CERRAR
MENÚCERRAR

Todo lo que te rodea. La NUEVA MASCULINIDAD ha llegado

Social
Nick Blumenthal

La fluidez es un nuevo concepto que esta en boca de todos, ahora bien ligado a otro que ha entrado en escena: Nueva masculinidad. ¿Qué significa? ¿Tiene que ver con la sexualidad y el género? No tiene porqué.

El 1 de julio relaté cómo me había equivocado en mi carta del mes de Junio y os prometí que jamás volvería a pasar. Me encontraba en un momento de efusividad contenida tras haber vivido unos instantes con nuestra cover story de agosto, Nico Tortorella. Sus palabras habían sido un soplo de aire fresco y una fuente profunda de inspiración.



Había vivido una revelación espiritual en la que sentía que me tenía que dejar llevar. Era un viaje a lo desconocido, a explorar el yo interior. Uno que a veces nos abandona sin darnos cuenta. Y allí estaba, estoico, intentando procesar todo lo que estaba sucediendo en mi ser. Desataba esa constricción a golpe de desechar esas etiquetas sociales que me venían dadas.

En eso se basa la vida. En ir aprendiendo de cada una de las situaciones y personas que te rodean. Nada está predeterminado. Ese día, por ejemplo, me di cuenta de que tenemos esa extraña (y errónea) manía de tener que definir a las personas. Por eso mismo y bajo ese pretexto hemos querido dedicarle este mes a la nueva masculinidad, la misma que no tiene ningún tabú y que no necesita estar marcada con una letra escarlata que pueda definirla. Ezra Miller es un claro ejemplo de ello.

Siento como se diluye todo. Cómo lo que desde hace tiempos inmemorables no era lo socialmente estipulado y admitido, ha pasado a ser un tema del que poder debatir. Ahora han surgido nuevas conversaciones de género y sexualidad. Han aparecido nuevos modelos de familia, nuevas formas de ser.

Creo en la diversidad y también en que hay un futuro ya presente donde la heteronormatividad queda relegada a un segunda plano. En definitiva, una nueva masculinidad que no entiende de sexo.

Ahora queridos lectores haceros estas preguntas: ¿Hasta dónde llegan las cadenas de la sociedad? ¿Somos capaces de respetar cualquier forma de expresión? La respuesta es bien simple: Love, love, love.