CERRAR
MENÚCERRAR

La ¿imparable? crisis de Victoria's Secret: dimisiones, cierre de tiendas, críticas por su modelo de belleza...

Desfiles y diseñadores

La firma de lencería Victoria's Secret acapara titulares y ninguno es positivo. El último, la dimisión de su jefe de marketing Ed Razek, responsable de comentarios tránsfobos. A ello se une el cierre de tiendas y las críticas por su inmovilismo y falta de diversidad

¿Estamos asintiendo al fin de la era de Victoria's Secret? Desde hace unos meses, todos los titulares que protagoniza la famosísima firma de lencería hacen referencia a su caída. ¿Lo último? Ed Razek, el hombre que les puso las alas a los ángeles de Victoria's Secret (alguno de ellos hoy arrepentidos, como Karlie Kloss, que califica la marca de tóxica) ha abandonado el barco. Tampoco es alguien a quien extrañar mucho, ya que es la persona que dijo que en un desfile de Victoria's Secret (esos que según una modelo de la firma no se van a repetir más) no debería nunca desfilar una persona gorda o una mujer trans. Nunca digas nunca, Razek, porque la marca acaba de contratar a su primera modelo transgénero, Valentina Sampaio, seguramente para intentar frenar esa imagen de poco inclusiva, diversa y afín con los tiempos que está causando la debacle de los últimos tiempos.

El pasado abril ya te contábamos la difícil situación de Victoria's Secret, cuando su compañía matriz, L Brands, vio su calificación rebajada por Moody's de 'estable' a 'negativa'. El stock de L Brands ha estado "cayendo más del 25% año tras año, más del 70% desde el pico que alcanzó la compañía en diciembre de 2015". Incluso las audiencias del VS Fashion Show han sufrido una caída sostenida en los últimos años, destacaba el informe de la agencia de calificación, que básicamente desaconsejaba a los inversores poner dinero en la marca.

Victoria's Secret y su caduco modelo de belleza

La apuesta constante de la firma por un modelo de belleza blanco, delgado, cis y heteronormativo resulta cada vez más caduco para medios de comunicación y consumidores. Y todo ello cristalizaba en su famosísimo y televisado desfile anual, en el que las maniquíes del momento aparecían con las espectaculares alas e incluía la actuación de una estrella del pop (por ahí vimos a Taylor Swift o The Weeknd).

Halsey, la artista invitada en 2018, criticó duramente el espectáculo después de haber participado en él, precisamente a raíz de las declaraciones de Ed Razek, el ya ex jefe de marketing de Victoria's Secret acerca de no incluir a personas trans en el show porque debe ser "una fantasía". "Desde que era joven que ha encantado el desfile de Victoria's Secret. Actuar este año junto a otros increíbles artistas y trabajar duramente con modelos/amigas, se suponía que tenía que ser la mejor noche del año para mí. Sin embargo, después de grabar la actuación, hubo algunos comentarios sobre el desfile que simplemente no puedo ignorar", comentó la cantante, que anunció una importante donación a una asociación de apoyo para personas trans. Por ello, cuando Shanina Shaik declaró al Daily Telegraph que no habría show en 2019 resultó una sorpresa a medias.

A finales de 2018, la firma fichó a Winnie Harlow, la bella canadiense con vitíligo, como nuevo ángel en un intento de demostrar que también le interesan las bellezas diversas. Pero el hecho de que hace unas semanas anunciasen las incorporaciones de Barbara Palvin y la española Lorena Durán (la primera de nuestro país en fichar por VS) como modelos curvies no ha ayudado en nada a mejorar la imagen pública de Victoria's Secret, dejando patente lo perdida que está la firma si considera que los cuerpos de estas dos mujeres pueden calificarse de XL.

En los tiempos del #MeToo y el despertar feminista, dos de las top más icónicas para la firma, Adriana Lima y Karlie Kloss han confirmado en diferentes ocasiones que su decisión de alejarse de VF responde a una mayor conciencia activista. Lima, que llevaba desfilando para la marca desde 1999 anunció su retirada en 2018 tras hacer declaraciones públicas sobre lo cansada que está de las imposiciones de estándares de belleza poco realistas para las mujeres: "No volveré a quitarme la ropa por una causa vacía", explicó en su Instagram. Más explícita fue Karlie Kloss, que colgó las alas en 2015, con 22 años, aunque volvió como invitada en el show de 2017, aseguró que su abandono "fue porque no sentía que fuera una imagen que reflejara realmente quién soy y el tipo de mensaje que quiero enviar a mujeres jóvenes de todo el mundo sobre lo que significa ser bella".

Todo ello va acompañado de descensos en las ventas y cierres de tiendas. En el primer trimestre de 2019, la empresa anunció la clausura de 53 establecimientos en Estados Unidos, que se unía a la de una veintena de tiendas en Norteamérica el año anterior. No obstante, el cierre de puntos de venta físicos parece una tendencia imparable en la industria del retail. Hace poco hablábamos de Topshop, que se pasaba a la venta online 100% en USA y de deshacía de dos docenas de locales en Reino Unido.