CERRAR
MENÚCERRAR

'La SALUD MENTAL no es moda' o por qué todo el mundo está hablando del desfile de GUCCI en MFW

Desfiles y diseñadores
Getty Images

"Mental Health is not Fashion". Esa es la frase que podía leerse en las manos de una de las modelos de Gucci en la Semana de la Moda de Milan. Muchos lo ven como inadecuado. Otros lo defienden. La polémica sobre el desfile de la firma está servida.

Que la moda encuentra inspiración en cualquier parte no es ninguna sorpresa. De hecho, por no ser no es ni nada nuevo. Andy Warhol ya hizo lo mismo que Moschino en 2017 pero en 1962 e inspirándose en una lata de sopa que pasaría a la historia en vez de en productos de limpieza. Aquella colección fue tremendamente aclamada por la crítica pero algunos productos, como la colonia con forma de limpiacristales, por el contraria fueron severamente criticados por el público, atribuyéndoles connotaciones machistas.



La moda, como el arte, tiene mensaje. Un mensaje que si bien muchas veces puede ser subjetivo y admitir interpretaciones, otras veces está claro. Cuando es una de las modelos de la propia firma del desfile la que lanza el mensaje, no hay lugar a dudas. Esto ha sido precisamente lo que ocurría hace unos días durante el desfile de Gucci en Milán. La capital italiana de la moda acogía el pasado domingo 22 de septiembre el desfile de la firma capitaneada por Alessandro Michele. Las expectativas eran máximas, la colección primavera-verano rompía así con el estilo rococó de las anteriores, líneas limpias, cortes sencillos y prendas depuradas. Una parte de la colección cuenta con un marcado regusto a nostalgia de los 70, otra reflexiona sobre el sexo a través de prendas de carácter fetichista o chaquetas donde podían leerse palabras como "Orgasmique". Hasta aquí todo bien.

Gucci 2020 Gucci - MFW 2020 Getty Images

El problema se sitúa en una parte de la colección, formada por impolutas prendas blancas inspiradas en camisas de fuerza que fueron desfilando sobre el pasillo mecánico. Una de las modelos además desfiló con las palmas en alto en las que podía leerse "Mental health is not fashion" (La salud mental no es moda) estableciendo así una dura crítica a esta "inspiración" de la firma italiana.

Getty Images

Getty Images

Getty Images

Este acto fue espontáneo, no se trataba de ninguna performance del desfile y, la modelo en cuestión, Ayesha Tan Jones, quiso explicar en Instagram los motivos que le llevaron a lanzar este mensaje: "Como artista y modelo que ha experimentado sus propios problemas de salud mental, así como los de miembros de su familia y seres queridos que han sufrido depresión, ansiedad, bipolaridad o esquizofrenia, es hiriente e insensible que una gran casa de moda como Gucci use estas imágenes como concepto para un momento de moda rápida", declaró.

Asimismo, Michele quiso explicar que este conjunto de piezas (que no saldrán a la venta) se trataban de "una forma de mostrar la versión más extrema del uniforme dictado por la sociedad y quienes la controlan".