CERRAR
MENÚCERRAR

VPH. Tres letras que cambian la vida. Entrevistamos a Olga Hueso, autora de VIVE POR HOY

Social

El VPH es el Virus del Papiloma Humano. Hay más de 100 tipos y alrededor del 80% de la población española sexualmente activa lo tendrá en algún momento de su vida... Hablamos con la escritora Olga Hueso, que lo ha padecido, sobre el libro autobiográfico en el que cuenta su experiencia.

"Puede ser nada o ser cáncer". Con ese tacto el ginecólogo le dijo a Olga Hueso que tenía el VPH. Unas siglas que hasta que no te tocan de cerca puede que no sepas su significado, y eso que se refieren a la infección de transmisión sexual más frecuente en España según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. El VPH es el Virus del Papiloma Humano. Hay más de 100 tipos, de los que 40 pueden afectar al ser humano. Las verrugas genitales, junto con el cáncer de cuello uterino, de vulva, vagina, ano, pene y hasta de la parte posterior de la garganta (la orofaringe) son posibles síntomas y consecuencias. En el 80% de los casos el virus desaparece solo y no pasa nada, pero hay un 20% que no se marcha y puede derivar en todo lo mencionado. Cuando le dijeron que podía ser nada o ser cáncer, Olga tenía 22 años.

"Ha sido un viaje muy largo", cuenta esta madrileña de melena oscura a través de una aplicación de videoconferencia. "Todo comenzó hace 8 años. Era súper jovencita. Cada una lo vive de un modo diferente y es importante darle la importancia justa. Yo fui de esas mujeres que entró en shock". Y es que en una sola frase del médico venían dos posibilidades muy contradictorias: la de seguir con la vida pero con revisiones médicas regularmente, o la de algo que requeriría un tratamiento médico intenso y mayor preocupación. El VPH es el causante del 10% de los cánceres que afectan a las mujeres, y lo pueden tener y transmitir tanto nosotras como los hombres.

Tres tabúes en uno

"No estamos enfermas: somos mujeres portadoras", apunta Olga. "El VPH ha estado muy ligado a mi vida". Tanto, que hay un libro de tapas rojas en las que en letras grandes pone: VPH. Olga Hueso. Y lo tiene agarrado mientras habla de lo que hay en sus páginas. No va de tener el virus sino de vivir con él y de un conglomerado de tres tabúes en uno, afirma la escritora: sexo, vagina, enfermedad. Porque entra en tu cuerpo mediante relaciones sexuales, afecta al órgano reproductivo-sexual e implica ir al médico.

"Cuando tienes el virus te dan tres meses entre una consulta médica y la siguiente. Respiras aliviada, hasta que llega el momento de volver", explica Olga. "Esos bajones son contraproducentes para el virus pero así es como lo hace el sistema sanitario".

A ratos Olga cierra los ojos para contar todo lo que ha pasado en estos ocho años. Es como si reconectara con todas esas vivencias. "Lo viví en solitario, sufrí mucho". Cambió de especialista varias veces y también decidió probar otras formas de sanar, sin dejar de ir a la consulta. "No diría que hay que dejar de ir al médico pero sí que debemos verlos como intermediarios, consejeros".

Hace tres años se fue a vivir temporalmente a una comunidad matriarcal en Panamá en la que el VHP es frecuente para conocer otras formas de vivir con él. "Es importante compartir. Por el camino fui recuperando la soberanía sobre mi cuerpo y mi salud. Puede sonar esotérico, místico: pero es un ejercicio de soberanía recuperar el lenguaje que hemos cedido a los ginecólogos".

Cuando regresó de Latinoamérica le ofrecieron escribir una serie de cartas para el blog del festival Tierra de Lunas, que es un encuentro de mujeres. La primera fue dirigida a una probable hija futura:

Hay tantas decisiones sobre tu propia libertad que otrxs tomarán por ti.
Antes de que nazcas y mientras crezcas y cuando envejezcas y mueras.
Otrxs tomarán las decisiones que te pertenecen.
Lo veo y no puedo evitar sufrir y no puedo evitarlo mientras tomo esta decisión por ti de hacerte
carne y hueso y sueños y frustración:
Otrxs te tomarán como si les pertenecieses.

Poco después la llamó una editora y le propuso dar forma física a aquellas cartas; convertirlas en un libro. Para Olga aquella llamada significó acariciar su gran sueño: escribir un libro. Al día siguiente fue a la consulta del ginecólogo y le dijeron que el virus había avanzado y debían operarla. "Ahora no, pensé. Se juntaron mi mayor miedo, que era la operación, y mi mayor sueño, el libro".

En esos tres meses estuvo escribiendo y lo hizo hasta que en la camilla del hospital tuvo que dejar la libreta para entrar a quirófano y la tomó después, mientras se recuperaba. "Yo puedo escribir desde mi verdad. No lo he escrito para mujeres con VPH, comparto mi experiencia. Cuento cosas que sentí que eran importantes, cartas que me hubiera gustado recibir a mí como mujer".

El título completo del libro es: VPH: Vive por Hoy. "Las palabras tienen el potencial de cambiar la vida. Y esas tres letras me la cambiaron. Yo las resignifiqué, me apropié de las siglas. Esto ha pasado por mí y sale de otra manera. El VPH me ha enseñado mucho. Lo importante es que cada mujer puede resignificar".

Siguiendo su premisa que es importante compartir, Olga afirma que lo íntimo es universal y que es importante pulir la voz propia para que sea contenedora de más voces.

Después de la tormenta que supuso la confluencia entre su mayor miedo y su gran sueño, ha llegado la calma. Y con ella, la idea de un nuevo libro. "Quiero recoger voces de mujeres porque estamos viviendo un momento histórico, distinto".

Esta carta es una carta incompleta. Quería decir muchas cosas y sólo he desparramado unas cuantas ideas desordenadas. Pero han salido de mi corazón. Así será mi paso por esta tierra. Esta es una carta imperfecta, pero hermosa y suficiente, como lo soy yo. Como lo serás tú.

Alrededor del 80% de la población española sexualmente activa tendrá en algún momento de su vida el VPH. Existe una vacuna para prevenir algunos tipos del virus. Lo transmiten hombres y mujeres. Solo se vacuna a mujeres.