de cómo ha vivido la grabación de esta última temporada de la serie, donde por un desarrollo imprevisto de los acontecimientos se convierte en padre: "Tuvimos que trabajar con unos diez bebés. Cuando trabajas con bebés, ellos no pueden comunicarse contigo, no pueden saber lo que están diciendo. Pero ellos reaccionan y tú tienes que saber qué hacer en esos momentos de manera muy espontánea y comunicarte de una manera que va más allá de las palabras. Es algo mucho más sensorial."

Y aunque esta muy agradecido a la serie que le ha visto florecer y con la que pretende seguir al menos un año más (aún queda la temporada que se esta emitiendo actualmente y una séptima temporada recientemente renovada), Nico es algo más que Josh y esta interesado en "interpretar un superhéroe, encarnar personajes queer, probar energías que no he probado aun… interpretar personajes que nunca he interpretado. Las posibilidades son infinitas." Para ello le gustaría trabajar con "Ezra Miller y con todos los actores queer."

“El odio se combate con mucho amor".

El eterno aprendizaje

Pero no todo ha sido un camino de rosas. Ha sufrido la crudeza extrema de lo que puede llegar a hacer la popularidad y la fama de Hollywood. Nico tiene ganas de revelar sus secretos más oscuros, sus adicciones y su punto de partida para ser la persona en la que se ha convertido. Ese proceso interno de sanación en el que se ha visto inmerso se ve plasmado en Space Between (el libro que se publicará el 17 de septiembre).

Allí estábamos los dos. Un momento muy incomodo. Me disponía a preguntarle sobre el tema de sus adicciones. No quería obviarlo. Sabía que no podía. ¿Hollywood le había llevado al extremo? ¿Fue el momento de subida a los altares? Con 31 años recién cumplidos fue capaz de hacer balance y explicarme como vivió su particular rehab: "Llevo ya diez años en la industria. Cuando empecé, lo hacía todo e iba a todas las fiestas pero, después, cuando dejé el alcohol, todo cambió. No soy capaz de ir a las fiestas."

Hubo un momento en el que asumió que perdió su magia, su rumbo. La típica historia de madurez de una joven promesa tremendamente expuesta, que pasa de ser un juguete roto a un ave fénix con ganas de volar sin cadenas. Ha conseguido llegar a ese equilibrio por el que tanto ha luchado. No le guarda rencor a Hollywood, asume su parte de culpa.

Ahora por fin es capaz de combinar los dos mundos, esos que separan a la persona y al personaje. Nico aseguró que:

"Creo que sí que disfruto de una buena combinación de los dos modos de vida ahora mismo. Siempre intento tener un pie dentro y otro fuera. Es decir, uno en el cielo y el otro en el suelo. Es muy importante tener tiempo para mí y relajarme, meditar… Tengo que hibernar y relajarme para dejar que la creatividad fluya. Aunque sí que he pensado alguna vez en dejarlo todo e irme con mis perros, pero eso nunca sería una decisión permanente."

"La inclusividad es un asiento en la mesa para todas las personas de este planeta. No importa de dónde vengas, tu color de piel, tu estatus socioeconómico, tu sexualidad, tu condición de género… Es algo totalmente interseccional."

Código de barras

La primera vez que Tortorella se etiquetó a si mismo fue en el año 2016, cuando se manifestó abiertamente como género fluido. Y desde entonces ha pasado cada hora y cada segundo explicando la forma de vivir la sexualidad y el género. Tal es su preocupación que momentos previos a la entrevista me recalcaron que jamás le atribuyese ningún pronombre. Ni él ni ella. ELLO debía ser. El "Space Between" entre ambos géneros, la fluidez.

Me asaltaban cientos de dudas, mil preguntas que ávido de conocimiento le intenté formular sin faltar el respeto. La primera en la frente.

¿Cómo te definirías? Pregunté. Y Nico con una impaciencia atropellada me respondió: "Depende de con quién hable. Dependiendo del momento en el que esté la otra persona, cambio mi respuesta. También, según sus ideas políticas y de filosofía. Si estoy hablando con una persona que no entiende que el género es una construcción social, no voy a hacer que le explote la cabeza con políticas no binarias. Si tuviera que definirme en términos de mi sexualidad diría que soy poliamoroso, pansexual, bisexual, no binario, casado, un niño, un padre en la manera de actuar... Soy todas esas cosas y ninguna a la vez". Y continuó con un discurso nada estudiado: "Por eso mismo creo que las etiquetas son tan importantes como innecesarias. En una pirámide, las etiquetas son el primer paso hasta alcanzar la cumbre".

Por supuesto me reconoció su posición de privilegio para alzar la voz por la causa LGTBIQ+, aunque entiende gran responsabilidad que conlleva:

"Creo que es increíble. He sido capaz de encontrar un espacio para mí mismo y hablar. Además, tengo audiencia, alcance, voz. Tengo algo que decir y la gente escucha. Sin no estuviese dentro de la industria del entretenimiento y fuera un arquitecto, no sería escuchado como ahora, al menos no de la misma manera, así que me siento un privilegiado."

