CERRAR
MENÚCERRAR

TOPSHOP cierra sus tiendas en USA, ¿adiós a la icónica firma que marcó el estilo de los 2000?

Desfiles y diseñadores
Jason Kempin / Getty

La firma británica Topshop anuncia el cierre de todas sus tiendas en Estados Unidos y también de dos decenas en Reino Unido. Mientras la compañía señala como causa de su debacle a las compras online (que además de destruir el planeta están acabando con grandes cadenas de 'retail'), algunas voces críticas apuntan a que no ha sabido adaptarse ni fidelizar a la generación zeta

Justo diez años después de aterrizar en en Estados Unidos, Topshop anuncia que cierra todas sus tiendas y declara la bancarrota en el territorio. Además, su compañía matriz, la británica Arcadia Group, prepara una reestructuración que podría afectar a otros 23 establecimientos en Reino Unido e Irlanda.

¿Mató Asos a la estrella del retail? ¿Lo hizo el presidente de la compañía, Philip Green, cuyo comportamiento machista y racista salió a la luz hace unos meses y provocó que muchos consumidores boicotearan la marca y que la mismísima Beyoncé dejara de vender sus prendas Ivy Park a través de sus tiendas?

La firma británica abrió su primera tienda en suelo estadounidense en Nueva York en 2009, y desde entonces había ampliado su presencia con otros diez establecimientos en ciudades como Los Ángeles, Chicago, Houston, Miami y Las Vegas. Sin embargo, y tras declarar la bancarrota, Topshop se retirará por completo de la venta física en Estados Unidos, aunque mantendrá sus puntos de venta en la cadena de tiendas de lujo Nordstrom y la posibilidad de adquirir sus prendas online.

Topshop, ¿otra muestra de que el apocalipsis del retail es una realidad?

Topshop se une a la tendencia de cierres masivos de puntos de venta físicos en Estados Unidos. Hace un par de meses, Gap, Foot Locker, Victoria's Secret (de cuyo difícil futuro te hablábamos hace poco) y JC Penney anunciaron en un par de días el cierre de 465 tiendas, confirmando lo que medios especializados como Bloomberg han llamado el apocalipsis del retail. El propio CEO del grupo Arcadia, Ian Grabiner, que en la nota de prensa con la que anunciaba el cierre de tiendas apuntaba al cambio de hábitos de consumo y la competencia online como causas de la debacle de la firma.

Arcadia Group cerró 2018 con un encogimiento en sus ventas del 10,5%, consolidando la tendencia a la baja de los últimos años. Además de Topshop (y Topman), la compañía posee otras firmas como Dorothy Perkins, Miss Selfridge o Evans, y todas ellas generan pérdidas, por lo que se valora el cierre o la venta del grupo al completo.

Topshop nació a mediados de los 60. En los años 90 la firma abrió una flagship store en Oxford Street, la calle comercial más codiciada de Londres. Pero fue a comienzos de 2000 cuando empezó a despegar de verdad, presumiendo de colaboraciones con grandes diseñadores como Alexander McQueen o Stella McCartney y lanzando la primera colección de Kate Moss en 2007, una alianza que se extendió hasta 2014.



Sin embargo, y aunque el auge del comercio electrónico y de plataformas como Asos, con capacidad para renovar su oferta y adaptarse más rápidamente a las tendencias sobrepasan a compañías con mucha presencia física como Topshop, hay voces que critican a la dirección creativa de la compañía, que ha vivido de las rentas de un pasado glorioso, a la subida sostenida de precios y a la incapacidad de conquistar a los compradores de la generación zeta a la vez que perdían a los fans fieles millennials.

Mientras miles de puestos de trabajo están en juego y Topshop se convierte, quizá, en otra señal de que el apocalipsis del retail se cierne sobre nosotros, se ha visto al CEO de la compañía, Philip Green (que además es Lord del Imperio Británico), en su yate de Mónaco ¯\_(ツ)_/¯

True