CERRAR
MENÚCERRAR

SLOW FASHION. Aquí está (real) todo lo que tienes que saber

Tendencias y estilo
Getty Images

El fenómeno 'slow fashion' surgió como una alternativa al consumo masivo de moda. Y no sólo es bueno para el planeta o para las personas que trabajan en la industria, sino que las prendas te durarán mucho más y no tiene por qué ser más caro que la alternativa industrial.

Vivimos en la era del fast food, el fast thinking y también Ddel fast fashion. La rapidez y la inmediatez están a la orden del día pero, esta prisa por crear, el apetito voraz por comprar y también por vivir tiene una serie de características negativas que están afectando seriamente a la salud del planeta. Los datos son preocupantes, si antes en Europa se usaba de media una prenda 103 veces antes de tirarla, ahora la cifras ha bajado hasta las 95 veces. En Estados Unidos los números son incluso más preocupantes... Y es que se utiliza una prenda una media de 34 veces.

Street Style - LFW February 2019 Getty Images

Las grandes cadenas de moda se han convertido en las principales suministradoras de las prendas que nos visten. No hace falta más que pasear por las calles para percibir que los comercios locales escasean cada vez más. Sin embargo, hay un fenómeno que cada vez está cogiendo más fuerza: la llamada slow fashion.

¿Qué es el 'slow fashion'?

El slow fashion surge como respuesta al fast fashion, aunque siempre ha estado presente. Se caracteriza por contar con materiales sostenibles de alta calidad, por las prendas hechas en locales más pequeños en lugar de producidas en serie y producidas con materiales de origen local y éticos.

El término fue acuñado en el año 2007 por Kate Fletcher, una profesora de Sostenibilidad, Diseño y Moda en el Centre For Sustainable Fashion de Londres.

Fue unos años más tarde, en 2013, cuando este término se popularizó debido a una tragedia. Se produjo una catástrofe en una fábrica de Bangladesh donde murieron más de 1100 personas al derrumbarse el edificio donde se encontraban trabajando creando prendas de forma industrial. El edificio no contaba con las medidas básicas de seguridad y este hecho puso el punto de mira en esta forma de fabricación de la ropa.

Posteriormente, se comenzó a tomar conciencia de lo que a veces se oculta en el negocio de la moda y desde entonces, la moda ética y justa y el interés por el origen de lo que llevamos ha ido in crescendo.

Alicia Silverstone en 'Clueless'

Cómo pasarse (de verdad) al 'slow fashion'

Empezar a tener conciencia sobre la moda no implica dejar de vestir como queramos. No hay que renunciar a nada, tan sólo ser más conscientes de nuestros hábitos y adoptar pequeños cambios que, aunque pequeños, pueden marcar la diferencia.

  1. Compra vintage o secondhand. Actualmente hay muchas tiendas tanto físicas como online donde puede comprarse moda retro o de segunda mano. No sólo es pura tendencia sino que estarás ayudando a dar una nueva vida a esas prendas. Además, suele ser una opción muy económica.
  2. Apuesta por diseñadores emergentes o locales. De esta manera apoyarás el comercio sostenible y local, por lo que reducirás el impacto negativo que crean tus prendas en el planeta pero además estarás apostando por el arte y dando trabajo a artistas y artesanos. También cabe mencionar que de esta forma lograrás que tu estilo sea mucho más original.

  3. La regla de los 30 usos. Livia Firth, fundadora de Eco Age, una empresa que certifica la sostenibilidad de las marcas, comenzó la campaña #30Wears. Esto consiste en comprar una prenda solo si consideramos que lo usaremos un mínimo de 30 veces. Te sorprenderá la cantidad de veces que la respuesta será no y optarás por no comprar algunas cosas.
  4. Invierte en básicos. Los básicos nunca pasan de moda y son altamente combinables por lo que es más factible que los uses un mayor número de veces.
  5. Cuida tu ropa. ¿Suena obvio no? Sin embargo muchas veces no lo practicamos. Lavar la ropa en programas adecuados, utilizando los detergentes apropiados y a baja temperatura prolongará la vida de nuestras prendas.

  6. Dona o intercambia aquello que no quieras. Lo que tú no usas del armario puede servir a otra persona que lo necesite o, incluso, puedes quedar con amigos para intercambiar prendas entre vosotros.
  7. Pero... ¿Es mucho más caro optar por la moda lenta? No tiene por qué, si bien es cierto que pagaremos un precio justo a los trabajadores que creen esa prenda, pero a la larga esa prenda durará más.

Beneficios de optar por la moda sostenible

  • La ropa te durará más tiempo, ya que la calidad de las marcas que comulgan con los principios del slow fashion es mayor.
  • Al contar con menos tintes y tejidos contaminantes, la ropa que lleves tendrá menos impacto en el planeta y por supuesto, en tu piel.
  • Reducirás tu gasto en ropa al pensarte dos veces si comprar algo o no.
  • Podrás diferenciar aún más tu estilo ya que el tipo de ropa de las grandes cadenas de moda suele ser similar mientras que la moda artesanal o vintage tiene un punto distintivo inigualable.
  • ¿Necesitas más motivos? Apúntate ya al slow fashion. El planeta te lo agradecerá.