CERRAR
MENÚCERRAR

Por qué amamos a Keanu Reeves

Entretenimiento

¿Qué tiene Reeves? ¿Qué desprende su figura que hace que cada aparición de la estrella libanesa nos llene de amor? Keanu, ¿por qué nos haces esto?

La última y enésima aparición estelar de Keanu Reeves se ha dado durante la última edición de la E3 de los Ángeles (la feria de videojuegos más famosa ever), en la conferencia de Microsoft. Se presentaba Cyberpunk 2077 tras años de desarrollo y secretismo y, al final del trailer, ahí estaba él, en todo su distópico esplendor, con unas gafas al más puro estilo YSL, perfectamente recreado, logrando que la comunidad hetero-gamer se replantease su sexualidad. Real. Hay miles de tweets llenos de dudas.




Este episodio se une a la ya larga lista de pinceladas sobre la opaca vida de Keanu que atraen nuestra atención. Más allá de lo anecdótico (ese bocata en un banco de Nueva York que creó el meme Sad Keanu o sus desplazamientos en metro cediendo su asiento a pasajeros), el protagonista de John Wick es un buen tipo.



En 1994 (ojo: Estados Unidos en los '90), ante los rumores de una posible relación homosexual con David Geffen, magnate discográfico, declaró que "no hay nada malo en ser homosexual" y que "negarlo sería un juicio de valor", además de decir que "si alguien no quería contratarle por pensar que es gay, tendría que lidiar con ello".

Tras comentar que tiene "dinero como para vivir varios siglos", son de sobra conocidas sus obras benéficas. Millones de dólares en investigación y ayudas a niños corroboran que Keanu es amor.


Microsoft Holds Its Xbox Event At E3 Show In Los Angeles Getty Images


A raíz de un hilo de Twitter en el que se pedía a los usuarios que comentasen alguna anécdota sobre el actor, como cabía esperar, salieron a la luz toda clase de actos bondadosos con Keanu como protagonista. El tío incluso compartió su marihuana con un desconocido. Y le ofreció la primera calada. Chapó.

Para poner la guinda, en la comedia de Netflix "Quizás para siempre", Keanu Reeves hace un cameo riéndose de sí mismo, rebosando intensidad y postureo, apareciendo como un ente ridículo. ¿Hola? Keanu eres #loputomás.