CERRAR
MENÚCERRAR

Desmontando, en 9 firmas de moda, a la invitada de BODA MILLENNIAL

Desfiles y diseñadores

Trajes de dos piezas con los que subvertir el código binario, vestidos que desafían los convencionalismos y muchas opciones en corto para bailar (y bailar toda la noche!) Así podría vestir una invitada millennial cuando tiene una boda a la vista...

Por Bruno Fabra

·

Delicados encajes, vestidos cuajados de 'paillettes' y bordados, abullonadas faldas de corte princesa... Son algunos de los elementos con los que tradicionalmente se ha identificado a los looks de invitada. Sin embargo, las mujeres de la generación millennial (es decir, las nacidas entre 1982 y 2004) se alejan de ese imaginario en favor de otros conceptos tan inusuales como necesarios en la estética bridal.

En palabras de Sofía Arribas, directora creativa de Sophie et Voilà, "Estamos en un momento en el que las mujeres se distancian de 'Disney' y deciden que quieren ser ellas mismas, sentirse sexy o como una mujer de portada. Como siempre, pretenden que su look guste a su novio, familiares y amigos pero ahora, por encima de todo, lo que quieren es gustarse a ellas mismas".

Precisamente para esas invitadas atípicas, en Nylon hemos seleccionado algunas opciones de nueve marcas cuyas propuestas se alejan de los tradicionales vestidos en favor de otras alternativas como: trajes dos piezas con los que subvertir el código binario, siluetas y tendencias al margen de convencionalismos y, por supuesto, muchos vestidos cortos para bailar (y bailar toda la noche!)

Sophie et Voilà

moda invitada boda millennial sophie et voila

La directora creativa de Sophie et Voilà supo darse cuenta de que las mujeres que en su día a día están acostumbradas a un estilo casual, no se sentían cómodas con recargados diseños para vestirse en las fechas señaladas. De ahí que se decidiera a lanzar su propia etiqueta con la que ya ha cautivado a infinidad de clientas y a celebrities como Elsa Pataky, Sandra Escacena o Ana Fernández entre muchas otras.

Para ello, la firma apuesta por diseños de aire minimalista, sobrio, con líneas muy rectas pero a su vez femeninos y muy chic pensados para mujeres que valoran la creatividad y la artesanía pero que, por encima de todo, buscan un vestido que represente su genuina personalidad.

CÉLIAvalverde

Sorolla, un certamen de belleza en el Nueva Orleans de los años 60, el exceso de la Generación 00s, la cultura Motown... No son pocas las referencias sobre las que se forja la última colección de la firma CÉLIAvalverdeen la que se descubren inesperadas propuestas para los eventos de primavera como este vestido fluido con estampado 'polka dots'.

Becomely

moda invitada boda millennial becomely

Becomely es el fruto de un juego. El de Quique Vidal, su director creativo que desde 2013 se propuso lanzar una marca que reflejase su propia filosofía de vida: pasarlo bien y disfrutar con la moda. Sus diseños de aire fresco, encuentran belleza en la naturalidad y consiguen convertir lo inocente en sexy y hacer de lo sexy una cosa de niños. De su colección nos quedamos con este original diseño en un ácido amarillo lima.

Sophie and Lucie

moda invitada boda millennial sophie and lucie

Las hermanas Sofía y Lucía Fernández Roca diseñan vestidos para invitadas a las que no les interesan los tópicos que marca el dress code. Sus piezas están dotadas de una segunda vida, para que puedas vestirlas en una gran celebración y seguir disfrutandolas después en todo ripo de eventos. Elegantes twin-sets de dos piezas y monos como el lavanda de la imagen, dan buena muestra de ello. Menos es más.

Roksanda

moda invitada boda millennial roksanda

En más de una década desde el lanzamiento de su sello, Roksanda Ilincic ha desarrollado una inconfundible estética de diseño centrada en la mujer. Su repertorio dibuja, a veces, una nueva silueta como la de este traje de patronaje sobredimensionado capaz de desdibujar los perfiles entre géneros porque, si un hombre puede ir con traje a un evento ¿quién dice que una mujer no pueda hacer lo propio?

Attico

moda invitada boda millennial attico

Sofisticación, actitud y temperamento son el ADN que caracteriza a la firma que fundaron en febrero de 2016, las influencers Gilda Ambrosio y Giorgia Tordini. Su repertorio está destinado a satisfacer las ideas de las invitadas más osadas. Para un evento de tarde, el look de la imagen, se convierte en un valor seguro a pesar de combinar alguna de las tendencias más osadas de la temporada como el tye-dye o el binomio verde y azul. Como accesorio no falla una limosnera, eso sí, con ¡mucha pluma!

Erdem

moda invitada boda millennial erdem

La casa que Erdem Moralioglu y Philip Joseph compraron recientemente en Bloomsbury sirvió de inspiración para una colección plagada de propuestas a las que cualquier mujer joven y arriesgada podría decir ¡Sí, quiero! Las referencias Victorianas conviven en una colección con guiños a las políticas actuales de autoidentificación de género, porque ¿Quién dijo que la modernidad no podía fundamentarse en la tradición?

Johanna Ortiz

La experimentación en los volúmenes definen las creaciones de la diseñadora Johanna Ortiz cuyas sofisticadas colecciones adornadas con volantes, formas escultórica y distintivos cortes permiten vestir a la invitada perfecta. Un look de inspiración flamenca, como el de la imagen, haría las delicias de cualquier fashion insider.

Redondo Brand

moda invitada boda millennial redondobrand

El cuño made-in-spain es uno de los principales valores de Redondo Brand, la enseña que hace unas semanas lanzó Jorge Redondo. El vestido se convierte en la prenda estrella de una primera colección en la que también se encuentran sofisticados tops, blusas y faldas que se adaptan a las tendencias del momento. Hay muchas opciones apetecibles en su repertorio, a precios muy accesibles...

Pero si tuviéramos que quedarnos con uno, sería con este vestido de silueta tubular que se complementa con unas impresionantes mangas abullonadas, porque sí, se puede vestir de negro y acertar en una celebración primaveral.



El fenómeno 'slow fashion' surgió como una alternativa al consumo masivo de moda. Y no sólo es bueno para el planeta o para las personas que trabajan en la industria, sino que las prendas te durarán mucho más y no tiene por qué ser más caro que la alternativa industrial.