CERRAR
MENÚCERRAR

Test: ¿NUEVA MASCULINIDAD o MACHISMO del Siglo XXI?

Life
Designed by Freepik

En cuestiones de igual de género, las líneas siempre son difusas... Por eso te proponemos una pequeña prueba para ver en qué bando está tu hermano, tu supercolega, tu primo preferido o tu pareja: en el de los aliados del feminismo o en el del machismo del siglo XXI.

De lo dicho al hecho hay un enorme trecho, y en cuestiones de igualdad, también. Por eso, aunque un tío use la coletilla "pero yo soy feminista", comparta una foto de sí mismo cuidando a un bebé y no suelte comentarios viejunos del tipo "la mujer y la sartén, en la cocina están bien", no nos descuidemos: podemos estar ante una nueva masculinidad o ante un posmachismo. Así que, igual que el test de Bechdel sirve para analizar si una película o cómic cumple con una serie de indicadores mínimos para evitar la brecha de género, te proponemos una pequeña prueba para ver en qué bando está tu hermano, tu supercolega, tu primo preferido o tu pareja: en el de los aliados del feminismo o en el del machismo del siglo XXI.

En 2017, cerca del 35% de la población española de entre 15 y 29 años se consideraba feminista. Este año, según el "Barómetro Juventud y Género 2019. Identidades y representaciones en una realidad compleja", lo es casi la mitad: el 49%. Así que la primera pregunta del test debe ser:

-¿Te consideras feminista?

Aquí la única respuesta es: "Yass". Por supuesto que no sirve el "no" como tampoco la recurrida: "Yo creo en la igualdad".

Si no responde afirmativamente, recomiéndale que consulte en formato libro, app o web el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Esa institución, que no es precisamente reconocida por hacer aportes a la causa(y en la que de sus 46 miembros solo 7 son mujeres), define el feminismo así: "Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre". Mal empezamos si sale con el "ni machismi ni feminismi".

Esperemos que el test no se haya atascado en la primera pregunta y puedas continuar.

- Dile que no te sientes aludida cuando en el gym, en clase, en el trabajo o en el bar con tu grupete, alguien dice: "Chicos" o "nosotros", en referencia a todo el conjunto; especialmente, cuando estás en zumba, miras a tu alrededor y el 95% de las asistentes son mujeres. Pero es que tampoco cuando la mayoría es masculina. Pregúntale qué le parece usar "nosotras y nosotros", "nosotras" (al uso del supuesto género neutro de "nosotros") o "nosotres".

Aceptamos un "intento decir nosotres pero aún me cuesta" como animal de compañía.

Pero NO NOS VALE que: "Siempre se ha usado el nosotros para referirnos a hombres y mujeres". Cántale: "El cretácico acabó, el románico también, la Edad Media ya murió, la Movida empieza a oler". También era legal que el marido matara a su mujer si esta le era infiel, según el Código Penal español, y eso dejó de ser un derecho en 1963.

Vamos a subir un poquito de nivel. Da un dato tan real como horrible:

- En España, cada tres días una mujer es asesinada por su pareja o expareja...

Si te corta con: "Y las denuncias falsas, ¿qué?"

El profesor de Medicina Legal en la Universidad de Granada, Miguel Lorente, explica que el posmachismo usa como argumento que las mujeres ponen ingentes cantidades de "denuncias falsas" solo por joder a sus exparejas.

Sin embargo, este argumento no es cierto: las denuncias falsas por violencia de género en los últimos diez años no llegan al 1%. No niegan la existencia de la violencia de género sino que usan datos que no son verdaderos para tratar de cuestionar su dimensión. Y, de paso, hacernos quedar a todas de locas y exageradas.

Ahora no preguntes: haz memoria...

Cuando en una quedada, cena o grupo de WhatsApp, algún cuñado suelta un chiste machista, el hombre objeto de estudio de este test, ¿cómo reacciona?

-Se ríe

-Hace una contribución al chiste

-Permanece callado

Cualquiera de las tres reacciones es incorrecta. Un aliado, un hombre perteneciente a las nuevas masculinidades, diría que eso no tiene gracia y que es machismo del de toda la vida. La neutralidad es un elemento del posmachista, sostiene Lorente. Un nuevo hombre tiene que mojarse. Así que si tu pareja, hermano, colega, whatever, se pasa el día hablando de feminismo y compartiendo noticias de apoyo a la causa, se queda en posición neutral llegado el momento, puedes cantarle: "Tú no eres activista, solo sabes compartir, en tu muro mil noticias que ni siquiera le diste clic".

PUTOCHINOMARICÓN - Tú No Eres Activista [Official] youtu.be

Si él mismo reconoce que aún se está deconstruyendo, que le queda mucho por aprender y cambiar (como a todas y a todos), bravo: estamos antes un ser en línea con la nueva masculinidad.

Y si además se lleva bien con la mayoría de sus ex en vez de decir que son todas unas locas; si vive con su pareja y sabe y hace el 50% de las tareas domésticas, pues su labor no es "ayudar"; (para los papás) si no solo ejerce la tarea divertida de la paternidad que es llevar a les peques al parque, jugar y peinarles los fines de semana para compartir la foto de turno en Instagram, sino que se queda en casa limpiando los estropicios para que mamá salga a jugar a la calle, se acuerda de que hacen falta pañales y peina a su bebé también los lunes y miércoles antes de ir al cole…

Y, de paso, comprende por qué sientes miedo al volver a casa por la noche, y, en definitiva, que tiene privilegios y que para que logremos la igualdad ellos tienen que dejar atrás ventajas, enhorabuena: estás ante un ejemplo de lo que son las nuevas masculinidades.