No quiere ser una opinión más. Quiere poder cambiar las cosas: "Ayudo a una redefinición de la comunidad porque creo que tengo una perspectiva distinta. Siempre hay una discusión dentro del colectivo que no se toca: la espiritualidad. Es muy espiritual ser capaz de mirarte al espejo y preguntarte quién eres y a quién amas o cuáles son tus deseos. Eso requiere una conexión con algo más allá. Todo el mundo se cree que la palabra 'sexualidad' solamente se refiere al sexo, que es algo pervertido. Pero eso no es así: más bien se refiere a cómo construimos el amor. Gran parte de mi trabajo trata sobre alcanzar una fuente más allá. Cómo amamos, cómo creamos la vida…"

Metidos en materia me vine arriba e intenté exprimir al máximo su discurso. En incontables ocasiones ha dado charlas sobre su filosofía de vida y creía muy relevante poner especial atención en sus concepciones. El poliamor, por ejemplo, es una de las etiquetas que integra en su definición personal: "Es totalmente natural que un ser humano busque más de un tipo de amor. El matrimonio y la monogamia se han creado por la colonización y la iglesia. La iglesia nos dijo que necesitamos cierta familia establecida para sobrevivir pero es algo erróneo".

La charla distendida atravesó varios momentos en los que la tensión del inicio había desaparecido, pero Nico necesitaba exponer todos sus pensamientos:

"10 mujeres trans de color han sido asesinadas este año. 7 mujeres transexuales han sido asesinadas el pasado mes de junio y nadie habla sobre esto. Tenemos que seguir luchando para seguir vivos. Tenemos que mejorar nosotros mismos. No podemos esperar que los gobiernos y la legislación nos reconozcan como válidos."

Hay personas intolerantes conducidas por el odio alrededor de todo el mundo. Es algo que ha pasado de generación en generación. Hay gente que piensa que tiene más derechos que otras personas. No es mi misión principal deconstruir esto, pero sí inspirar a otras personas para luchar contra ese odio." Con la boca entreabierta ante tal discurso embriagador le pregunté el cómo combatir ese odio a lo que contestó: "Con amor y más amor. No podemos luchar con armas y odio. Mirar el mundo desde los ojos de esas personas intolerantes tiene que ser muy triste y siento pena por ellos. Porque ese odio fue enseñado. Alguien les orientó mal y les dijo que esa era la manera en la que tenían que comportarse."

"Espero que la gente sepa más sobre mí. Y, más importante, quiero que aprendan más sobre ellos mismos y que se vean en mi historia. Esto es una liberación."

Space Between

Ya casi estábamos acabando la entrevista, el tiempo apremiaba. Nico tenía que prepararse para una de sus tantas charlas, en este caso era con Bustle. Pero no podía irme sin hablar sobre su bebé, su segundo libro. Una autobiografía en la que había plasmado su alma: "La gente se pregunta cosas todo el rato. Quería un lugar donde la gente pudiera encontrar algunas respuestas a esas preguntas. No todas, pero algunas. Realmente quiero que la gente se vea a sí misma reflejada en todo lo de su alrededor."

Desnudarse de este modo no ha sido tarea fácil, tenía que exponer toda su vida a lo desconocido. Lo entendía perfectamente pero necesitaba indagar en el proceso creativo de la obra: "Sabía que tenía que escribir este libro desde hace un par de años. Sabía que tenía que dar un paso atrás y conocerme más a mí mismo. Tuve que indagar sobre mi historia, mis ancestros, mi pasado, el sitio de dónde vengo… Cuando empecé a escribir este libro, estaba en mi salón y llené todas las paredes con guías de todo lo que había hecho los primeros treinta años de mi vida y mi cuerpo colapsó. Me dio un ataque de pánico, me caí de espaldas y no pude hablar durante un par de semanas. No sé si has oído hablar de las manifestaciones somáticas pero es cuando tu cuerpo está jorobándote por todo lo que has pasado. Gran parte de mi trabajo está basado en revivir el pasado para curarme. Es contar una historia y auto cuidarse. Esto fue realmente el proceso creativo del libro y también el proceso de mi vida. Espero que la gente sepa más sobre mí. Y, más importante, quiero que aprendan más sobre ellos mismos y que se vean en mi historia. Esto es una liberación. No es aceptación, no es tolerancia. Es liberarte a ti mismo en este mundo."

"No siento que naciese en el cuerpo equivocado, me gusta mi cuerpo. Pero sí creo que nací en el mundo equivocado. Se trata de romper esos límites y barreras que existen."

La espiritualidad, Dios… existe en todos nosotros y también lo puedo ver en cualquiera: en ti, este móvil, mi pareja, mi familia… Son esas fuerzas espirituales las que me inspiraron.

Por eso mismo este libro es una historia de amor. Amor a uno mismo, al mundo y a todo lo que rodea a la figura de Nico Tortorella. 253 páginas de Nico en estado puro.

EDITORIAL
EDITOR IN CHIEF: PABLO ARAGÓN


PRODUCCIÓN
FOTÓGRAFO: NICK BLUMENTHAL // ESTILISTA: PASCAL MIHRANIAN // GROOMER: LAILA HAYANI